Ir al contenido

Ir al índice

Buscar la justicia nos protege

Buscar la justicia nos protege

 Buscar la justicia nos protege

“Sigan, pues, buscando primero [...] la justicia de Dios.” (MATEO 6:33.)

1, 2. ¿Qué decisión tomó una joven cristiana, y por qué razón?

UNA joven cristiana de Asia trabajaba de secretaria en un organismo oficial. Era concienzuda, puntual y no perdía el tiempo en el trabajo; sin embargo, como no tenía contrato fijo, llegó el tiempo de decidir si la aceptaban. El jefe del departamento le prometió un puesto permanente y hasta darle un ascenso si tenía una relación inmoral con él. Ella rechazó de plano la propuesta, aun cuando sabía que perdería el empleo.

2 ¿Puede decirse que esta joven cristiana era poco realista? No, en realidad estaba cumpliendo al pie de la letra el consejo de Jesús: “Sigan, pues, buscando primero [...] la justicia de Dios” (Mateo 6:33). Para ella era mucho más importante guiarse por los principios justos que obtener beneficio de la inmoralidad sexual (1 Corintios 6:18).

Importancia de la justicia

3. ¿Qué es la justicia?

3 La “justicia” implica fidelidad a los principios morales. Los términos bíblicos en hebreo y griego para esta palabra transmiten la idea de “honradez” o “rectitud”. Pero no es cuestión de establecer uno su propia justicia, formulando juicios según su criterio personal (Lucas 16:15). Se trata de rectitud según las normas de Jehová: es la justicia de Dios (Romanos 1:17; 3:21).

4. ¿Por qué es importante para el cristiano la justicia?

4 ¿Por qué es importante la justicia? Porque Jehová, el “justo Dios”, bendice a su pueblo por practicar dicha virtud (Salmo 4:1; Proverbios 2:20-22; Habacuc 1:13). Ningún injusto puede tener una estrecha relación con él (Proverbios 15:8). Por esta razón, el apóstol Pablo instó a Timoteo: “Huye de los deseos que acompañan a la juventud, mas sigue tras la justicia”, así como tras otras cualidades esenciales (2 Timoteo 2:22). Y por la misma razón incluyó “la coraza de la justicia” entre las piezas que componen nuestra armadura espiritual (Efesios 6:14).

5. ¿Cómo podemos los seres humanos imperfectos buscar la justicia?

5 Desde luego, ningún ser humano es absolutamente justo. Todos heredamos la imperfección de Adán y todos somos pecadores e injustos desde que nacemos. Pese a ello, Jesús dijo que debemos buscar la justicia. ¿Cómo es posible? Es posible porque Jesús dio su vida perfecta para rescatarnos, y si ejercemos fe en ese sacrificio, Jehová está dispuesto a perdonarnos los pecados (Mateo 20:28; Juan 3:16; Romanos 5:8, 9, 12, 18). Partiendo de esa base, si aprendemos las justas normas de Jehová y nos esforzamos al máximo por obedecerlas —rogándole que nos ayude a vencer las debilidades—, él acepta nuestra adoración (Salmo 1:6; Romanos 7:19-25; Revelación 7:9, 14). ¡Qué idea más alentadora!

Justos en un mundo injusto

6. ¿Por qué era el mundo un lugar peligroso para los primeros cristianos?

6 Cuando los discípulos de Jesús recibieron la comisión de ser testigos suyos “hasta la parte más distante de la tierra”, se enfrentaron a una difícil situación (Hechos 1:8). El territorio que se les asignó estaba bajo “el poder del  inicuo”, Satanás (1 Juan 5:19). El mundo estaba contagiado del espíritu depravado que él aviva, y los cristianos se verían expuestos a su influencia contaminante (Efesios 2:2). Para ellos, el mundo era un lugar peligroso. Solo si buscaban primero la justicia de Dios, podrían mantener intacta su fidelidad. La mayoría así lo hizo, pero hubo algunos que se desviaron de “la senda de la justicia” (Proverbios 12:28; 2 Timoteo 4:10).

7. ¿Qué deberes tiene el cristiano que le exigen oponer resistencia a las influencias corruptoras?

