Ir al contenido

Ir al índice

“Mantengan completamente su juicio”

“Mantengan completamente su juicio”

 “Mantengan completamente su juicio”

“Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos.” (PROVERBIOS 14:15.)

1, 2. a) ¿Qué lección nos enseña lo que le ocurrió a Lot en Sodoma? b) ¿Cuál es el significado de la expresión “mantengan su juicio”?

CUANDO Abrahán dio a escoger a Lot una porción de tierra, este dirigió la vista a una región bien regada que era “como el jardín de Jehová”. Pensando seguramente que era el sitio ideal para establecer a su familia, Lot “escogió para sí todo el Distrito del Jordán” y asentó su campamento cerca de la ciudad de Sodoma. No obstante, las apariencias lo engañaron, pues “los hombres de Sodoma eran malos, y eran pecadores en extremo contra Jehová” (Génesis 13:7-13). Al final, Lot y su familia sufrieron terribles pérdidas, y él y sus hijas acabaron viviendo en una cueva (Génesis 19:17, 23-26, 30). Lo que en un principio parecía tan bueno resultó ser todo lo contrario.

2 Lo que le ocurrió a Lot nos sirve de lección a los siervos de Dios. A la hora de tomar una decisión debemos prever los posibles peligros y no dejarnos engañar por las primeras impresiones. Por esta razón, la Palabra de Dios nos da este oportuno consejo: “Mantengan completamente su juicio” (1 Pedro 1:13). El término griego que aquí se traduce “mantengan su juicio” significa literalmente “sean sobrios”. Según el biblista Richard Lenski, esta sobriedad es “una disposición de ánimo calmada y estable que sopesa y calcula bien los asuntos, permitiéndonos tomar la decisión acertada”. Veamos algunas situaciones en las que es necesario actuar con tal sobriedad.

Analice bien las propuestas de negocios

3. ¿Por qué debemos ser cautelosos cuando alguien nos propone un negocio?

3 Suponga que una persona respetable, quizás un hermano en la fe, le propone un negocio. Con mucho entusiasmo, le habla de las perspectivas de éxito y lo anima para que se decida pronto y no pierda la oportunidad. Usted empieza a imaginarse una vida mejor para usted y su familia, y quizás hasta piense que así podrá dedicar más tiempo a las actividades espirituales. Sin embargo, Proverbios 14:15 advierte: “Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos”. En medio de la ilusión con la que por lo general se empieza un negocio, es posible que se minimicen o se pasen por alto los riesgos y que no se calculen del todo los imprevistos (Santiago 4:13, 14). En estas circunstancias es preciso mantener completamente el juicio.

4. ¿Cómo podemos ‘considerar nuestros pasos’ al analizar una propuesta de negocios?

4 La persona prudente estudia con detenimiento toda propuesta de negocios antes de tomar una decisión (Proverbios 21:5). Tal examen a menudo revela los peligros ocultos. Piense en la siguiente situación: una persona planea montar un negocio y le ofrece a usted grandes beneficios si le presta el dinero que necesita. Aunque la oferta pudiera parecer tentadora, ¿cuáles son los riesgos? ¿Se compromete la persona a devolverle el dinero sea que el negocio funcione o no, o solo lo hará si obtiene buenos resultados? En otras palabras, ¿podría usted perder su dinero si el negocio fracasara? Pregúntese también: “¿Por qué me pide dinero prestado a mí y no a una entidad bancaria? ¿Será acaso que los bancos consideran demasiado arriesgada la inversión?”. Dedicar tiempo a analizar los riesgos le ayudará a evaluar la propuesta con realismo (Proverbios 13:16; 22:3).

5. a) ¿Qué precaución tuvo Jeremías al comprar un campo? b) ¿Por qué es conveniente poner por escrito todo acuerdo comercial que efectuemos?

 5 Cuando el profeta Jeremías compró un campo de su primo, quien también servía a Jehová, hizo un contrato por escrito ante testigos (Jeremías 32:9-12). Hoy día, la persona sensata se asegura de poner por escrito todo acuerdo comercial que efectúa, aunque sea con parientes o hermanos espirituales. * Un contrato redactado en términos claros y precisos ayuda a evitar malentendidos y a conservar la unidad. Por otro lado, la falta de un contrato escrito suele agravar los problemas comerciales que a veces surgen entre los siervos de Jehová y que, lamentablemente, ocasionan disgustos, amargura y hasta pérdida de la espiritualidad.

