Ir al contenido

Ir al índice

Puntos sobresalientes del libro de Primero de Samuel

Puntos sobresalientes del libro de Primero de Samuel

 La Palabra de Jehová es viva

Puntos sobresalientes del libro de Primero de Samuel

CORRE el año 1117 antes de nuestra era. Han transcurrido unos tres siglos desde que Josué completó la conquista de la Tierra Prometida, y los ancianos de Israel se acercan al profeta de Jehová para pedirle algo extraordinario. Cuando el profeta ora a Jehová sobre el asunto, Dios les concede su petición. Tal acontecimiento marca el fin del período de los jueces y el comienzo de una era de reyes humanos. El libro bíblico de Primero de Samuel menciona sucesos emocionantes relacionados con ese momento trascendental en la historia de la nación de Israel.

El libro, escrito por Samuel, Natán y Gad, abarca un período de ciento dos años, de 1180 a 1078 antes de nuestra era (1 Crónicas 29:29). Es el relato de cuatro caudillos de Israel. Dos son jueces, y dos son reyes; dos son obedientes a Jehová, y dos no lo son. También conocemos a dos mujeres ejemplares y a un guerrero valiente, pero manso. Estos ejemplos suministran lecciones valiosas sobre actitudes y acciones que debemos, o bien imitar, o bien evitar. Por lo tanto, la información de Primero de Samuel puede influir en nuestros pensamientos y acciones (Hebreos 4:12).

SAMUEL SUCEDE A ELÍ COMO JUEZ

(1 Samuel 1:1–7:17)

Ha llegado el momento de celebrar la fiesta de la Recolección, y Ana, que reside en Ramá, no cabe en sí de gozo. * Jehová ha contestado sus oraciones, y ella ha dado a luz un hijo. En cumplimiento de su voto, Ana presenta a su hijo Samuel para que sirva en “la casa de Jehová”. Allí el muchacho se convierte en “ministro de Jehová delante de Elí el sacerdote” (1 Samuel 1:24; 2:11). Cuando Samuel aún es pequeño, Jehová le habla y dicta sentencia contra la casa de Elí. Al ir creciendo Samuel, el pueblo de Israel lo reconoce como el profeta de Jehová.

Con el tiempo, los filisteos guerrean contra Israel. Se apoderan del Arca y matan a los dos hijos de Elí. Al enterarse de lo sucedido, el anciano Elí muere, tras haber “juzgado a Israel cuarenta años” (1 Samuel 4:18). Poseer el Arca resulta desastroso para los filisteos, de modo que la devuelven a los israelitas. Ahora Samuel es el juez de Israel, y hay paz en el país.

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:10. ¿Por qué pidió Ana en oración que Jehová “[diera] fuerza a su rey” cuando no había ningún rey humano en Israel? La Ley mosaica predijo que los israelitas tendrían un rey humano (Deuteronomio 17:14-18). En su lecho de muerte, Jacob profetizó: “El cetro [símbolo de autoridad real] no se apartará de Judá” (Génesis 49:10). Además, respecto a Sara —la antepasada de los israelitas—, Jehová dijo: “Reyes de pueblos provendrán de ella” (Génesis 17:16). De modo que Ana estaba orando respecto a un rey futuro.

3:3. ¿Dormía Samuel realmente en el Santísimo? No. Samuel era un levita de la familia no sacerdotal de los qohatitas (1 Crónicas 6:33-38). Por lo tanto, no se le permitía “entrar para ver las cosas santas” (Números 4:17-20). La única parte del santuario a la que Samuel tenía acceso era el patio del tabernáculo. Allí es donde probablemente dormía. Parece ser que Elí también dormía en alguna sección del patio. La expresión “donde estaba el arca de Dios” debe referirse al recinto del tabernáculo.

 7:7-9, 17. ¿Por qué ofreció Samuel una ofrenda quemada en Mizpá y erigió un altar en Ramá, en vista de que los sacrificios debían ofrecerse con regularidad únicamente en un lugar que Jehová escogiera? (Deuteronomio 12:4-7, 13, 14; Josué 22:19.) Una vez que se retiró el Arca sagrada del tabernáculo de Siló, dejó de ser evidente la presencia de Jehová. Por eso, en calidad de representante de Dios, Samuel ofreció una ofrenda quemada en Mizpá y también levantó un altar en Ramá. Al parecer, tales acciones contaban con la aprobación de Jehová.

Lecciones para nosotros:

1:11, 12, 21-23; 2:19. La importancia que Ana daba a la oración, su humildad, su gratitud por la bondad de Jehová y su constante cariño maternal hacen de ella un ejemplo para las mujeres temerosas de Dios.

