Ir al contenido

Ir al índice

¿Cómo podemos elegir buenos amigos?

¿Cómo podemos elegir buenos amigos?

 Enseñanzas de la Palabra de Dios

¿Cómo podemos elegir buenos amigos?

Este artículo le permitirá encontrar en su propia Biblia la respuesta a algunas preguntas que tal vez se haya hecho. Si lo desea, los testigos de Jehová pueden analizar estas preguntas con usted.

1. ¿Por qué tener cuidado al elegir a los amigos?

A casi todos nos gusta sentirnos aceptados, y por eso a menudo imitamos a quienes nos rodean. En consecuencia, los amigos influyen mucho en las actitudes que se arraigan en el corazón. Por tanto, los amigos que elegimos determinarán la clase de persona que podemos ser. (Lea Proverbios 4:23; 13:20.)

David, uno de los escritores bíblicos, eligió sabiamente a sus amigos. Pasaba tiempo con personas que pudieran ayudarlo a mantenerse fiel a Dios (Salmo 26:4, 5, 11, 12). Por ejemplo, era amigo de Jonatán porque este lo animaba a confiar en Jehová. (Lea 1 Samuel 23:16-18.)

2. ¿Cómo puede ser usted amigo de Dios?

Aunque Jehová es el Dios todopoderoso, es posible tener su amistad. En la Biblia se dice que Dios consideraba a Abrahán su amigo porque este confiaba en él y le obedecía (Génesis 22:2, 9-12; Santiago 2:21-23). Si nosotros confiamos en Jehová y hacemos lo que él nos pide, también podemos ser sus amigos. (Lea Salmo 15:1, 2.)

  3. ¿Cómo nos ayudan los buenos amigos?

Los amigos verdaderos son leales y nos ayudan a hacer lo que está bien (Proverbios 17:17; 18:24). Piense en cómo actuó Jonatán. Es probable que tuviera treinta años más que David, y le correspondía heredar el trono de Israel. Sin embargo, Dios eligió a David para ser rey, y Jonatán apoyó con lealtad a su amigo. Los buenos amigos también tienen el valor de corregirnos cuando hacemos las cosas mal (Salmo 141:5). Y si aman a Dios, nos ayudarán a adquirir buenas costumbres. (Lea 1 Corintios 15:33.)

En el Salón del Reino de los Testigos de Jehová encontrará a personas que, como usted, desean hacer lo que es correcto. Allí hará amistades que lo apoyarán en sus esfuerzos por agradar a Dios. (Lea Hebreos 10:24, 25.)

Ahora bien, hasta los amigos que aman a Dios pueden decepcionarnos a veces. Así que no se apresure a ofenderse cuando cometan errores (Eclesiastés 7:9, 20-22). Recuerde que no existen amigos perfectos y que necesitamos amigos que amen a Dios. Las Santas Escrituras nos animan a perdonar las faltas de nuestros compañeros cristianos. (Lea Colosenses 3:13.)

4. ¿Y si a sus amigos no les gusta su amistad con Dios?

Muchas personas se dan cuenta de que cuando comienzan a estudiar la Palabra de Dios, algunos viejos amigos se ponen en su contra, quizás porque no entienden el valor de los consejos y la esperanza que da la Biblia. Pero tal vez usted tenga la oportunidad de explicarles lo que ha aprendido. (Lea Colosenses 4:6.)

También pudiera ocurrir que esos amigos se burlen de las buenas noticias que anuncia la Palabra de Dios (2 Pedro 3:3, 4). Otros tal vez se rían al ver que usted intenta hacer lo que está bien (1 Pedro 4:4). Si ese fuera su caso, quizás tenga que elegir entre ser amigo de ellos o de Dios. Si elige la amistad de Dios, sin duda tendrá el mejor amigo posible. (Lea Santiago 4:4, 8.)

Si desea más información, consulte los capítulos 12 y 19 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, editado por los testigos de Jehová.