7 ¿Es el mundo más seguro para los cristianos hoy día? ¡Ni mucho menos! Es aún más corrupto que en el siglo primero. Además, Satanás ha sido arrojado a la Tierra y libra una feroz batalla contra los cristianos ungidos, “los restantes de la descendencia de [la mujer], los cuales observan los mandamientos de Dios y tienen la obra de dar testimonio de Jesús” (Revelación 12:12, 17). Satanás también ataca a cualquiera que apoye a dicha “descendencia”. Sin embargo, los cristianos no podemos escaparnos del mundo. Aunque no somos parte de él, tenemos que vivir en él (Juan 17:15, 16). Y tenemos que predicar en él para hallar a los que manifiesten buena disposición y enseñarles a ser discípulos de Cristo (Mateo 24:14; 28:19, 20). Pues bien, ya que no podemos evitar del todo las influencias corruptoras de este mundo, tenemos que oponerles resistencia. Veamos cuatro de tales influencias.

La trampa de la inmoralidad

8. ¿Por qué empezaron los israelitas a adorar a los dioses de Moab?

8 Hacia el fin de sus cuarenta años de vagar por el desierto, un gran número de israelitas se descarrió de la senda de la justicia. Aunque habían presenciado muchos actos de liberación de Jehová y pronto entrarían en la Tierra Prometida, en ese momento tan crucial empezaron a servir a los dioses moabitas. ¿Por qué? Porque cedieron al “deseo de la carne” (1 Juan 2:16). Dice el relato: “El pueblo comenzó a tener relaciones inmorales con las hijas de Moab” (Números 25:1).

9, 10. ¿Por qué es esencial hoy día tener siempre presente que los malos deseos de la carne pueden corrompernos?

9 Este episodio demuestra que los malos deseos de la carne pueden corromper a quienes bajan la guardia. Debemos aprender de este relato, sobre todo si tenemos en cuenta que en nuestros días la inmoralidad no está mal vista (1 Corintios 10:6, 8). Un informe procedente de Estados Unidos dice: “Hasta 1970, aproximadamente, el concubinato [relación entre un hombre y una mujer que conviven sin estar casados] era ilegal en todos los estados del país. Ahora es lo acostumbrado. Más de la mitad de quienes contraen matrimonio por primera vez ya han convivido”. Esta y otras prácticas relajadas no son exclusivas de una nación. Son comunes en todo el mundo, y, por desgracia, algunos cristianos se han dejado llevar por la corriente y han perdido su lugar en la congregación (1 Corintios 5:11).

10 Además, la propaganda que fomenta la inmoralidad parece estar en todas partes. Las películas y los programas de televisión dan a entender que las relaciones prematrimoniales  son perfectamente aceptables, a la vez que presentan la homosexualidad como algo normal. Muchos incluso contienen escenas eróticas cada vez más explícitas. También se puede acceder a crudas imágenes de carácter sexual en Internet. Cierto periodista relató que su hijo de siete años llegó un día de la escuela y le contó muy impresionado que un compañero suyo había encontrado un sitio en Internet que mostraba mujeres desnudas realizando actos sexuales. El padre quedó horrorizado. Pero ¿cuántos niños habrán tropezado con sitios como ese sin que se lo hayan contado a sus padres? ¿Y cuántos padres conocen el contenido de los videojuegos con los que se distraen sus hijos? Muchos juegos populares muestran actos asquerosos de inmoralidad, demonismo y violencia.

11. ¿Cómo pueden las familias protegerse de la inmoralidad del mundo?

11 ¿Cómo pueden las familias resistirse a dicho “entretenimiento” degradado? Buscando primero la justicia de Dios y rechazando todo tipo de inmoralidad (2 Corintios 6:14; Efesios 5:3). Los padres que supervisan bien a sus hijos e inculcan en ellos el amor a Jehová y a sus justas leyes los fortalecen para que eviten la pornografía, los videojuegos pornográficos, las películas inmorales y otras tentaciones injustas (Deuteronomio 6:4-9). *

La presión de la comunidad es un peligro

12. ¿Qué problema surgió en el siglo primero?