1:8. Elqaná puso un magnífico ejemplo en cuanto a fortalecer a otros con palabras (Job 16:5). Primero, sin erigirse en juez, le preguntó a Ana: “¿Por qué [...] se siente mal tu corazón?”. Esas palabras la animaron a expresar sus sentimientos. Entonces, él le confirmó su cariño, preguntándole: “¿No soy yo mejor para ti que diez hijos?”.

2:26; 3:5-8, 15, 19. Llegamos a ser “más agradables” a Dios y a los hombres si cumplimos diligentemente con la obra que Dios nos ha asignado, aprovechamos la educación espiritual que recibimos y somos corteses y respetuosos.

4:3, 4, 10. Ni siquiera un objeto tan santo como el arca del pacto sirvió de amuleto. Debemos “[guardarnos] de los ídolos” (1 Juan 5:21).

EL PRIMER REY DE ISRAEL: ¿UN ÉXITO, O UN FRACASO?

(1 Samuel 8:1–15:35)

Samuel permanece fiel a Jehová durante toda su vida, pero sus hijos no andan en los caminos piadosos. Cuando los ancianos de Israel piden un rey humano, Jehová les concede su petición. Samuel sigue la dirección de Jehová y unge rey a Saúl, un benjamita apuesto. Saúl refuerza su posición real derrotando a los ammonitas.

El valeroso hijo de Saúl, Jonatán, vence a una guarnición filistea. Un enorme ejército filisteo se enfrenta a Israel. Presa del pánico, Saúl desobedece ofreciendo un sacrificio quemado. El intrépido Jonatán lleva consigo únicamente a su escudero y ataca otra guarnición filistea. No obstante, el juramento impulsivo de Saúl debilita la fuerza de la victoria. El rey comienza a “guerrear alrededor” contra todos sus enemigos (1 Samuel 14:47). Sin embargo, cuando derrota a los amalequitas, desobedece a Jehová al no acabar con toda cosa “dada por entero a la destrucción” (Levítico 27:28, 29). En consecuencia, Jehová rechaza a Saúl como rey.

Respuestas a preguntas bíblicas:

9:9. ¿Qué tiene de significativo la frase “al profeta de hoy se le llamaba vidente en tiempos pasados”? Estas palabras pudieran indicar que a medida que los profetas fueron adquiriendo más relevancia en los días de Samuel y durante el período de los reyes de Israel, la palabra vidente fue reemplazada por el término profeta. A Samuel se le considera el primer profeta (Hechos 3:24).

14:24-32, 44, 45. ¿Perdió Jonatán el favor de Dios por comer miel en violación del juramento de Saúl? No parece que ese acto le acarreara la desaprobación divina. En primer lugar, él no estaba al tanto de lo que había dicho su padre. Además, sea que el juramento haya estado motivado por un falso celo o por un punto de vista erróneo sobre el poder real, ocasionó problemas al pueblo. ¿Cómo es posible que tal juramento contara con la aprobación divina? Aunque Jonatán estaba dispuesto a aceptar las consecuencias por haberlo violado, se le perdonó la vida.

15:6. ¿Por qué mostró Saúl consideración especial a los quenitas? Los quenitas eran hijos del suegro de Moisés. Ayudaron a los israelitas después de que estos partieron del monte Sinaí (Números 10:29-32). En la tierra de Canaán,  los quenitas también moraron por algún tiempo con los hijos de Judá (Jueces 1:16). Aunque posteriormente residieron entre los amalequitas y varios pueblos más, mantuvieron buenas relaciones con Israel. Con razón, pues, Saúl les perdonó la vida a los quenitas.

Lecciones para nosotros:

9:21; 10:22, 27. La modestia y la humildad que tenía Saúl al principio de su reinado evitaron que actuara con imprudencia cuando unos “hombres que no servían para nada” no aceptaron su autoridad real. ¡Cuánto nos protege esa actitud de las acciones irracionales!

12:20, 21. Nunca permitamos que “las cosas irreales”, como la idolatría o la confianza en los hombres y en la fuerza militar de las naciones, nos desvíen de servir a Jehová.

12:24. Un factor importante para seguir mostrando temor reverencial a Jehová y servirle de todo corazón es “ve[r] cuán grandes cosas ha hecho” por su pueblo tanto en el pasado como en el presente.

13:10-14; 15:22-25, 30. Tengamos cuidado de no caer en alguna forma de conducta insolente, sea que se evidencie en la desobediencia o en una actitud arrogante (Proverbios 11:2).

