Ir al contenido

Ir al índice

“Yo Jehová su Dios soy santo”

“Yo Jehová su Dios soy santo”

 Acérquese a Dios

“Yo Jehová su Dios soy santo”

Capítulo 19 de Levítico

“SANTO, santo, santo es Jehová Dios.” (Revelación [Apocalipsis] 4:8.) Con estas palabras, la Biblia muestra que la santidad de Jehová es inigualable, es decir, que él es puro y limpio a un grado máximo. Además, está completamente separado del pecado; este no lo corrompe ni lo contamina. ¿Significa esto que, como somos humanos imperfectos, jamás podremos tener una relación estrecha con Jehová, el Dios supremo? Por supuesto que no. Al contrario, la propia Biblia nos da esperanza al mostrarnos que sí es posible. Veámoslo en el capítulo 19 de Levítico.

En primer lugar, Jehová le dijo a Moisés: “Habla a la entera asamblea de los hijos de Israel”. Luego le transmitió el mensaje que tendría que darle a toda la nación: “Deben resultar santos, porque yo Jehová su Dios soy santo” (versículo 2). Así pues, se esperaba que cada uno de los israelitas tuviera una conducta santa. Al decir “deben”, Jehová dejó claro que se trataba de un mandato, y no de una simple sugerencia. ¿Estaba pidiéndoles demasiado?

Notemos que Jehová no se refirió a su propia santidad para indicarles a los israelitas hasta qué grado debían ser santos, sino para que comprendieran por qué debían serlo. En otras palabras, él no estaba pidiéndoles que fueran tan santos como él. Eso sería imposible porque nadie se compara a Jehová en santidad. Solo a él se le llama el “Santísimo” (Proverbios 30:3). No obstante, puesto que él es santo, espera que sus siervos —aunque imperfectos— se esfuercen al mayor grado posible por tener una conducta santa. ¿De qué manera pueden hacerlo?

Volvamos al caso de los israelitas. Jehová no solo les indicó que debían ser santos, sino que también estableció una serie de requisitos que abarcaban todo aspecto de la vida. Algunas de las normas de conducta que debían cumplir eran las siguientes: respetar a los padres y a las personas mayores (versículos 3 y 32); mostrar consideración a los sordos, a los ciegos y a los necesitados (versículos 9, 10 y 14); ser honestos e imparciales con los demás (versículos 11 a 13, 1535 y 36), y amar a otras personas como a ellos mismos (versículo 18). Así pues, si los israelitas seguían estas y otras leyes, “verdaderamente result[arían] santos a su Dios” (Números 15:40).

El mandato de Dios de ser santos nos ayuda a comprender mejor su modo de pensar y actuar. Para empezar, nos enseña que si queremos agradarle, debemos vivir en armonía con sus normas y esforzarnos por tener una conducta santa (1 Pedro 1:15, 16). Así disfrutaremos de la mejor vida posible (Isaías 48:17).

Este mandato también muestra que Jehová confía en sus siervos. Nunca espera de nosotros más de lo que podemos dar (Salmo 103:13, 14). Al estar hechos a su imagen y semejanza, está seguro de que tenemos el potencial para cultivar cierto grado de santidad (Génesis 1:26). ¿Verdad que saber esto nos motiva a acercarnos más al Dios santo, Jehová?