Ir al contenido

Ir al índice

La religión que Dios aprueba respeta las Santas Escrituras

La religión que Dios aprueba respeta las Santas Escrituras

ESTÁ claro que Jesús respetaba la Palabra de Dios, la Biblia. Solo hay que ver la forma en que reaccionó cuando el Diablo lo tentó (Mateo 4:4-11). Por ejemplo, ¿cómo respondió cuando Satanás lo desafió a convertir unas piedras en pan? Se negó a hacerlo citando las palabras de Deuteronomio 8:3, que Moisés pronunció por inspiración divina. ¿Y qué dijo cuando el Diablo le ofreció todos los reinos del mundo a cambio de que le adorara una sola vez? Jesús rechazó la propuesta citando nuevamente un principio bíblico, el cual se encuentra en Deuteronomio 6:13.

Fíjese en este detalle: Jesús, que era el mismísimo Hijo de Dios, no basó sus respuestas en lo que él pensaba, sino en la Biblia. La respetaba tanto que nunca desobedeció una instrucción bíblica por seguir una tradición humana (Juan 7:16-18). A diferencia de él, muchos líderes religiosos de su tiempo no respetaban las Sagradas Escrituras. Para ellos, sus tradiciones eran más importantes. Por eso, Jesús les dijo sin rodeos: “Ustedes han anulado la palabra de Dios para seguir sus propias tradiciones. ¡Hipócritas! Bien habló el profeta Isaías acerca de ustedes, cuando dijo: ‘Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí. De nada sirve que me rinda culto; sus enseñanzas son mandatos de hombres’” (Mateo 15:6-9, Versión Popular [VP]).

Muchas religiones de la actualidad —tanto cristianas como no cristianas— reconocen que la Biblia merece respeto. Ahora bien, ¿qué se puede decir de las religiones que conoce usted? ¿Rechazan las tradiciones humanas que  chocan con lo que enseña la Biblia? Analicemos tan solo dos costumbres que son claramente contrarias a las enseñanzas bíblicas.

TEMA: Los títulos religiosos.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Jesús censuró a los líderes religiosos de su tiempo por su afán de obtener prominencia y recibir un trato especial. Los describió así: “Les gusta ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos reservados en las sinagogas. Les agrada que los saluden en las plazas y que la gente los llame Maestro”. De ahí que luego advirtiera a sus discípulos: “No se dejen llamar Maestro, porque no tienen más que un Maestro, y todos ustedes son hermanos. No llamen Padre a nadie en la tierra, porque ustedes tienen un solo Padre, el que está en el Cielo” (Mateo 23:1-10, La Nueva Biblia Latinoamérica, 2005).

PREGÚNTESE:

¿Obedecen los líderes de esta religión este mandato de Jesús, o es tanto su deseo de prominencia que quieren que los llamen por títulos especiales?

TEMA: El uso de imágenes.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

“No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto.” (Éxodo 20:4, 5, El libro del Pueblo de Dios.)

Es más, el apóstol Juan escribió a los cristianos: “Aléjense de los ídolos” (1 Juan 5:21, Nueva Biblia de los Hispanos).

PREGÚNTESE:

¿Obedece dicha religión la instrucción bíblica de no utilizar imágenes ni ídolos para adorar a Dios?

Emprenda el camino que de verdad lleva a Dios

Tal vez nos sintamos confundidos ante la diversidad de opciones religiosas que existen. Con todo, es posible encontrar el camino que Dios aprueba y que lleva a la vida. De hecho, “la religión pura y sin contaminación que Dios sí acepta” tiene una serie de características específicas (Santiago 1:27, La Palabra de Dios para Todos). Los versículos bíblicos que hemos analizado en estos artículos son tan solo unos cuantos indicadores que nos marcan la dirección correcta.

Ahora bien, en su búsqueda de la religión que Dios aprueba, ¿por qué no averigua cómo responden los testigos de Jehová las preguntas que se han planteado aquí? Después puede hacer lo mismo que ciertos hombres y mujeres del siglo primero que vivían en la ciudad de Berea. Ellos no se conformaban con simplemente oír el mensaje del apóstol Pablo, sino que también “estudiaban las Escrituras para ver si era cierto lo que se les decía” (Hechos 17:11, VP). Si usted —al igual que ellos— respeta la Palabra de Dios y la estudia a fondo, sabrá identificar el camino que lleva a la vida. ¿Qué hará entonces? ¿Seguirá usted ese camino?

¿Qué religión anima a las personas a estudiar las Escrituras para corroborar lo que están aprendiendo?