Ir al contenido

Ir al índice

¿Recuerda usted?

¿Recuerda usted?

 ¿Recuerda usted?

¿Ha disfrutado de la lectura de los últimos números de La Atalaya? Pues bien, compruebe si sabe contestar las siguientes preguntas:

• ¿Qué era la Políglota complutense, y por qué fue histórica?

Era una Biblia plurilingüe en la que aparecía impreso en columnas paralelas adyacentes el mejor texto que se tenía entonces en hebreo, griego y latín, incluidas algunas partes en arameo. Esta Biblia políglota fue un gran paso adelante en la producción de un texto depurado en los idiomas originales.—w04 15/4, páginas 28-31.

• ¿Cómo pueden los seres humanos alegrar a Dios?

Como toda persona viva real, Jehová posee la capacidad de pensar, actuar y sentir. Él es el “Dios feliz” y se deleita en llevar a cabo su propósito (1 Timoteo 1:11; Salmo 104:31). Cuanto mejor conozcamos sus sentimientos, mejor sabremos qué hacer para alegrar su corazón.—w04 15/5, páginas 4-7.

• ¿Por qué permitió David que su esposa Mical tuviera una imagen de terafim?

Cuando el rey Saúl tramó matar a David, Mical le ayudó a escapar, poniendo en su lecho una imagen que tal vez tenía la forma de un hombre. Puede que ella poseyera un terafim porque su corazón no era completo para con Dios. En cuanto a David, o no lo sabía, o lo toleró porque Mical era la hija del rey Saúl (1 Crónicas 16:25, 26).—w04 1/6, página 29.

• ¿Qué verdad subyace en los decretos de Dios sobre la sangre?

Por lo que dijo después del Diluvio, en la Ley de Moisés y en el mandato que encontramos en Hechos 15:28, 29, Dios destacó el sacrificio que implicaba la sangre derramada de Jesús. Solo por esa sangre podemos obtener perdón y tener paz con Dios (Colosenses 1:20).—w04 15/6, páginas 14-19.

• ¿Cuántos milagros de Jesús se mencionan en la Biblia?

Los Evangelios hacen referencia a 35. Pero el número exacto de los milagros que hizo Jesús, incluidos los que no se informan, se desconoce (Mateo 14:14).—w04 15/7, página 5.