Ir al contenido

Ir al índice

Mantengámonos despiertos y avancemos con valor

Mantengámonos despiertos y avancemos con valor

 Mantengámonos despiertos y avancemos con valor

Informe sobre reuniones especiales

¿QUIÉN puede negar que vivimos en “tiempos críticos, difíciles de manejar”? Los testigos de Jehová no somos inmunes a las presiones de “los últimos días” (2 Timoteo 3:1-5). Y nos damos cuenta de que nuestros vecinos, que no comprenden el sentido de los sucesos mundiales, necesitan ayuda, consuelo y esperanza. ¿Cuál es la principal manera de brindárselos?

Dios nos ha comisionado para anunciar las buenas nuevas de su Reino establecido (Mateo 24:14). Es preciso que la gente sepa que el gobierno celestial es la única esperanza para la humanidad. Sin embargo, nuestro mensaje no siempre tiene buena acogida. Aunque en algunos lugares se prohíba la obra y se nos someta a persecución, no nos rendimos. Con plena confianza en Jehová, estamos resueltos a mantenernos despiertos, seguir avanzando con valor y proclamar sin cesar las buenas nuevas (Hechos 5:42).

Esta firme determinación fue evidente en las reuniones especiales de octubre del año pasado. El sábado 6 se celebró en el Salón de Asambleas de los Testigos de Jehová de Jersey City (Nueva Jersey) la reunión anual de la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. * Al día siguiente hubo reuniones complementarias en cuatro ciudades, tres de Estados Unidos y una de Canadá. *

En el discurso inaugural de la reunión anual, el presidente, Samuel F. Herd, miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, citó Salmo 92:1, 4 y dijo: “Debemos ser agradecidos”. Se expusieron muchas razones para ello en cinco informes de varios puntos del globo.

Informes de los cuatro puntos cardinales

El hermano Alfred Kwakye reseñó el progreso de la predicación en Ghana (la antigua Costa de Oro), país donde estuvo prohibida la obra varios años. La gente preguntaba a los publicadores: “¿Qué han hecho para que los proscriban?”, lo que, como indicó el citado orador, les permitía dar testimonio. Al levantarse las  restricciones, en 1991, había 34.421 Testigos en el país, pero en agosto de 2001 ya eran 68.152: un aumento del 98%. Existen planes de construir un Salón de Asambleas de 10.000 localidades. Es obvio que los hermanos espirituales de Ghana aprovechan bien la libertad de cultos de que disfrutan.

A pesar de la agitación política que reina en Irlanda, los proclamadores del Reino participan con fervor en el ministerio, y gozan del respeto general por su neutralidad. El coordinador del Comité de Sucursal, Peter Andrews, dijo que el país cuenta con 115 congregaciones, agrupadas en seis circuitos. Luego relató la experiencia de Liam, un niño de 10 años que es muy intrépido a la hora de dar testimonio en la escuela. De hecho, entregó Mi libro de historias bíblicas (obra editada por los testigos de Jehová) a veinticinco de sus compañeros de clase y a su maestra. Cuando Liam manifestó sus deseos de bautizarse, alguien le preguntó si no era muy joven, a lo que él repuso: “Lo que cuenta no es la edad, sino el amor que le tengo a Jehová. Al bautizarme demostraré cuánto le quiero”. En la actualidad, Liam tiene la meta de ser misionero.

En 1968 había 5.400 publicadores de las buenas nuevas en Venezuela, mientras que ahora son más de ochenta y ocho mil, según indicó Stefan Johansson, coordinador del Comité de Sucursal. Y hay potencial de crecimiento, pues en el año 2001 se superó la cifra de 296.000 asistentes a la Conmemoración. En otro orden de cosas, las lluvias torrenciales de diciembre de 1999 ocasionaron avalanchas de lodo que segaron la vida de unas cincuenta mil personas, entre ellas algunos Testigos. En un Salón del Reino, solo faltó medio metro para que el barro llegara al techo. Cuando se mencionó la posibilidad de dar por perdido el edificio, los hermanos dijeron: “¡Ni hablar! Es nuestro y no vamos a abandonarlo ahora”. Así que pusieron manos a la obra, retiraron toneladas de fango, piedras y otros residuos, y lo reformaron. Los hermanos dicen que ha quedado más bonito que antes de la catástrofe.