6. ¿Por qué tenemos que guardarnos de la codicia?

6 También tenemos que guardarnos de la codicia (Lucas 12:15). Las promesas de que obtendremos cuantiosas ganancias pueden cegarnos y no dejarnos ver los riesgos de una empresa poco sólida. Hasta hermanos que han disfrutado de inestimables privilegios en el servicio a Jehová han caído en esta trampa. Por eso, la Palabra de Dios nos recomienda: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero, y estén contentos con las cosas presentes” (Hebreos 13:5). El cristiano que piense entrar en un negocio debe preguntarse: “¿En realidad necesito hacerlo?”. Llevar una vida sencilla centrada en la adoración a Jehová nos librará de caer en “toda suerte de cosas perjudiciales” (1 Timoteo 6:6-10).

Una prueba para los cristianos solteros

7. a) ¿A qué pruebas se enfrentan los cristianos solteros? b) ¿Cómo está implicada la lealtad a Dios en la elección de un cónyuge?

7 Muchos siervos de Jehová anhelan casarse, pero no hallan un cónyuge adecuado. En algunos países existe una fuerte presión social para que la gente se case; sin embargo, tal vez haya pocas oportunidades de encontrar un cónyuge entre los hermanos en la fe (Proverbios 13:12). Aun así, los cristianos reconocen que obedecer el mandato bíblico de casarse “solo en el Señor” es una cuestión de lealtad a Jehová (1 Corintios 7:39). A fin de resistir las presiones y las tentaciones, los solteros tienen que mantener completamente su juicio.

8. ¿A qué presión se vio sometida la sulamita, y cómo pueden verse las cristianas hoy día en una situación parecida?

8 El Cantar de los Cantares relata la historia de una humilde muchacha campesina —a quien se le llama la sulamita— que captura la atención del rey Salomón. Él intenta atraerla haciendo gala de sus riquezas, prestigio y encanto, aunque ella está enamorada de otro joven (El Cantar de los Cantares 1:9-11; 3:7-10; 6:8-10, 13). Si usted es una cristiana, también puede convertirse, sin proponérselo, en objeto de atención por parte de alguien. Por ejemplo, un compañero de trabajo, o quizás un jefe, pudiera comenzar a halagarla, hacerle favores o buscar su compañía. ¡Cuidado con tales atenciones! Aunque las intenciones de dicha persona no siempre sean románticas o inmorales,  muchas veces sí lo son. Al igual que la doncella sulamita, sea usted “un muro” (El Cantar de los Cantares 8:4, 10). Rechace con firmeza las insinuaciones. Preséntese desde el mismo principio como testigo de Jehová y aproveche toda oportunidad para dar testimonio a sus compañeros. Eso le servirá de protección.

9. ¿Qué peligros encierra iniciar por Internet una relación con un extraño? (Véase el recuadro de la pág. 25.)

9 Cada día tienen más popularidad los sitios de Internet creados para que los solteros encuentren pareja. Algunos los consideran una forma de conocer gente que de otro modo no conocerían. Sin embargo, iniciar una relación a ciegas con un extraño encierra auténticos peligros. En Internet resulta difícil distinguir lo verdadero de lo falso (Salmo 26:4). No todos los que afirman ser siervos de Jehová lo son. Por otro lado, las relaciones que se entablan a través de la Red pueden hacer que se desarrolle un apego muy fuerte en poco tiempo, distorsionando así el buen juicio (Proverbios 28:26). Sea por Internet o por algún otro medio, no es conveniente cultivar una relación estrecha con alguien de quien se sabe muy poco (1 Corintios 15:33).

10. ¿Cómo podemos animar a los cristianos solteros?

