Ir al contenido

Ir al índice

¿Cómo respondemos al amor de Jehová?

¿Cómo respondemos al amor de Jehová?

“[Nosotros] amamos, porque él nos amó primero” (1 JUAN 4:19)

CANCIONES 56 Y 138

1, 2. ¿Cómo nos ha enseñado a amar Jehová, y qué clase de amor nos ha enseñado?

LA MAYORÍA de los padres reconocen que la mejor manera de enseñar a los hijos es poniéndoles el ejemplo, y eso es lo que ha hecho nuestro Padre celestial. Las palabras del apóstol Juan lo confirman: “En cuanto a nosotros, amamos, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

2 Así es, Dios “nos amó primero”. ¿De qué manera? El apóstol Pablo explicó que Dios nos ha demostrado su amor porque “mientras todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8). Así es, Jehová entregó a su Hijo para rescatarnos del pecado y la muerte. Eso es amar de verdad: estar dispuesto a sacrificarse por los demás. Gracias al valiosísimo regalo que Dios nos ha hecho, podemos acercarnos a él y responderle con la misma clase de amor (1 Juan 4:10).

3, 4. ¿Cómo debemos amar a Dios?

3 La principal cualidad de Jehová es el amor. Por eso, Jesús dijo que el mandamiento más importante era este: “Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”  (Mar. 12:30). Como vemos, Jehová espera que lo amemos de todo corazón; no se conforma con menos. Pero además, debemos amarlo con toda nuestra alma, mente y fuerzas. Es decir, con nuestros pensamientos y acciones (lea Miqueas 6:8).

4 En resumen, debemos amar a Jehová con todo lo que somos y con todo lo que tenemos: debemos quererlo sin reservas. En el artículo anterior vimos cuatro pruebas del gran cariño que Dios nos tiene. Ahora veremos cuatro maneras en las que podemos demostrarle que nosotros lo queremos.

AGRADECIENDO LO QUE NOS DA JEHOVÁ

5. ¿Cómo deberíamos corresponder a todo el cariño que nos ha demostrado Jehová?

5 ¿Qué hace cuando le dan un regalo? De seguro lo agradece y demuestra su agradecimiento usándolo y cuidándolo. Jehová nos hace muchos regalos, como explicó el discípulo Santiago: “Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba, porque desciende del Padre de las luces celestes”. Él no cambia, como cambian las sombras (Sant. 1:17). En efecto, Jehová sigue dándonos lo que necesitamos para vivir y ser felices. Cuando lo piensa, ¿no siente el deseo de corresponder a su cariño con el mismo cariño?

6. ¿Qué tenían que hacer los israelitas para seguir recibiendo las bendiciones de Jehová?

6 Los israelitas recibieron los tiernos cuidados de Jehová durante cientos de años. Durante todo ese tiempo, él cubrió sus necesidades físicas y espirituales (Deut. 4:7, 8). Sin embargo, para seguir recibiendo esas bendiciones, tenían que obedecer la Ley que Dios les había dado. Entre otras cosas, tenían que ofrecerle “lo mejor de los primeros frutos maduros” de sus cosechas (Éx. 23:19). Esa era una manera de demostrarle que agradecían lo que les había dado (lea Deuteronomio 8:7-11).

7. ¿Cómo podemos usar nuestras “cosas valiosas” para demostrarle a Jehová que lo queremos?

7 Aunque hoy día Jehová no nos pide ofrendas como las de los israelitas, sí espera que usemos nuestras “cosas valiosas” para honrarlo como él se merece (Prov. 3:9). Por ejemplo, sin importar que tengamos muchos o pocos recursos, podemos usarlos para apoyar la congregación y la obra mundial del Reino. Esa es una excelente manera de demostrarle a Dios que lo queremos, pero no es la única (2 Cor. 8:12).

8, 9. a) ¿De qué otra manera podemos demostrarle a Jehová que lo queremos? b) ¿Qué hicieron Mike y su familia?

8 ¿Recuerda lo que dijo Jesús a sus discípulos? Les dijo que buscaran primero el Reino y no se angustiaran por cosas como el alimento y la ropa, pues su Padre se encargaría de darles lo necesario (Mat. 6:31-33). Una manera de demostrarle a Dios que lo amamos es confiando en su promesa de cuidarnos. Después de todo, no podemos decir que amamos a Jehová si no confiamos en él (Sal. 143:8). Por eso es bueno que cada uno de nosotros se pregunte: “¿Muestran mis metas y mi manera de usar mi tiempo y energías que realmente quiero a Dios? ¿Demuestra mi forma de vivir la vida que confío en que él cubrirá mis necesidades?”.