12 Cuando Pablo estuvo en Listra (Asia Menor), sanó milagrosamente a un hombre. El relato dice: “Las muchedumbres, viendo lo que Pablo había hecho, levantaron la voz y dijeron en la lengua licaónica: ‘¡Los dioses se han hecho como humanos y han bajado a nosotros!’. Y se pusieron a llamar Zeus a Bernabé, pero Hermes a Pablo, puesto que este era el que llevaba la delantera al hablar” (Hechos 14:11, 12). Más tarde, aquella misma multitud quiso matar a Pablo y Bernabé (Hechos 14:19). Es obvio que esas personas se dejaban influir con facilidad por otros miembros de su comunidad. Al parecer, cuando algunos residentes de la zona se convirtieron al cristianismo, no abandonaron sus tendencias supersticiosas, pues en la carta que Pablo envió a los cristianos de Colosas les advirtió que no practicaran la “adoración de los ángeles” (Colosenses 2:18).

13. ¿Cuáles son algunas costumbres que el cristiano tiene que evitar, y cómo puede hallar las fuerzas para hacerlo?

13 En la actualidad, es preciso que el cristiano evite costumbres que, aunque son muy populares, se fundan en creencias religiosas que violan los principios bíblicos. Por ejemplo, muchas de las ceremonias que se realizan en algunos países con motivo del nacimiento o la muerte de una persona se basan en la mentira de que tenemos un espíritu que  sobrevive a la muerte (Eclesiastés 9:5, 10). Hay países donde se acostumbra realizar la mutilación genital femenina, * una práctica cruel e innecesaria que no armoniza con el cuidado amoroso que los padres deben a sus hijos (Deuteronomio 6:6, 7; Efesios 6:4). ¿Cómo pueden los cristianos resistir la presión de la comunidad y abandonar tales prácticas? Confiando plenamente en Jehová (Salmo 31:6). El Dios justo fortalecerá y cuidará de quienes le dicen de corazón: “Tú eres mi refugio y mi plaza fuerte, mi Dios, en quien de veras confiaré” (Salmo 91:2; Proverbios 29:25).

No olvidemos a Jehová

14. ¿Qué advertencia dio Jehová a los israelitas cuando estaban a punto de entrar en la Tierra Prometida?

14 Cuando los israelitas se hallaban a punto de entrar en la Tierra Prometida, Jehová les advirtió que no lo olvidaran, diciendo: “Cuídate de que no vayas a olvidar a Jehová tu Dios de modo que no guardes sus mandamientos y sus decisiones judiciales y sus estatutos que yo te estoy mandando hoy; por temor de que comas y realmente te satisfagas, y edifiques casas buenas y realmente mores en ellas, y aumenten tu vacada y tu rebaño, y se te aumenten la plata y el oro, y aumente todo lo que es tuyo; y tu corazón realmente se eleve y realmente olvides a Jehová tu Dios” (Deuteronomio 8:11-14).

15. ¿Cómo podemos asegurarnos de que no estamos olvidando a Jehová?

15 ¿Pudiera sucedernos algo parecido a nosotros? Sí, si nos equivocamos al fijar nuestras prioridades. Pero si buscamos primero la justicia de Dios, la adoración pura será primordial en nuestra vida. Como exhortó Pablo, “[compraremos] todo el tiempo oportuno que queda” y efectuaremos nuestro ministerio con un sentido de urgencia (Colosenses 4:5; 2 Timoteo 4:2). Por otro lado, si diéramos más importancia al descanso y la búsqueda de diversiones que a la asistencia a las reuniones y el servicio del campo, entonces podríamos olvidar a Jehová en el sentido de que lo desplazaríamos a un lugar secundario en nuestra vida. Pablo dijo que en los últimos días los hombres serían “amadores de placeres más bien que amadores de Dios” (2 Timoteo 3:4). El cristiano sincero se hace constantemente un examen de conciencia para asegurarse de que tal actitud no ha influido en él (2 Corintios 13:5).

Cuidado con el espíritu independiente

16. ¿Qué espíritu indebido manifestaron Eva y algunos contemporáneos de Pablo?