En Filipinas se hablan 87 lenguas y dialectos, indicó Denton Hopkinson, coordinador del Comité de Sucursal. El pasado año de servicio salió la edición completa de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras en los tres idiomas principales del país: cebuano, iloko y tagalo. El coordinador relató la experiencia de un niño de nueve años que leyó el libro Buenas nuevas... que le harán feliz (editado  por los testigos de Jehová). Después consiguió otras publicaciones a través de la sucursal y las leyó, pero recibió oposición de parte de su familia. Años más tarde, cuando cursaba estudios de medicina, volvió a ponerse en contacto con la sucursal y pidió un estudio bíblico. Se bautizó en 1996, emprendió enseguida el ministerio de tiempo completo, y hoy sirve con su esposa en la sucursal.

‘Puerto Rico —señaló Ronald Parkin, coordinador del Comité de Sucursal— se dedica a la “exportación de Testigos”.’ La isla cuenta con unos veinticinco mil publicadores, número que ha permanecido estable en los últimos años. ¿Por qué motivo? Pues bien, se calcula que cada año se “exportan” a Estados Unidos cerca de mil publicadores, muchos de los cuales realizan este traslado por razones económicas. El hermano Parkin mencionó también la importante decisión judicial que se adoptó con respecto a Luis, testigo de Jehová de 17 años de edad que padecía leucemia. Al llevarse ante los tribunales su negativa a recibir transfusiones de sangre, la juez quiso hablar con él directamente, de modo que fue a visitarlo al hospital. Luis le preguntó: “¿Por qué si cometiera un crimen me juzgarían como a un adulto, pero siendo que quiero obedecer a Dios, me tratan como a un niño?”. La magistrada quedó convencida de que era un menor maduro, capaz de tomar sus propias decisiones.

Tras los informes del extranjero, Harold Corkern, miembro del Comité de Sucursal de Estados Unidos, entrevistó a cuatro siervos de Jehová de mucha experiencia. Arthur Bonno lleva cincuenta y un años en el servicio de tiempo completo y en la actualidad forma parte del Comité de Sucursal del Ecuador. Angelo Catanzaro ha dedicado cincuenta y nueve años al servicio de tiempo completo, en su mayoría como superintendente viajante. Richard Abrahamson, graduado de la Escuela de Galaad en 1953, tuvo el privilegio de supervisar la obra en Dinamarca durante veintiséis años, hasta que regresó al Betel de Brooklyn. Por último, todos escucharon con placer al hermano Carey W. Barber, de 96 años, quien se bautizó en 1921, lleva setenta y ocho años en el ministerio de tiempo completo y es miembro del Cuerpo Gobernante desde 1978.

Conmovedores discursos

Varios discursos de la reunión anual hicieron pensar al auditorio. Por ejemplo, el hermano Robert W. Wallen disertó sobre el tema “Un pueblo para su nombre”, e indicó que somos el pueblo del nombre de Dios y nos hallamos en más de doscientos treinta países. Jehová nos ha concedido “un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11). Debemos seguir dando a conocer el Reino de Dios, difundiendo el maravilloso mensaje de consuelo (Isaías 61:1). “Día a día —concluyó el orador—, mantengámonos a la altura de nuestro nombre: testigos de Jehová.” (Isaías 43:10.)

Cerraron el programa tres miembros del Cuerpo Gobernante con un simposio titulado “Es tiempo de mantenerse despiertos, estar firmes y hacernos poderosos” (1 Corintios 16:13).

