Ir al contenido

Ir al índice

Nacer de nuevo: ¿el camino de la salvación?

Nacer de nuevo: ¿el camino de la salvación?

 Nacer de nuevo: ¿el camino de la salvación?

IMAGÍNESE que alguien le preguntara: “¿Ha nacido de nuevo?”. ¿Cómo respondería usted? Millones de creyentes en todo el mundo darían un rotundo sí. Para estas personas, nacer de nuevo es la marca que identifica a los cristianos verdaderos y el único camino hacia la salvación. Opinan igual que algunos líderes religiosos, como el teólogo Robert Sproul, quien escribió: “Quien no ha nacido de nuevo [...] no puede afirmar que es cristiano”.

¿Piensa usted igual que ellos? En tal caso, querrá que sus familiares y amigos también encuentren el camino a la salvación y lo sigan. Sin embargo, antes tienen que saber qué distingue a la persona que ha nacido de nuevo de la que no. ¿Sabría cómo explicárselo a ellos?

Mucha gente cree que el cristiano que ha nacido de nuevo es aquel que ha hecho un voto solemne de servir a Dios y a Cristo y que, como resultado, ha pasado de estar espiritualmente muerto a estar vivo a los ojos de Dios. Un diccionario actual define al “cristiano nacido de nuevo” como “el que ha renovado o confirmado su compromiso con sus creencias, por lo general tras una profunda experiencia religiosa”.

Ahora bien, ¿sabía usted que esta definición no concuerda con la Biblia? ¿Quiere saber qué dice realmente la Palabra de Dios? Sin duda alguna, le beneficiará mucho analizar este tema con más detalle. ¿Por qué? Porque saber con exactitud qué significa nacer de nuevo repercutirá en su vida actual y en sus expectativas para el futuro.

Qué dice la Biblia

El único lugar de la Biblia donde aparecen las expresiones nacer de nuevo y nacer otra vez es Juan 3:1-12. Allí se registra la interesante conversación que tuvo Jesús con un líder religioso de Jerusalén llamado Nicodemo. Le animamos a leer el relato completo, que aparece en el recuadro de la página siguiente.

A lo largo del pasaje, Jesús aclara diversos aspectos de este “nuevo nacimiento”. * Es más, lo que dice permite responder cinco preguntas cruciales:

¿Cuánta importancia tiene nacer de nuevo?

¿Depende de nosotros?

¿Cuál es su función?

¿Cómo se realiza este proceso?

¿Qué cambio conlleva en la relación con Dios?

Veamos las respuestas una a una.

[Nota]

^ párr. 8 En la Biblia también se utiliza esta expresión, que aparece en 1 Pedro 1:3, 23, para aludir a la idea de “nacer de nuevo”. Ambas expresiones derivan del verbo griego guennáō.

 [Ilustración y recuadro de la página 4]

“Ustedes tienen que nacer otra vez”

“Ahora bien, había un hombre de los fariseos, Nicodemo era su nombre, un gobernante de los judíos. Este vino a él de noche y le dijo: ‘Rabí, sabemos que tú como maestro has venido de Dios; porque nadie puede ejecutar estas señales que tú ejecutas a menos que Dios esté con él’. En respuesta, Jesús le dijo: ‘Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios’. Nicodemo le dijo: ‘¿Cómo puede nacer el hombre cuando es viejo? No puede entrar en la matriz de su madre por segunda vez y nacer, ¿verdad?’. Jesús contestó: ‘Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que ha nacido de la carne, carne es, y lo que ha nacido del espíritu, espíritu es. No te maravilles a causa de que te dije: Ustedes tienen que nacer otra vez. El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del espíritu’. En respuesta, Nicodemo le dijo: ‘¿Cómo pueden suceder estas cosas?’. En respuesta, Jesús le dijo: ‘¿Eres tú maestro de Israel, y sin embargo no sabes estas cosas? Muy verdaderamente te digo: Lo que sabemos hablamos, y de lo que hemos visto damos testimonio, pero ustedes no reciben el testimonio que damos. Si les he dicho cosas terrenales y sin embargo no creen, ¿cómo creerán si les digo cosas celestiales?’.” (Juan 3:1-12.)