Ir al contenido

Ir al índice

Mártires de nuestro tiempo dan testimonio en Suecia

Mártires de nuestro tiempo dan testimonio en Suecia

 Los proclamadores del Reino informan

Mártires de nuestro tiempo dan testimonio en Suecia

LA PALABRA griega que se traduce “testigo” es mártyr, de la que procede el término español mártir, el cual significa “persona que padece muerte en testimonio de su religión o de otra causa”. Muchos cristianos del siglo primero dieron testimonio de Jehová al morir por su fe.

De igual manera, en el siglo XX, miles de Testigos murieron a manos de los partidarios de Hitler porque permanecieron neutrales en cuestiones políticas y nacionalistas. Dichos mártires de nuestro tiempo también suministran un poderoso testimonio. Veamos lo que sucedió hace poco en Suecia.

Con ocasión del 50 aniversario del fin de la II Guerra Mundial, el gobierno sueco lanzó una campaña educativa nacional sobre el Holocausto, a la que denominó “Historia viva”. Los testigos de Jehová recibieron la invitación de participar y relatar sus experiencias.

Estos la aceptaron y prepararon una exposición titulada “Las víctimas olvidadas del Holocausto”. Se presentó por primera vez en el Salón de Asambleas de los Testigos de Jehová de Strängnäs. Estuvieron presentes algunos Testigos sobrevivientes del Holocausto, los cuales narraron sus vivencias a los más de ocho mil cuatrocientos visitantes que llegaron el primer día. Para finales de 1999, la exposición se había presentado en más de cien museos y bibliotecas públicas de Suecia, y la habían visto aproximadamente ciento cincuenta mil personas, incluidos varios funcionarios del gobierno, quienes hicieron comentarios favorables sobre lo que observaron.

Ningún otro acontecimiento relacionado con las actividades de los testigos de Jehová de Suecia ha recibido tanta publicidad y tantos comentarios positivos. Muchos visitantes preguntaron: “¿Por qué no nos habían contado sus experiencias del Holocausto anteriormente?”.

Después de haberse presentado la exposición en cierto lugar, una congregación de la zona informó un aumento del 30% en la cantidad de estudios bíblicos. Cierto Testigo invitó a un compañero de trabajo a ver la exhibición. Este aceptó la invitación con gusto y llevó consigo a una amiga. Después, ella dijo que le era difícil entender cómo podía haber personas con una fe tan firme que prefirieran morir antes de firmar un documento en el que renunciaban a sus convicciones religiosas. Luego de varias conversaciones se empezó un estudio de la Biblia con ella.

Al igual que los cristianos del siglo primero, estos fieles mártires del siglo XX han dado testimonio valerosamente de que Jehová es el único Dios verdadero y que es digno de nuestra fe y lealtad inquebrantables (Revelación [Apocalipsis] 4:11).

[Reconocimiento de la página 13]

Prisionero de campo de concentración: Państwowe Muzeum Oświęcim-Brzezinka, por gentileza de USHMM Photo Archives