Primero, el hermano Stephen Lett pronunció el discurso “Mantengámonos despiertos en esta hora tardía”. Explicó que, mientras que el sueño físico es una bendición, pues nos vigoriza, el espiritual nunca es bueno (1 Tesalonicenses 5:6). Entonces, ¿cómo permanecer despiertos espiritualmente? El conferenciante mencionó tres “píldoras” simbólicas: 1) Tener mucho que hacer en la obra del Señor (1 Corintios 15:58). 2) Tener conciencia de la necesidad espiritual (Mateo 5:3). 3) Seguir los consejos bíblicos a fin de actuar con sabiduría (Proverbios 13:20).

El hermano Theodore Jaracz pronunció la conmovedora conferencia “Estemos firmes frente a las pruebas”. Citó Revelación (Apocalipsis) 3:10 y preguntó: “¿Qué es ‘la hora de prueba’?”. Esta prueba tiene lugar “en el día del Señor”, es decir, en nuestro tiempo (Revelación 1:10). Gira en torno a un asunto  clave: si estamos a favor del Reino de Dios ya establecido o del mundo impío de Satanás. Mientras dure esta hora de prueba, sufriremos dificultades. ¿Seremos leales a Jehová y su organización? Como indicó el orador, ‘es preciso que cada uno de nosotros demuestre tal lealtad’.

Por último, el hermano John E. Barr habló sobre el tema “Hagámonos poderosos en sentido espiritual”. Se refirió a Lucas 13:23-25 y señaló que debemos esforzarnos “por entrar por la puerta angosta”. Muchos no lograrán pasar porque no actúan con diligencia, lo que les impide hacerse poderosos. A fin de alcanzar el pleno desarrollo cristiano tenemos que aplicar los principios bíblicos en todo aspecto de la vida. El hermano Barr agregó: “Coincidirán conmigo en que es tiempo de 1) conceder a Jehová el lugar primordial en nuestra vida, 2) hacernos poderosos y 3) esforzarnos por efectuar la voluntad divina. Así lograremos franquear la puerta angosta que lleva a una vida maravillosa que nunca terminará”.

Al acercarse a su fin la reunión anual, quedaba por contestar una pregunta: ¿cuál sería el texto para el año de servicio 2002? La respuesta vino al día siguiente.

Reunión complementaria

El domingo por la mañana reinaba la expectación ante la reunión complementaria, que comenzó con un análisis condensado de la lección de La Atalaya de esa semana, seguido de un resumen de los puntos destacados de la reunión anual. A continuación, todos escucharon complacidos un discurso sobre el texto para el año 2002: “Vengan a mí, [...] y yo los refrescaré” (Mateo 11:28), en el que se expuso la información que luego saldría publicada en los artículos de estudio de La Atalaya del 15 de diciembre de 2001.

Tras esto, algunos hermanos que habían viajado en agosto de 2001 a las asambleas especiales “Maestros de la Palabra de Dios” de Francia e Italia ofrecieron sus impresiones. * El punto culminante del programa llegó con los dos discursos finales, a cargo de oradores del Betel de Brooklyn.

La primera disertación llevaba por título “Seamos valientes y confiemos en Jehová durante estos tiempos críticos”. El orador expuso con detalle los siguientes puntos principales: 1) Siempre ha sido esencial que el pueblo de Jehová sea animoso y confíe en él. La Biblia contiene muchos ejemplos de personas que actuaron con intrepidez y fe ante la oposición (Hebreos 11:1–12:3). 2) Jehová nos da razones sólidas para confiar plenamente en él. Tanto sus obras como su Palabra nos garantizan que ama a sus siervos y nunca se olvidará de ellos (Hebreos 6:10). 3) Hoy es muy necesario demostrar valentía y confianza. Como predijo Jesús, somos “objeto de odio” (Mateo 24:9). Para poder aguantar, necesitamos confiar en la Palabra de Dios y en que su espíritu está con nosotros, así como proclamar con denuedo las buenas nuevas. 4) Hay ejemplos de que ya estamos recibiendo oposición. A todos los presentes les conmovieron los relatos del conferenciante sobre las pruebas que han sufrido nuestros hermanos de Armenia, Francia, Georgia, Kazajstán, Rusia y Turkmenistán. Ciertamente, es tiempo de actuar con valor y confianza en Jehová.