10 Jehová “es muy tierno en cariño” (Santiago 5:11). Él sabe que los cristianos que están solteros debido a las circunstancias a veces afrontan pruebas desalentadoras, y tiene en alta estima su lealtad. ¿Cómo podemos animarlos nosotros? Debemos encomiarlos con frecuencia por su obediencia y abnegación (Jueces 11:39, 40). También podemos incluirlos en nuestros planes para que disfruten de compañía edificante. ¿Lo ha hecho usted recientemente? Asimismo, pidamos a Jehová que los ayude a mantener el equilibrio espiritual y a disfrutar de su servicio a él. Cuando manifestamos interés sincero en estos leales hermanos, demostramos que los valoramos tanto como Jehová (Salmo 37:28).

Cuando hay problemas de salud

11. ¿Qué retos plantean los problemas de salud graves?

11 Los problemas de salud graves, ya sean nuestros o de un ser querido, causan mucha angustia (Isaías 38:1-3). Al buscar un tratamiento eficaz, es fundamental ceñirse a los principios bíblicos. Por ejemplo, los cristianos siguen estrictamente el mandato bíblico de  abstenerse de la sangre, y también evitan cualquier prueba diagnóstica o terapéutica que tenga que ver con el espiritismo (Hechos 15:28, 29; Gálatas 5:19-21). No obstante, si carecemos de conocimientos médicos, quizás nos sintamos desconcertados e intimidados al elegir un tratamiento. ¿Qué puede ayudarnos a mantener completamente el juicio en estos casos?

12. ¿Cómo puede el cristiano actuar con equilibrio al decidir qué tratamiento seguirá?

12 “El sagaz considera sus pasos” investigando en la Biblia y en las publicaciones cristianas (Proverbios 14:15). En los lugares donde escasean los médicos y hospitales, tal vez el único recurso que quede sea la medicina tradicional del país, que utiliza remedios a base de hierbas. Quienes piensen recurrir a ella encontrarán información útil en La Atalaya del 15 de abril de 1987, páginas 26 a 29. El artículo advierte de posibles peligros. Entre otras cosas, quizás sea necesario averiguar lo siguiente: ¿Se sabe si la persona que da el tratamiento practica el espiritismo? ¿Está basado el tratamiento en la creencia de que la enfermedad y la muerte son provocadas por dioses (o espíritus ancestrales) ofendidos o por enemigos que practican la brujería? ¿Se emplean sacrificios, encantamientos u otros ritos espiritistas en la elaboración o uso de las medicinas? (Deuteronomio 18:10-12.) Investigar tales asuntos hará posible que sigamos este consejo inspirado: “Asegúrense de todas las cosas; adhiéranse firmemente a lo que es excelente” (1 Tesalonicenses 5:21). * De este modo podremos actuar con equilibrio.

13, 14. a) ¿Cómo podemos demostrar que somos razonables con respecto al cuidado de la salud? b) ¿Por qué debemos ser razonables al hablar de temas médicos o de salud?

13 Debemos ser razonables en todo ámbito de la vida, entre ellos el cuidado de la salud (Filipenses 4:5). Atender la salud con equilibrio demuestra que valoramos el valioso don de la vida. Los problemas de salud merecen que les demos atención; sin embargo, la salud perfecta solo se alcanzará cuando llegue el tiempo de Dios para “la curación de las naciones” (Revelación [Apocalipsis] 22:1, 2). No nos preocupemos tanto por la salud física que dejemos a un lado las cosas espirituales, que son mucho más importantes (Mateo 5:3; Filipenses 1:10).

14 También es preciso mostrar equilibrio y ser razonables al hablar de temas médicos y de salud. Estos asuntos no deben dominar las conversaciones cuando nos juntamos para gozar de compañerismo espiritual en las reuniones y asambleas cristianas. No hay que olvidar que cuando se toman decisiones médicas, por lo general están implicados los principios bíblicos, la conciencia de la persona y su relación con Jehová. Por eso, no sería amoroso imponer nuestras ideas sobre un hermano o presionarlo para que pase por alto los dictados de su conciencia. Aunque se puede consultar a miembros maduros de la congregación, cada quien “llevará su propia carga de responsabilidad” por las decisiones que tome, y “cada uno de nosotros rendirá cuenta de sí mismo a Dios” (Gálatas 6:5; Romanos 14:12, 22, 23).

 Cuando estamos bajo tensión

15. ¿Cómo pueden afectarnos las circunstancias estresantes?

