Ir al contenido

Ir al índice

 De padres a hijos

Jesús siempre fue obediente

Jesús siempre fue obediente

¿SE TE hace difícil ser obediente? *... No te preocupes, a todos nos ha pasado. Hasta a Jesús le costó ser obediente en algunas ocasiones, ¿lo sabías?...

¿A quiénes debes obedecer?... Sí, a papá y mamá. Como dice la Biblia: “Hijos, sean obedientes a sus padres en unión con el Señor” (Efesios 6:1). Seguro que Jesús obedecía a sus padres. ¿Sabes quiénes eran?... Bueno, su verdadero Padre es Jehová Dios, que es nuestro Padre también (Mateo 6:9, 10). Pero si pensaste en José y María, también estás en lo cierto. ¿Cómo llegaron ellos a ser sus padres?...

Un ángel llamado Gabriel le dijo a María que tendría un hijo. Pero ¿cómo sería eso posible si no había tenido relaciones sexuales? Jehová haría un gran milagro. “Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra —le explicó el ángel a María—. Por eso, también, lo que nace será llamado santo, Hijo de Dios.” (Lucas 1:30-35.)

Jehová tomó a su Hijo, que estaba en el cielo, y transfirió su vida al interior de María. Entonces, Jesús comenzó a crecer en su vientre, tal como crecen todos los bebés dentro de sus madres. Luego, José se casó con María. Y casi nueve meses después nació Jesús. La mayoría de la gente pensó que José era su verdadero padre cuando, en realidad, era su padre adoptivo. Así que, en cierto sentido, Jesús tenía dos papás.

Con tan solo 12 años, Jesús hizo algo que demostró lo mucho que quería a su Padre celestial, Jehová. Veamos qué fue. La familia de Jesús tenía la costumbre de hacer un viaje largo a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua. Pero en el camino de regreso a su casa en Nazaret, José y María se dieron cuenta de que Jesús no iba con ellos. ¿Te gustaría saber cómo fue que lo perdieron?...

Bueno, para entonces José y María ya tenían más hijos (Mateo 13:55, 56). Además, estarían viajando con otros familiares, como Santiago y Juan, y sus padres, Zebedeo y Salomé, quien probablemente era hermana de María. Así que tal vez pensaron que Jesús estaba con ellos (Mateo 27:56; Marcos 15:40; Juan 19:25).

Al no encontrarlo, José y María regresaron desesperados a Jerusalén y se pusieron a buscar a Jesús por todos lados. Por fin lo encontraron al tercer día en el templo. Entonces María le preguntó: “¿Por qué nos trataste de este modo? Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando con la mente angustiada”. Pero Jesús respondió: “¿Por qué tuvieron que andar buscándome? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?” (Lucas 2:45-50).

 ¿Crees que estuvo mal que Jesús contestara así?... Seguramente José y María sabían que a Jesús le encantaba ir a la casa de Dios (Salmo 122:1). Para Jesús, el templo sería el primer lugar donde lo buscarían sus padres, ¿no te parece?... Las palabras de Jesús dejaron pensando a María por mucho tiempo.

¿Cómo se comportó Jesús con sus padres de ahí en adelante?... La Biblia dice que “bajó con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos” (Lucas 2:51, 52). ¿Qué aprendes de su ejemplo?... Muy bien, que hay que obedecer a los padres.

Como ves, Jesús era obediente, aunque no siempre se le hizo fácil, ni siquiera cuando se trataba de su Padre celestial.

Por ejemplo, Jehová le había dado una misión en la Tierra: que muriera por la humanidad. La noche antes de morir, Jesús hubiese querido que Dios cambiara de parecer (Lucas 22:42). Aun así, obedeció a su Padre. Según dice la Biblia, Jesús “aprendió la obediencia por las cosas que sufrió” (Hebreos 5:8). ¿Podemos hacer nosotros lo mismo? ¿Podemos ser obedientes aun cuando nos resulte difícil?...

^ párr. 3 Si está leyendo el artículo con un niño, haga una pausa tras los puntos suspensivos y permita que responda.