El último orador se centró en el tema “Avancemos en unión con la organización de Jehová”. Abarcó varios puntos muy oportunos. 1) Mucha gente nota los progresos del pueblo de Jehová. La predicación y las asambleas nos sitúan ante la mirada del público. 2) Jehová ha  establecido una organización unificada. En el año 29 E.C., Jesús recibió la unción del espíritu santo con miras a juntar en la familia unida de Dios “todas las cosas”, es decir, tanto las personas cuya perspectiva es vivir en el cielo como las que tienen esperanza terrenal (Efesios 1:8-10). 3) Las asambleas son una magnífica demostración de unidad internacional. Este hecho resultó patente en las asambleas especiales celebradas durante el mes de agosto en Francia e Italia. 4) En ambos países se adoptó una estimulante resolución, de la cual el disertante leyó algunos fragmentos. En la parte inferior se reproduce íntegramente.

Al terminar el discurso de cierre, el orador de Brooklyn dio a conocer un conmovedor anuncio del Cuerpo Gobernante que decía en parte: “Es tiempo de mantenernos despiertos y vigilantes, prestando atención a los sucesos mundiales. [...] Les transmitimos nuestro amor e interés por todos ustedes y por el resto del pueblo de Dios. Rogamos que Él los colme de bendiciones mientras hacen su voluntad de todo corazón”. Los siervos de Jehová del mundo entero están resueltos a mantenerse despiertos en estos tiempos críticos y a seguir avanzando con valor junto con la organización unida de Jehová.

[Notas]

^ párr. 5 Al conectarse electrónicamente la reunión anual con varias poblaciones, se alcanzó un total de 13.757 asistentes.

^ párr. 5 Las sedes de estas reuniones fueron Long Beach (California), Pontiac (Michigan), Uniondale (Nueva York) y Hamilton (Ontario). El total de asistentes, incluidos los que siguieron el programa por conexión electrónica desde otros lugares, fue de 117.885.

^ párr. 23 En Francia se celebraron tres asambleas especiales: en París, Burdeos y Lyon. En Italia hubo nueve asambleas simultáneas, si bien la delegación estadounidense estuvo asignada únicamente a Roma y Milán.

[Ilustraciones y recuadro de las páginas 29 a 31]

Resolución

En agosto del año 2001 se celebraron asambleas especiales “Maestros de la Palabra de Dios” en Francia e Italia, en las cuales se adoptó una emocionante resolución, que reproducimos seguidamente:

“A LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ reunidos en esta asamblea ‘Maestros de la Palabra de Dios’ se nos ha impartido enseñanza muy beneficiosa. Se ha dado a conocer con claridad de quién procede esta enseñanza: no de los hombres, sino de Aquel a quien el antiguo profeta Isaías llamó ‘Magnífico Instructor’ (Isaías 30:20). Observemos el recordatorio de Jehová que aparece en Isaías 48:17: ‘Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar’. ¿Cómo lo logra? Principalmente mediante el libro más traducido y difundido del mundo, la Biblia, en el que se nos dice en términos inequívocos que ‘toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa’ (2 Timoteo 3:16).