15 Las circunstancias estresantes pueden hacer que hasta siervos leales de Jehová hablen o actúen imprudentemente (Eclesiastés 7:7). Tenemos el caso de Job, quien al hallarse bajo una prueba muy fuerte, se desequilibró un poco y tuvo que corregir su manera de pensar (Job 35:2, 3; 40:6-8). Por su parte, Moisés, aunque “era con mucho el más manso de todos los hombres que había sobre la superficie del suelo”, en cierta ocasión se irritó y habló sin reflexionar (Números 12:3; 20:7-12; Salmo 106:32, 33). David manifestó admirable autodominio al no matar al rey Saúl, pero cuando Nabal lo insultó y les gritó improperios a sus hombres, se encolerizó y perdió el buen juicio. Fue gracias a la intervención de Abigail que entró de nuevo en razón y se libró por poco de cometer un terrible error (1 Samuel 24:2-7; 25:9-13, 32, 33).

16. ¿Qué puede ayudarnos a no obrar precipitadamente?

16 Nosotros también nos enfrentamos a situaciones de mucha tensión que pueden hacer que perdamos el buen juicio. Tener en cuenta el parecer de otros, como hizo David, puede evitar que obremos precipitadamente y pequemos (Proverbios 19:2). Por otro lado, la Palabra de Dios nos aconseja: “Agítense, pero no pequen. Digan lo que quieran en su corazón, sobre su cama, y callen” (Salmo 4:4). Siempre que sea posible, es mejor esperar a que nos calmemos antes de actuar o tomar una decisión (Proverbios 14:17, 29). Oremos a Jehová con fervor, “y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará [nuestros] corazones y [nuestras] facultades mentales mediante Cristo Jesús” (Filipenses 4:6, 7). Esta calma que proviene de Dios nos estabilizará y nos ayudará a mantener completamente nuestro juicio.

17. ¿Por qué debemos confiar en Jehová si queremos mantener completamente el juicio?

17 Pese a nuestros mejores esfuerzos por evitar los peligros y actuar con prudencia, todos cometemos errores (Santiago 3:2). Puede que, sin darnos cuenta, estemos a punto de dar un paso en falso que nos cause grave daño (Salmo 19:12, 13). Y lo que es más, los seres humanos no tenemos ni la capacidad ni el derecho de dirigir nuestros propios pasos sin Jehová (Jeremías 10:23). ¡Cuánto agradecemos, pues, esta animadora promesa de nuestro Dios: “Te haré tener perspicacia, y te instruiré en el camino en que debes ir. Ciertamente daré consejo con mi ojo sobre ti”! (Salmo 32:8.) Así es, con la ayuda de Jehová, podemos mantener completamente el juicio.

[Notas]

^ párr. 5 Hallará más información sobre los contratos por escrito en La Atalaya del 1 de agosto de 1997, págs. 30, 31, y del 15 de noviembre de 1986, págs. 16, 17, así como en ¡Despertad! del 22 de agosto de 1983, págs. 20-22; editadas por los testigos de Jehová.

^ párr. 12 Seguir estos mismos pasos beneficiará igualmente a los que piensen someterse a tratamientos de medicina alternativa que son controvertidos.

¿Qué respondería usted?

¿Cómo podemos mantener el juicio...

• ... ante una oportunidad de hacer negocios?

• ... al buscar cónyuge?

• ... cuando afrontamos problemas de salud?

• ... en situaciones de mucha tensión?

[Preguntas del estudio]

[Recuadro de la página 25]

¿Son confiables?

En sitios de la Red para solteros se hallan las siguientes advertencias:

“Pese a todos nuestros esfuerzos, no hay manera de garantizar la verdadera identidad de las personas.”

“No se garantiza la fidelidad, exactitud o utilidad de la información que aquí se ofrece.”

“Las opiniones, consejos, afirmaciones o cualquier otro dato que se obtenga a través de [este] servicio pertenecen a sus respectivos autores [...] y no son necesariamente fiables.”

[Ilustración de la página 23]

“El sagaz considera sus pasos”

[Ilustraciones de las páginas 24 y 25]

¿Cómo pueden las cristianas imitar a la doncella sulamita?

[Ilustración de la página 26]

“Asegúrense de todas las cosas; adhiéranse firmemente a lo que es excelente”