Ir al contenido

Ir al índice

Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

 Preguntas de los lectores

¿A qué se refería Jesús cuando les dijo a sus discípulos: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como un relámpago del cielo”?

Jesús había seleccionado 70 discípulos y los había enviado “de dos en dos delante de sí a toda ciudad y lugar adonde él mismo iba a ir”. Cuando estos volvieron, estaban rebosantes de alegría por su éxito en la predicación. “Señor, hasta los demonios quedan sujetos a nosotros por el uso de tu nombre”, le dijeron. En ese momento, Jesús señaló: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como un relámpago del cielo” (Lucas 10:1, 17, 18).

Al principio, puede parecer que Jesús se refería a un suceso del pasado. Sin embargo, sesenta años después que Jesús pronunciara esas palabras, el anciano apóstol Juan escribió algo similar: “Hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él” (Revelación [Apocalipsis] 12:9).

Cuando Juan escribió lo anterior, Satanás todavía vivía en el cielo. ¿Cómo lo sabemos? Porque Revelación es un libro de profecías, no de historia (Revelación 1:1). Así que en tiempos de Juan, Satanás aún no había sido echado a la Tierra. De hecho, hay prueba de que esto no ocurrió sino hasta poco después de que Jesús fuera entronizado como Rey del Reino de Dios en 1914 (Revelación 12:1-10). *

¿Por qué, entonces, habló Jesús de la expulsión de Satanás como si ya hubiese ocurrido? Algunos eruditos sugieren que Jesús estaba reprendiendo a sus discípulos por demostrar una actitud orgullosa. Creen que, en realidad, quería decir: “Triunfaron sobre los demonios, pero no se vuelvan jactanciosos. Satanás fue orgulloso, y eso lo llevó a su veloz caída”.

No podemos ser dogmáticos en este asunto. Sin embargo, parece más probable que Jesús se estuviera regocijando con sus discípulos y se refiriera a la venidera caída de Satanás. Jesús estaba más al corriente que ninguno de ellos de la hostilidad despiadada del Diablo. Imagine su alegría al saber que sus discípulos imperfectos sujetaban a poderosos demonios. La subyugación de los espíritus perversos fue solo un anticipo de lo que sucedería el día en que Jesús, el arcángel Miguel, batallase contra Satanás y lo echase del cielo a la Tierra.

Cuando Jesús afirmó que lo contemplaba “ya caído”, al parecer subrayó la certeza de la caída de Satanás. El caso es parecido al de otras profecías bíblicas que hablan de acontecimientos futuros utilizando el tiempo pasado. Por ejemplo, observe la mezcla de tiempos pasados y futuros en la profecía de Isaías 52:13–53:12 concerniente al Mesías. De modo que Jesús probablemente estaba expresando su confianza en que Satanás sería echado del cielo de acuerdo con el propósito de Su Padre. Jesús también estaba seguro de que, en el momento fijado por Dios, Satanás y sus demonios serían abismados y después destruidos de una vez para siempre (Romanos 16:20; Hebreos 2:14; Revelación 20:1-3, 7-10).

[Nota]

^ párr. 5 Véanse los libros El conocimiento que lleva a vida eterna, cap. 10, y Apocalipsis... ¡se acerca su magnífica culminación!, cap. 27, editados por los testigos de Jehová.