Ir al contenido

Ir al índice

 Acérquese a Dios

“Lo que Jehová está pidiendo de vuelta de ti”

“Lo que Jehová está pidiendo de vuelta de ti”

¿QUÉ pide Jehová Dios de quienes lo adoramos? ¿Espera que seamos perfectos? Si así fuera, jamás podríamos cumplir sus expectativas, pues somos imperfectos. Entonces, ¿es posible adorarlo como él quiere, o nos pide más de lo que podemos dar? Conocer la respuesta a esta pregunta nos permitirá servirle con un corazón alegre. Por eso, veamos cómo resume el profeta Miqueas lo que Jehová nos pide. (Lea Miqueas 6:8.)

“Él te ha dicho [...] lo que es bueno.” Jehová no nos ha dejado en la ignorancia. En la Biblia nos explica con toda claridad lo que espera que hagamos. Además, lo que nos pide siempre “es bueno”, pues “Dios es amor” y quiere lo mejor para nosotros (1 Juan 4:8; 5:3). Si cumplimos sus normas, no solo lo complaceremos, sino que también nos beneficiaremos nosotros mismos (Deuteronomio 10:12, 13).

“¿Y qué es lo que Jehová está pidiendo de vuelta de ti[?]” Dios tiene todo el derecho de pedirnos lo que desee, pues él es quien nos ha dado la vida y lo necesario para mantenerla. Por tanto, le debemos obediencia (Salmo 36:9). Pero ¿qué es lo que nos pide? Miqueas lo resume en tres requisitos. Mientras que los primeros dos tienen que ver con nuestra forma de tratar a otras personas, el tercero se centra en nuestra relación con Dios.

“Ejercer justicia.” Cierta obra de referencia explica que el término para “justicia” en hebreo “implica relaciones rectas y equitativas dentro de la comunidad”. Jehová nos pide que tratemos a otros del modo que él considera correcto y justo. De modo que ejercemos justicia si somos imparciales, rectos y honrados con los demás (Levítico 19:15; Isaías 1:17; Hebreos 13:18). Cuando los tratamos de forma justa, es probable que ellos se sientan impulsados a tratarnos igual (Mateo 7:12).

“Amar la bondad.” Dios no solo pide que mostremos bondad, sino que la amemos. La palabra hebrea para “bondad” (jésedh) también puede verterse “bondad amorosa” o “amor leal”. Cierto biblista aclara: “Los términos amor, misericordia y bondad son traducciones incompletas de jésedh. El concepto no abarca una sola de estas cualidades, sino las tres”. Si amamos la bondad, la mostramos de buena gana y disfrutamos ayudando a quienes lo necesiten. Como resultado, sentiremos la alegría que produce dar (Hechos 20:35).

“Ser modesto al andar con tu Dios.” En la Biblia, el verbo andar a veces significa “seguir un cierto proceder”. Caminamos con Dios en el sentido de que nos dejamos guiar por las normas que nos da en su Palabra. Ahora bien, ¿por qué es necesario que seamos modestos? Porque la modestia nos permite reconocer que tenemos limitaciones, cometemos errores y dependemos de Jehová. Ser modestos al andar con Dios implica tener una visión realista de lo que nos pide y de lo que podemos darle.

Es un alivio saber que Jehová nunca nos pide imposibles y que le alegra ver que nos esforzamos de toda alma por servirle (Colosenses 3:23). Él conoce nuestras limitaciones (Salmo 103:14). Y si nosotros las reconocemos con modestia, podremos ser felices al caminar con Dios. ¿Le gustaría saber cómo puede emprender ese camino lleno de bendiciones? (Proverbios 10:22.)

Lectura bíblica recomendada para este mes:

Joel 1 a Miqueas 7