Ir al contenido

Ir al índice

Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

 Preguntas de los lectores

Deuteronomio 14:21 dice: “No deben comer ningún cuerpo ya muerto”. ¿Es una contradicción de lo que dice Levítico 11:40: “El que coma de su cuerpo muerto lavará sus prendas de vestir, y tiene que ser inmundo hasta el atardecer”?

No hay ninguna contradicción entre estos dos versículos. El primer texto es una repetición de la prohibición de comer un animal que se haya encontrado muerto, quizás porque haya sido atacado por fieras (Éxodo 22:31; Levítico 22:8). El segundo explica lo que pudiera haber hecho el israelita que violara esa prohibición, tal vez sin darse cuenta.

El que la Ley prohibiera algo no significa que dicha prohibición no se pasara por alto alguna vez. Por ejemplo, había leyes contra el robo, el asesinato, el que se diera un falso testimonio y así por el estilo. Al mismo tiempo, se imponían penas por desobedecer esas leyes divinas, y dichas sanciones reforzaban las leyes y demostraban su seriedad.

La persona que pasara por alto la prohibición de comer la carne de un animal que fuera encontrado muerto sería inmunda a los ojos de Jehová y tendría que someterse al debido procedimiento de limpieza. Si no se limpiaba apropiadamente, tenía que “responder por su error” (Levítico 17:15, 16).