SE ESCOGE A UN JOVEN PASTOR PARA SER REY

(1 Samuel 16:1–31:13)

Samuel unge a David, de la tribu de Judá, para que sea el futuro rey. Poco después, este derriba al gigante filisteo Goliat con una sola piedra que lanza con su honda. Se forja un lazo de amistad entre David y Jonatán. Saúl coloca a sus guerreros bajo el mando de David. Como resultado de las muchas victorias que este consigue, las mujeres de Israel cantan: “Saúl ha derribado sus miles, y David sus decenas de miles” (1 Samuel 18:7). Consumido por la envidia, Saúl procura matarlo en tres ocasiones, pero David huye y se convierte en fugitivo.

Durante sus años de fugitivo, David le perdona la vida dos veces a Saúl. También conoce a la hermosa Abigail, y luego se casa con ella. Cuando los filisteos suben contra Israel, Saúl inquiere de Jehová, pero Jehová lo ha abandonado. Samuel ha muerto. Desesperado, Saúl consulta una médium, y esta le dice que morirá en la lucha contra los filisteos. En la batalla, Saúl sufre heridas graves y sus hijos pierden la vida. El relato termina indicando que Saúl muere como un fracasado. David aún permanece escondido.

Respuestas a preguntas bíblicas:

16:14. ¿Qué espíritu malo aterrorizó a Saúl? El espíritu malo que privó a Saúl de su paz interior era la inclinación mala de su mente y corazón, su impulso interno de hacer lo malo. Cuando Jehová le quitó su espíritu santo, Saúl perdió su protección, y llegó a estar dominado por un mal espíritu que provenía de él mismo. Puesto que Dios permitió que ese espíritu reemplazara al espíritu santo, al espíritu malo se le llama “un espíritu malo de parte de Jehová”.

17:55-58. En vista de lo que dice 1 Samuel 16:17-23, ¿por qué preguntó Saúl de quién era hijo David? A Saúl no le interesaba saber  únicamente el nombre del padre de David. Es muy probable que quisiera saber qué clase de hombre había engendrado a un muchacho que acababa de efectuar la asombrosa hazaña de derribar a un gigante.

Lecciones para nosotros:

16:6, 7. En vez de quedar impresionados por la apariencia externa de los demás o juzgarlos apresuradamente, procuremos verlos como Jehová los ve.

17:47-50. Podemos enfrentarnos con valor a la oposición o la persecución instigada por enemigos semejantes a Goliat porque “a Jehová pertenece la batalla”.

18:1, 3; 20:41, 42. Podemos encontrar amigos verdaderos entre los que aman a Jehová.

21:12, 13. Jehová espera que utilicemos nuestras facultades mentales y aptitudes para hacer frente a las situaciones difíciles de la vida. Nos ha proporcionado su Palabra inspirada, que nos da sagacidad, conocimiento y capacidad de pensar (Proverbios 1:4). También contamos con la ayuda de ancianos cristianos nombrados.

24:6; 26:11. David da un excelente ejemplo al mostrar verdadero respeto al ungido de Jehová.

25:23-33. La sensatez de Abigail es digna de imitar.

28:8-19. Con el objetivo de engañar o perjudicar a la gente, los espíritus inicuos pueden fingir ser cierta persona que ha muerto. Tenemos que abstenernos de toda forma de espiritismo (Deuteronomio 18:10-12).

30:23, 24. Esta decisión, basada en Números 31:27, muestra que Jehová valora a los que desempeñan un papel de apoyo en la congregación. Por eso, cualquier cosa que estemos haciendo, “trabaje[mos] en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres” (Colosenses 3:23).

¿Qué es “mejor que un sacrificio”?

¿Qué verdad fundamental se destaca en las experiencias de Elí, Samuel, Saúl y David? La siguiente: “El obedecer es mejor que un sacrificio, el prestar atención que la grasa de carneros; porque la rebeldía es lo mismo que el pecado de adivinación, y el adelantarse presuntuosamente lo mismo que usar poder mágico y terafim” (1 Samuel 15:22, 23).

¡Qué privilegio tenemos de participar en la obra mundial de predicar el Reino y hacer discípulos! Al ofrecer a Jehová “los toros jóvenes de nuestros labios”, debemos esforzarnos al máximo por obedecer las instrucciones que nos da mediante su Palabra escrita y la parte terrestre de su organización (Oseas 14:2; Hebreos 13:15).

[Nota]

^ párr. 3 Para localizar los diversos lugares mencionados en Primero de Samuel, véanse las págs. 18, 19 del folleto Veamos “la buena tierra”, editado por los testigos de Jehová.

[Ilustración de la página 23]

El primer rey de Israel era humilde y modesto al principio, pero se convirtió en un monarca orgulloso y arrogante

[Ilustración de la página 24]

¿De qué podemos estar seguros cuando nos enfrentamos a la oposición de enemigos semejantes a Goliat?