9 Mike es un cristiano que ama a Jehová y confía en él. Desde joven,  Mike sentía un gran deseo de mudarse a un país donde hubiera más necesidad de predicadores. Aunque se casó y tuvo dos hijos, su deseo nunca disminuyó. Los muchos artículos que leían él y su familia sobre la predicación en el extranjero los animaron a llevar una vida más sencilla. Vendieron su casa y se mudaron a un apartamento. Mike redujo el tamaño de su negocio de limpieza y buscó la manera de administrarlo por internet. Entonces, la familia completa se mudó a otro país, y tras dos felices años de servicio, Mike dijo lo siguiente: “Por experiencia propia podemos decir que las palabras de Mateo 6:33 son muy ciertas”.

MEDITANDO EN LO QUE JEHOVÁ NOS ENSEÑA

10. ¿Por qué es bueno que meditemos en las leyes de Dios y en su creación, tal como hizo David?

10 Hace unos 3000 años, el rey David observó el cielo estrellado y se sintió inspirado a escribir estas palabras: “Los cielos están declarando la gloria de Dios; y de la obra de sus manos la expansión está informando”. Además, después de reflexionar en los mandamientos de Dios, dijo: “La ley de Jehová es perfecta, hace volver el alma. El recordatorio de Jehová es fidedigno, hace sabio al inexperto”. Meditar en esas sabias leyes y en la creación hizo que David se sintiera más cerca de Dios y despertó en él el deseo de corresponder a su cariño. Por eso dijo: “Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón lleguen a ser placenteros delante de ti, oh Jehová, mi Roca y mi Redentor”. Como vemos, había una relación muy cercana entre David y su Dios (Sal. 19:1, 7, 14).

11. ¿Qué debemos hacer con el abundante conocimiento que Jehová nos da hoy día? (Vea la ilustración del principio.)

11 Hoy día tenemos mucho más conocimiento sobre la creación y el propósito de Jehová. En cambio, la sociedad actual promueve otro tipo de conocimiento, el que se aprende en las universidades. El problema es que muchos de los que han buscado ese conocimiento han terminado lejos de Dios. La Biblia nos recuerda que no basta con tener conocimiento; también necesitamos sabiduría. Esta cualidad nos permite usar el conocimiento para nuestro beneficio y el de quienes nos rodean (Prov. 4:5-7). Jehová quiere que “hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad” (1 Tim. 2:4). Debido a ello nos esforzamos al máximo para llevar las buenas nuevas del Reino a las personas y ayudarlas a entender lo que Dios piensa hacer por ellas (lea Salmo 66:16, 17).

12. ¿Qué dijo Shannon al recordar un regalo que recibió de Jehová?

12 Aun los jóvenes pueden demostrarle a Dios su cariño. ¿Cómo? Agradeciendo el alimento espiritual que les da. Shannon recuerda que cuando tenía 11 años y su hermana tenía 10, fueron con sus padres a la Asamblea de Distrito “Devoción piadosa”. En una de las sesiones se les pidió a los jóvenes que se sentaran en una sección especial. Aunque Shannon se puso nerviosa, siguió las instrucciones. ¡Qué sorpresa se llevó cuando le regalaron un ejemplar del libro Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas! ¿Cómo se sintió? “En ese momento —comenta ella— me di cuenta de que Jehová era real y de que me  quería muchísimo.” Y añadió: “Me hace feliz pensar en los regalos tan hermosos que nos da nuestro gran Dios, Jehová”.

ACEPTANDO LOS CONSEJOS Y LA DISCIPLINA DE JEHOVÁ

13, 14. ¿Cómo debemos reaccionar cuando Jehová nos disciplina?

13 La Biblia dice que “Jehová censura al que ama, aun como lo hace un padre a un hijo en quien se complace” (Prov. 3:12). ¿Cómo debemos responder a esa disciplina? El apóstol Pablo reconoció que “ningún castigo nos gusta en el momento de recibirlo, pues nos duele”. Sin embargo, explicó que no por eso la disciplina es menos necesaria, pues gracias a ella “viviremos en paz y haremos el bien” (Heb. 12:11, Biblia en Lenguaje Sencillo). Para demostrar que queremos a Jehová, debemos aceptar sus consejos sin molestarnos. Es cierto que a algunos puede costarnos mucho, pero el amor a Dios nos ayudará.

