Ir al contenido

Ir al índice

¿Es Dios un ser real?

¿Es Dios un ser real?

 ¿Es Dios un ser real?

Respuestas habituales:

▪ “Dios está en todas partes; es como el aire que nos rodea.”

▪ “Es un ‘algo’ inteligente, una fuerza abstracta.”

Lo que Jesús dijo:

▪ “En la casa de mi Padre hay muchas moradas.” (Juan 14:2.) De acuerdo con estas palabras, Dios vive en un lugar al que, simbólicamente hablando, Jesús llamó “casa”.

▪ “Salí del Padre y he venido al mundo. Además, dejo el mundo y sigo mi camino al Padre.” (Juan 16:28.) Jesús creía que Dios es un ser real que se halla en un lugar específico.

JESÚS nunca se refirió a Dios como si fuera una fuerza abstracta. Al contrario, hablaba con él y le oraba. También tenía una estrecha relación con él, pues con frecuencia lo llamó Padre (Juan 8:19, 38, 54).

Es verdad que “Dios es un Espíritu” y que “ningún hombre lo ha visto jamás” (Juan 4:24; 1:18). Sin embargo, eso no significa que carezca de un cuerpo. Según la Biblia, “si hay cuerpo físico, también lo hay espiritual” (1 Corintios 15:44). Por tanto, ¿tiene Dios un cuerpo espiritual?

Por supuesto que sí. En la Biblia se dice que Jesús, tras su resurrección, “entró [...] en el cielo mismo, para comparecer [...] delante de la persona de Dios a favor de nosotros” (Hebreos 9:24). Estas palabras aclaran dos importantes detalles sobre Dios. Por un lado, que reside en un lugar concreto. Y por otro, que es un ser real y no una fuerza indefinible que nos rodea.

“¿Y cómo es entonces que podemos sentir su poder en todas partes?”, quizá se pregunte usted. Sencillamente porque Dios puede enviar su espíritu santo —el poder divino en acción— a cualquier parte del universo. Tal como un padre extiende la mano para ayudar a su hijo, Dios envía su espíritu santo para cumplir su propósito (Salmo 104:30; 139:7).

Además, Dios posee una personalidad definida. Hay cosas que le gustan y cosas que no, y también tiene sentimientos. La Biblia indica, por ejemplo, que ama a su pueblo y se alegra con sus buenas obras, que odia la idolatría y que le duele ver tanta maldad (Génesis 6:6; Deuteronomio 16:22; 1 Reyes 10:9; Salmo 104:31). Y en 1 Timoteo 1:11 se dice que él es un “Dios feliz”. Con esta personalidad, ¿verdad que no es difícil amarlo con todo nuestro corazón, como dijo Jesús? (Marcos 12:30.) *

[Nota]

^ párr. 12 Hallará más información en el capítulo 1 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, editado por los testigos de Jehová.

[Comentario de la página 5]

Como un padre que extiende la mano para ayudar a su hijo, Dios envía su espíritu santo para cumplir su propósito