Ir al contenido

Ir al índice

Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

 Preguntas de los lectores

¿En qué sentido quedó “mudo” Ezequiel durante el asedio y la destrucción de Jerusalén?

En pocas palabras, en el sentido de que no tenía nada más que añadir al mensaje profético que había entregado de parte de Jehová.

El profeta Ezequiel comenzó a servir fielmente de atalaya para los israelitas exiliados en Babilonia en “el año quinto del destierro del rey Joaquín”, o sea, en 613 a.E.C. (Ezequiel 1:2, 3). El día 10 del décimo mes lunar del año 609 a.E.C. se le notificó por inspiración divina el comienzo del sitio babilonio a Jerusalén (Ezequiel 24:1, 2). ¿Cómo acabaría? ¿Se salvarían Jerusalén y sus infieles habitantes? En calidad de vigía, Ezequiel ya había entregado el inequívoco mensaje de calamidad procedente de Jehová, y no hacía falta agregarle nada más, como si fuera necesario hacerlo más convincente. Ezequiel enmudeció con respecto a cualquier información adicional acerca del asedio a Jerusalén (Ezequiel 24:25-27).

Unos seis meses después de la destrucción de Jerusalén en 607 a.E.C., un hombre que había logrado escapar fue a Babilonia y le llevó a Ezequiel la noticia de que la ciudad santa había sido asolada. Ezequiel relata lo que ocurrió la noche antes de que llegara este hombre: “[Jehová] procedió a abrirme la boca [...] y ya no resulté estar mudo” (Ezequiel 33:22). Así se puso fin al silencio de Ezequiel.

¿Estuvo Ezequiel literalmente mudo en aquel tiempo? Es obvio que no, pues aun después de “enmudecer”, proclamó profecías dirigidas sobre todo a las naciones vecinas que se alegraron por la caída de Jerusalén (Ezequiel, capítulos 25-32). Poco después de que Ezequiel comenzara su labor de profeta y atalaya, Jehová le había dicho: “Haré que tu misma lengua se te pegue al cielo de la boca, y ciertamente llegarás a estar mudo, y no llegarás a ser para ellos un hombre que administre censura, porque son casa rebelde. Y cuando yo hable contigo, abriré tu boca” (Ezequiel 3:26, 27). Cuando Jehová no tuviera ningún mensaje para Israel, Ezequiel enmudecería con respecto a dicha nación. Hablaría solo lo que Jehová quisiera y cuando Él se lo indicara. Ezequiel quedaría mudo en el sentido de que no tendría nada de trascendencia profética que comunicar a los israelitas.

Hoy día, la clase del atalaya, el grupo de cristianos ungidos, ha estado proclamando lo que se cierne sobre la cristiandad, la Jerusalén antitípica. Cuando comience la “gran tribulación” y quede devastada “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa, la clase Ezequiel ungida no tendrá nada más que decir acerca del fin de la cristiandad, que constituye una parte muy importante de dicho imperio (Mateo 24:21; Revelación [Apocalipsis] 17:1, 2, 5).

Así es, llegará el día en que el resto ungido y sus compañeros queden mudos, sin tener nada más que comunicar a la cristiandad. Será cuando “los diez cuernos” y “la bestia salvaje” asolen y despojen a Babilonia la Grande (Revelación 17:16). Por supuesto, esto no quiere decir que los cristianos quedarán literalmente sin habla. Tal como lo hacen ahora, alabarán a Jehová y harán mención de él todos los días y “durante todas las generaciones por venir” (Salmo 45:17; 145:2).