”Hoy la humanidad necesita con urgencia esa enseñanza beneficiosa. ¿Por qué hacemos esta afirmación? Pues bien, ¿qué reconocen las personas reflexivas cuando piensan en la cambiante y desconcertante situación del planeta? Sencillamente esto: aunque los sistemas educativos del mundo se han encargado de la enseñanza de millones de personas, la carencia de valores morales es lamentable y la gente no distingue lo correcto de lo incorrecto (Isaías 5:20, 21). Casi nadie conoce la Biblia. Si bien la tecnología nos permite acceder mediante las computadoras a una superabundancia de información, ¿dónde se halla la respuesta a estas preguntas fundamentales?: ¿cuál es el propósito de la vida?, ¿cómo hemos de interpretar los sucesos de nuestros días?, ¿hay una esperanza sólida para el futuro? y ¿serán realidad algún día la paz y la seguridad? Además, en los estantes de las bibliotecas se encuentran millones de páginas de obras de consulta que tratan casi todo campo del saber humano, pese a lo cual la humanidad repite los mismos errores del pasado. Aumenta el delito. Reaparecen enfermedades que se creían erradicadas, mientras otras, como el sida, se  propagan de manera alarmante. La vida de familia se desintegra a un ritmo desconcertante. La contaminación arruina el medio ambiente. El terrorismo y las armas de destrucción masiva amenazan la paz y la seguridad. Continúan acumulándose problemas sin solución. ¿Qué papel desempeñamos en ayudar al semejante en estos tiempos críticos? ¿Hay alguna enseñanza que explique las causas de las dificultades de la humanidad y que no solo indique cómo tener una vida mejor, sino que también dé una esperanza segura y prometedora para el futuro?

”La comisión bíblica es ‘ir y hacer discípulos de gente de todas las naciones, enseñándoles a observar todas las cosas que mandó Cristo’ (Mateo 28:19, 20). Fue Jesucristo quien dio este mandato tras su muerte y resurrección, cuando recibió toda autoridad en los cielos y sobre la Tierra. La misión trasciende toda actividad fomentada por el hombre. Para Dios, esta obra, que se centra en las necesidades espirituales de quienes están sedientos de justicia, tiene la máxima prioridad. Contamos con razones bíblicas válidas para tomárnosla en serio.

”Por consiguiente, esta actividad debe ser lo más importante en nuestra vida. Con la bendición y la ayuda divinas, se llevará a cabo pese a la gran cantidad de distracciones, obstáculos y fuerzas opositoras religiosas y políticas, todo ello pensado para impedir el progreso de este programa de enseñanza mundial. Tenemos fe y confianza en que esta obra continuará prosperando y se llevará a término. ¿Por qué estamos tan seguros de ello? Porque el Señor Jesucristo prometió que nos acompañaría en el ministerio que Dios nos ha encomendado hasta la conclusión del sistema de cosas.

”Le queda poco tiempo a la humanidad angustiada. Dado que debemos cumplir con nuestra comisión actual antes que llegue el fin, nosotros, los testigos de Jehová, adoptamos la siguiente resolución:

”Primero: Como ministros dedicados, estamos resueltos a mantener en primer lugar en la vida los intereses del Reino y a seguir creciendo espiritualmente. Con ese objeto, pedimos en oración lo que dice Salmo 143:10: ‘Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios’. Para ello tenemos que ser buenos estudiantes y procurar leer la Biblia todos los días, así como estudiar e investigar personalmente. A fin de que nuestro adelantamiento sea manifiesto a todo el mundo, haremos lo posible por prepararnos para las reuniones y asambleas de circuito, de distrito, nacionales e internacionales, así como para beneficiarnos plenamente de ellas (1 Timoteo 4:15; Hebreos 10:23-25).

”Segundo: Con el fin de que Dios nos imparta su enseñanza, nos alimentaremos exclusivamente a su mesa y prestaremos mucha atención a la advertencia bíblica sobre las enseñanzas que extravían de origen demoníaco (1 Corintios 10:21; 1 Timoteo 4:1). Tomaremos precauciones especiales para evitar elementos perjudiciales, entre ellos las falsedades religiosas, los razonamientos vanos, las vergonzosas perversiones sexuales, la plaga de la pornografía, el entretenimiento degradante y todo lo que no ‘vaya de acuerdo con la enseñanza saludable’ (Romanos 1:26, 27; 1 Corintios 3:20; 1 Timoteo 6:3; 2 Timoteo 1:13). Por consideración a las ‘dádivas en hombres’, que tienen la capacidad de enseñar lo que es bueno, respetaremos sinceramente su trabajo y colaboraremos de todo corazón con ellas en sostener las normas morales y espirituales limpias y justas de la Palabra de Dios (Efesios 4:7, 8, 11, 12; 1 Tesalonicenses 5:12, 13; Tito 1:9).

