Ir al contenido

Ir al índice

“El Dios de todo consuelo”

“El Dios de todo consuelo”

Acérquese a Dios

“El Dios de todo consuelo”

2 Corintios 1:3, 4

LA VIDA tiene tantos momentos de dolor, decepción y soledad, que podemos sumirnos fácilmente en la tristeza e incluso la desesperación. En tales situaciones quizás nos preguntemos si habrá alguien que nos tienda una mano. Pues bien, en 2 Corintios 1:3, 4, el apóstol Pablo menciona una fuente de consuelo que nunca falla: nuestro Dios, Jehová.

En el versículo 3 se habla de él como “el Padre de tiernas misericordias”. ¿Qué da a entender esta designación? La expresión “de tiernas misericordias” corresponde a una sola palabra griega que alude a la compasión ante los sufrimientos ajenos. * Por eso, algunos especialistas señalan que se podría transmitir bien la idea con la expresión “el Padre que se apiada” o “el Padre que se preocupa mucho”. Y estas “tiernas misericordias” no se quedan en simples sentimientos, sino que impulsan a Dios a actuar. Sin duda, este aspecto de su personalidad nos anima a acercarnos más a él, ¿no es cierto?

Pablo también presenta a Jehová como “el Dios de todo consuelo”. Según un biblista, el término griego traducido “consuelo” se refiere al hecho de “reconfortar a quien se encuentra en aprietos o está triste, y también animarlo o ayudarlo”. Otra autoridad señala: “Dar consuelo a quien sufre es darle aliento para sobrellevar su dolor” (The Interpreter’s Bible).

Pero quizás nos preguntemos: “¿Cómo nos reconforta Dios? ¿Cómo nos da aliento para sobrellevar el dolor?”. Principalmente, dándonos su Palabra, la Biblia, y la oportunidad de orarle. En efecto, Pablo explica que Dios nos proporciona su Palabra “para que [...] mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza”. Y además muestra que uno de los beneficios de orar con sinceridad es disfrutar de “la paz de Dios que supera a todo pensamiento” (Romanos 15:4; Filipenses 4:7).

¿En qué casos puede reconfortarnos Jehová? Pablo indica que “nos consuela en toda nuestra tribulación” (2 Corintios 1:4). Por eso, sin importar las presiones, aflicciones o sufrimientos que padezcamos, Dios nos brindará el valor y la fortaleza que necesitemos para soportarlos. ¡Y cuánto nos tranquiliza saberlo!

Pero nosotros no somos los únicos beneficiados. Como Pablo indica, Dios nos consuela con un objetivo adicional: “para que [...] podamos consolar a los que se hallan en cualquier clase de tribulación mediante el consuelo con que nosotros mismos estamos siendo consolados”. Ciertamente, el consuelo de Jehová nos mueve a compadecernos de los demás y ofrecerles nuestro apoyo.

No hay duda: Jehová es “el Dios de todo consuelo”. Sin embargo, no podemos esperar que hoy mismo elimine todas nuestras penas y dificultades. Pero sí podemos contar con que nos reconfortará y dará fuerzas para sobrellevarlas. ¡Qué Dios tan compasivo! Sin duda, merece toda la honra y alabanza.

[Nota]

^ párr. 2 En este texto, Dios aparece como el “Padre” —o el origen— de las “tiernas misericordias”, lo cual indica que la compasión emana de él y es parte de su forma de ser.