Ir al contenido

Ir al índice

Las oraciones que Dios escucha

Las oraciones que Dios escucha

 Enseñanzas de Jesús

Las oraciones que Dios escucha

Jesús tenía la costumbre de orar en privado y les recomendó a sus seguidores que hicieran lo mismo. La Biblia narra: “Aconteció que estando él en cierto lugar orando, cuando cesó, cierto discípulo suyo le dijo: ‘Señor, enséñanos a orar [...]’. Entonces él les dijo: ‘Cuando oren, digan: “Padre, santificado sea tu nombre”’” (Lucas 5:16; 11:1, 2). De esta manera mostró que las oraciones deben dirigirse a su Padre, Jehová. Solo Él es nuestro Creador y el “Oidor de la oración” (Salmo 65:2).

¿Agradan a Dios todas las oraciones?

A Dios no le complace que repitamos rezos aprendidos de memoria. De hecho, Jesús dijo: “Al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces” (Mateo 6:7). En efecto, lo que le digamos a nuestro Padre celestial debe salirnos del corazón. En cierta ocasión, Jesús enseñó que Dios prefiere las oraciones de un pecador arrepentido a las de alguien orgulloso que sigue las tradiciones religiosas al pie de la letra (Lucas 18:10-14). Por lo tanto, si queremos que Dios escuche nuestras oraciones, debemos ser humildes y esforzarnos por hacer lo que nos pide. El propio Jesús reconoció: “Hablo estas cosas así como el Padre me ha enseñado”, y luego dijo por qué: “Porque yo siempre hago las cosas que le agradan” (Juan 8:28, 29). Y en una oración le dijo a Dios: “Que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).

 ¿Qué asuntos debemos mencionar en nuestras oraciones?

En vista de que el nombre de Dios había sido difamado, Jesús dijo: “Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ‘Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra’” (Mateo 6:9, 10). Además, debemos pedir que venga el Reino de Dios. ¿Por qué? Porque dicho gobierno es el medio que Dios usará para llevar a cabo su voluntad en el cielo y en la Tierra. Por otro lado, Jesús explicó que podemos pedir por “nuestro pan para el día”, aludiendo así a asuntos cotidianos como el alimento, el empleo, el hogar, la ropa o la salud. También señaló que es necesario pedirle a Dios que perdone nuestros pecados (Lucas 11:3, 4).

¿Está bien orar a favor de otras personas?

Sí, pues la Biblia indica que Jesús mismo lo hizo. En cierta ocasión, por ejemplo, “le fueron traídos unos niñitos, para que pusiera las manos sobre ellos y dijera [una] oración” (Mateo 19:13). Y al apóstol Pedro le aseguró: “He hecho ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca” (Lucas 22:32). Jesús enseñó que tenemos que orar a favor de otras personas, incluso a favor de quienes nos persiguen o insultan (Mateo 5:44; Lucas 6:28).

¿Por qué nunca debemos dejar de orar?

Jesús dedicó tiempo a la oración y exhortó a sus discípulos a “orar siempre y no desistir” (Lucas 18:1). Jehová nos invita a confiar en Él y a pedir insistentemente por las cosas que nos quitan el sueño. “Sigan pidiendo, y se les dará”, señaló Jesús. Por supuesto, estas palabras no significan que Jehová se niegue a escuchar a quienes lo aman y respetan como Padre celestial, sino todo lo contrario. Jesús razonó: “Si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!” (Lucas 11:5-13).

Si desea más información, consulte el capítulo 17 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia? *

[Nota]

^ párr. 12 Editado por los testigos de Jehová.