”Tercero: Los padres cristianos nos esforzaremos sin reservas por impartir enseñanza a nuestros hijos, no solo con nuestras palabras, sino también con nuestro ejemplo. Nuestro interés principal es ayudarlos desde la niñez a ‘conocer los santos escritos a fin de que se hagan sabios para la salvación’ (2 Timoteo 3:15). Tendremos muy presente que el criarlos en la disciplina y regulación mental de Jehová les brindará la mejor oportunidad de experimentar el cumplimiento de la promesa divina de que ‘les irá bien y vivirán  largo tiempo sobre la tierra’ (Efesios 6:1-4).

”Cuarto: Cuando tengamos inquietudes o graves problemas, lo primero que haremos será ‘dar a conocer nuestras peticiones a Dios’, con la seguridad de que nos salvaguardará ‘la paz de Dios que supera todo pensamiento humano’ (Filipenses 4:6, 7). Como hemos llegado a estar bajo el yugo de Cristo, hallaremos refrigerio. Gracias a que sabemos que Dios se preocupa por nosotros, no dudaremos en arrojar nuestras inquietudes sobre él (Mateo 11:28-30; 1 Pedro 5:6, 7).

”Quinto: Como prueba de nuestra gratitud a Jehová por el privilegio de ser maestros de su Palabra, redoblaremos los esfuerzos por ‘manejar la palabra de la verdad correctamente’ y ‘efectuar plenamente nuestro ministerio’ (2 Timoteo 2:15; 4:5). Dado que tenemos plena conciencia de lo que está implicado, nuestro deseo sincero es buscar a los merecedores y cultivar la semilla sembrada. Además, daremos realce a nuestra enseñanza dirigiendo eficazmente más estudios bíblicos, lo cual nos hará estar más en consonancia con la voluntad de Dios de que ‘hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad’ (1 Timoteo 2:3, 4).

”Sexto: Durante el siglo pasado y lo que llevamos de este, los testigos de Jehová hemos experimentado en muchos países diversas formas de oposición y persecución, pero Jehová ha estado con nosotros (Romanos 8:31). Su Palabra infalible nos garantiza que no triunfará ‘ningún arma que se forme contra nosotros’ con objeto de estorbar, enlentecer o detener la predicación y la enseñanza (Isaías 54:17). No podemos dejar de hablar la verdad ni en tiempo favorable ni en tiempo dificultoso. Nuestra resolución es cumplir urgentemente con la comisión de predicar y enseñar (2 Timoteo 4:1, 2). Nos hemos fijado el objetivo de dar a conocer lo más plenamente posible las buenas nuevas del Reino de Dios a personas de todas las naciones, para que así continúen teniendo la oportunidad de aprender acerca del medio para conseguir vida eterna en el justo nuevo mundo. Como una multitud unida de maestros de la Palabra de Dios, estamos resueltos a no dejar de seguir el ejemplo del Gran Maestro, Jesucristo, y a reflejar sus cualidades piadosas. Y haremos todo ello para la honra y alabanza de nuestro Magnífico Instructor y Dador de vida, Jehová Dios.

”Aquellos de los presentes que apoyen la adopción de esta resolución digan ¡SÍ!”

Cuando se planteó el último punto de la resolución a los 160.000 presentes en las tres asambleas de Francia y a los 289.000 de las nueve sedes de Italia, se escuchó un atronador “sí” en los múltiples idiomas de la concurrencia.