14 En el tiempo de Malaquías, a muchos judíos les importaban muy poco las leyes de Dios sobre los sacrificios. Jehová les llamó fuertemente la atención, pero ellos no hicieron caso (lea Malaquías 1:12, 13). La situación era tan grave que Jehová les dijo que sus bendiciones se convertirían en maldiciones, pues se negaban a tomar en serio sus mandamientos (Mal. 2:1, 2). Si tenemos la costumbre de pasar por alto los consejos que con tanto cariño nos da nuestro Padre, nos podría ir muy mal.

La opinión que debe importarnos es la de Jehová, no la del mundo (Vea el párrafo 15)

15. ¿Qué actitud muy común hoy día debemos evitar los cristianos?

15 Hoy día, muchas personas solo piensan en sí mismas y no les gusta que les señalen sus errores o que les digan qué hacer. Y los pocos que sí aceptan consejos lo hacen a regañadientes. Los cristianos no pueden ser así. La Biblia les manda que dejen de “amoldarse a este sistema de cosas” y que se esfuercen  por descubrir cuál es “la perfecta voluntad de Dios” (Rom. 12:2). Por medio de su organización, Jehová nos da oportunos consejos sobre campos como el entretenimiento, la relación con el sexo opuesto y las amistades. Si recibimos sus consejos de buena gana y los ponemos en práctica, le demostraremos nuestro agradecimiento y nuestro amor (Juan 14:31; Rom. 6:17).

CONFIANDO EN QUE JEHOVÁ NOS PROTEGERÁ Y NOS SALVARÁ

16, 17. a) ¿Por qué debemos averiguar lo que piensa Jehová antes de tomar decisiones? b) ¿Qué hicieron los israelitas en vez de apoyarse en Jehová?

16 Los niños dependen de la ayuda de sus padres para hacerle frente a la vida. Conforme van creciendo, se van haciendo cada vez más autosuficientes y aprenden a tomar sus propias decisiones. Cuando llegan a adultos se hacen independientes, pero a pesar de ello, no es raro que acudan a sus padres para que los aconsejen cuando tienen que tomar alguna decisión. Nuestro querido Padre celestial, Jehová, nos permite elegir por nosotros mismos. Sin embargo, siempre buscamos su guía y sus consejos antes de actuar. Esa es una muestra de amor y de confianza. Si le pedimos que nos oriente, su espíritu santo nos ayudará a tener tanto el deseo como las fuerzas para hacer las cosas bien (Filip. 2:13).

17 En los días del profeta Samuel, Israel sufrió una terrible derrota a manos de los filisteos. Los israelitas necesitaban desesperadamente la ayuda y la protección de su Dios. ¿Qué hicieron? Según la Biblia dijeron: “Tomémonos de Siló el arca del pacto de Jehová, para que esta venga en medio de nosotros y nos salve de la palma de la mano de nuestros enemigos”. No obstante, el relato continúa diciendo que los israelitas fueron derrotados de nuevo y que “la matanza llegó a ser muy grande, de modo que de Israel cayeron treinta mil hombres de a pie. Y la misma arca de Dios fue tomada” (1 Sam. 4:2-4, 10, 11). Podría parecer que los israelitas se estaban apoyando en Jehová por haberse llevado el arca, pero la realidad es que no lo consultaron. Hicieron lo que les pareció mejor y el resultado fue catastrófico (lea Proverbios 14:12).

18. ¿Qué dice la Biblia sobre la confianza en Jehová?

18 El escritor del Salmo 42 escribió: “Espera a Dios, porque todavía lo elogiaré como la magnífica salvación [...]. Oh Dios mío, dentro de mí está desesperada mi alma misma. Por eso me acuerdo de ti” (Sal. 42:5, 6). ¡Cuánto amor y confianza! ¿Siente usted lo mismo por Jehová? Seguramente respondería que sí. De todos modos, hay mucho que podemos hacer para que nuestra confianza sea cada día mayor. La Biblia nos aconseja: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas” (Prov. 3:5, 6).

19. ¿Cómo debemos amar a Jehová?

19 En resumen, Jehová nos ha enseñado con el ejemplo. Él nos amó primero y nosotros hemos aprendido a corresponderle. Esforcémonos por demostrarle cada día que lo queremos con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas (Mar. 12:30).