16 En Edén, Satanás supo estimular el deseo egoísta de Eva de ser independiente, de decidir por sí misma lo que era bueno y lo que era malo (Génesis 3:1-6). En el siglo primero, algunos miembros de la congregación corintia tenían el mismo espíritu independiente. Creían que sabían más que Pablo, quien los llamó sarcásticamente apóstoles superfinos (2 Corintios 11:3-5; 1 Timoteo 6:3-5).

17. ¿Cómo podemos evitar que se desarrolle en nosotros un espíritu independiente?

17 En el mundo actual abundan los individuos “testarudos, hinchados de orgullo”, y algunos  cristianos se han dejado influir por ese modo de pensar. Unos cuantos hasta se han convertido en opositores de la verdad (2 Timoteo 3:4; Filipenses 3:18). En lo que se refiere a la adoración pura, es indispensable que nos dejemos guiar por Jehová y que colaboremos con “el esclavo fiel y discreto” y los ancianos de la congregación. Así buscamos la justicia y no dejamos que se desarrolle en nosotros un espíritu independiente (Mateo 24:45-47; Salmo 25:9, 10; Isaías 30:21). La congregación de los ungidos es “columna y apoyo de la verdad”, y Jehová nos la ha dado para guiarnos y protegernos (1 Timoteo 3:15). Reconocer el papel vital que esta desempeña nos ayudará a ‘no hacer nada movidos por egotismo’ y a someternos humildemente a la justa voluntad de Jehová (Filipenses 2:2-4; Proverbios 3:4-6).

Imitemos a Jesús

18. ¿Cómo podemos imitar a Jesús?

18 Refiriéndose a Jesús, la Biblia dijo proféticamente: “Has amado la justicia y odias la iniquidad” (Salmo 45:7; Hebreos 1:9). ¡Qué magnífica actitud para imitar! (1 Corintios 11:1.) Jesús no solo conocía las justas normas de Jehová, sino que las amaba. Por eso, cuando Satanás lo tentó en el desierto, rehusó con firmeza y resolución desviarse del “camino de la justicia” (Proverbios 8:20; Mateo 4:3-11).

19, 20. ¿Qué beneficios vienen como consecuencia de buscar la justicia?

19 Es verdad que los deseos injustos de la carne pueden ser fuertes (Romanos 7:19, 20). Sin embargo, si valoramos la justicia, esta nos fortalecerá para no caer en la maldad (Salmo 119:165). Amar profundamente la justicia nos protegerá cuando nos veamos ante la tentación de hacer lo malo (Proverbios 4:4-6). Recordemos que cada vez que cedemos a la tentación, le otorgamos la victoria a Satanás. ¡Cuánto mejor es oponernos a él y otorgarle la victoria a Jehová! (Proverbios 27:11; Santiago 4:7, 8.)

20 Como los cristianos verdaderos buscamos la justicia, estamos “llenos de fruto justo, que es mediante Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios” (Filipenses 1:10, 11). Nos vestimos de “la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efesios 4:24). Pertenecemos a Jehová y vivimos para servirle, no para complacernos a nosotros mismos (Romanos 14:8; 1 Pedro 4:2). Estos principios rigen nuestros pensamientos y actos, lo que le causa un inmenso placer al corazón de nuestro Padre celestial (Proverbios 23:24).

[Notas]

^ párr. 11 El libro El secreto de la felicidad familiar, editado por los testigos de Jehová, contiene valiosas recomendaciones para los padres sobre cómo proteger a la familia de las influencias inmorales.

^ párr. 13 Conocida también como ablación genital o circuncisión femenina.

¿Sabe explicar?

• ¿Por qué es de vital importancia buscar la justicia?

• ¿Cómo puede el cristiano imperfecto buscar la justicia?

• ¿Cuáles son algunas de las cosas del mundo que el cristiano tiene que evitar?

• ¿Cómo nos protege buscar la justicia?

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 26]

El mundo era un lugar peligroso para los seguidores de Jesús

[Ilustración de la página 27]

Enseñar a los hijos a amar a Jehová los fortalecerá para que eviten la inmoralidad

[Ilustración de la página 28]

Algunos israelitas olvidaron a Jehová cuando prosperaron en la Tierra Prometida

[Ilustración de la página 29]

Como Jesús, los cristianos odiamos la injusticia