Ir al contenido

Ir al índice

Las discapacidades no tienen fronteras

Las discapacidades no tienen fronteras

 Las discapacidades no tienen fronteras

CHRISTIAN, quien vive en un país africano, fue secuestrado por unos soldados que trataron de obligarlo a servir en el ejército; sin embargo, rehusó obedecerlos debido a su conciencia educada por la Biblia. Entonces lo llevaron a un campamento militar y, luego de que lo golpearon durante cuatro días, uno de ellos le disparó en una pierna. Christian se las arregló para llegar a un hospital, pero se le tuvo que amputar la pierna por debajo de la rodilla. En otro país africano, hay incluso niños a quienes los rebeldes armados les han cortado algún miembro. Desde Camboya hasta los Balcanes, y desde Afganistán hasta Angola, las minas terrestres siguen mutilando e incapacitando a jóvenes y mayores sin discriminación.

Los accidentes y las enfermedades (entre ellas la diabetes) también ocasionan discapacidades. Y lo mismo puede decirse de las sustancias tóxicas del ambiente. Por ejemplo, en una ciudad de Europa oriental, varios niños de vecindarios colindantes nacieron sin uno de los antebrazos. Solo tienen un corto muñón debajo del codo. Todo indica que la causa del daño genético es la contaminación química. Aunque muchas otras personas no carecen de ninguna de sus extremidades, han quedado impedidas debido a parálisis o a alguna otra afección. Sin lugar a dudas, las discapacidades no tienen fronteras.

Independientemente de las causas, las discapacidades pueden ser desoladoras. Junior perdió la parte inferior de la pierna izquierda a la edad de 20 años. Más tarde dijo: “Sufrí numerosos problemas emocionales. Lloraba mucho al pensar que jamás volvería a tener mi pierna. No sabía qué hacer. Estaba confundido”. No obstante, con el tiempo su actitud cambió drásticamente. Empezó a estudiar la Biblia, y lo que aprendió no solo le ha ayudado a afrontar sus dificultades, sino que también le ha dado una magnífica esperanza de un futuro feliz aquí mismo en la Tierra. Si usted está discapacitado, ¿le gustaría abrigar esa esperanza?

En tal caso, sírvase leer el siguiente artículo. Le recomendamos que busque en su propia Biblia los textos que se citan a fin de que compruebe personalmente lo que el Creador tiene reservado para los que aprenden acerca de su propósito y viven en conformidad con este.