Ir al contenido

Ir al índice

La pérdida de un ser querido

La pérdida de un ser querido

 La pérdida de un ser querido

A eso de las siete de la noche del martes 17 de julio de 2007, un avión de pasajeros se salió de la pista en el aeropuerto más transitado de Brasil, situado en el corazón de São Paulo. El aparato cruzó una carretera principal y fue a estrellarse contra un almacén. Murieron unas doscientas personas.

ESTA tragedia, considerada el mayor desastre aéreo en la historia de Brasil, quedará grabada en la memoria de las personas que perdieron a seres queridos en el accidente. Una de ellas fue Claudete, que estaba viendo la televisión cuando oyó la noticia. Su hijo, Renato, iba en ese avión. Tenía tan solo 26 años, y pensaba casarse en octubre, apenas tres meses después. Desesperada, Claudete lo llamó a su teléfono celular. Cuando nadie contestó, cayó al suelo y rompió a llorar inconsolablemente.

Por su parte, Antje perdió a su prometido en un accidente automovilístico, ocurrido en enero de 1986. La noticia la dejó en estado de shock. “Mi primera reacción fue de incredulidad —recuerda—. Pensé que se trataba de una pesadilla y que en cualquier momento despertaría y descubriría que nada de aquello estaba pasando. Me puse a temblar y sentí un dolor horrible, como si me hubieran dado un puñetazo en el estómago.” Antje sufrió de depresión los siguientes tres años. Y aunque ya han transcurrido más de dos décadas, aún tiembla al recordar lo sucedido.

Las palabras no alcanzan a expresar la conmoción, la incredulidad y la desesperación que ocasionan estas pérdidas tan repentinas. Pero el dolor también puede ser muy intenso incluso cuando la muerte de un ser querido ya se veía venir, como en el caso de una enfermedad terminal. Y es que, sea como sea, nadie está totalmente preparado para esa experiencia. Piense, por ejemplo, en el caso de Nanci, quien perdió a su madre en el año 2002. Aunque la había visto sufrir una larga enfermedad, el día que murió, Nanci quedó en completo estado de shock, sentada en el suelo del hospital. Le parecía que ahora su vida no tenía ningún sentido. Y aunque ya han pasado cinco años, todavía llora cuando piensa en su madre.

“Uno nunca supera la pérdida, simplemente se acostumbra a ella”, afirma la doctora Holly G. Prigerson. Si usted ha perdido a algún ser amado —inesperadamente o no—, quizá se pregunte: “¿Es normal que sienta tanto dolor? ¿Qué me puede ayudar a sobrellevar la pérdida? ¿Volveré a verlo alguna vez?”. En el siguiente artículo se examinan estas y otras preguntas que usted tal vez tenga.

[Reconocimiento de la página 3]

EVERTON DE FREITAS/AFP/Getty Images