Ir al contenido

Ir al índice

Instrucción oportuna para ayudar a los jóvenes

Instrucción oportuna para ayudar a los jóvenes

 Estén de pie completos y con firme convicción

Instrucción oportuna para ayudar a los jóvenes

EPAFRAS era un cristiano del siglo primero que viajó a Roma. Sin embargo, tenía buenas razones para seguir pensando en Colosas, una ciudad de Asia Menor. Había predicado las buenas nuevas allí y sin duda había ayudado a algunos colosenses a hacerse discípulos de Jesucristo (Colosenses 1:7). Él estaba muy preocupado por los hermanos cristianos de Colosas, pues desde Roma el apóstol Pablo les escribió: “Epafras [...] les envía sus saludos, y siempre está esforzándose a favor de ustedes en sus oraciones, para que al fin estén de pie completos y con firme convicción en toda la voluntad de Dios” (Colosenses 4:12).

De igual manera, los padres cristianos de la actualidad oran con fervor por el bienestar espiritual de sus hijos y procuran inculcar en su corazón amor a Dios a fin de que estén firmes en la fe.

Muchos jóvenes cristianos han pedido ayuda para superar las dificultades que afrontan en la escuela y en otros lugares. Una muchacha de 15 años dijo: “Nuestros problemas son cada vez más difíciles. La vida es espantosa. Necesitamos ayuda”. ¿Han recibido respuesta las peticiones de estos jóvenes y las oraciones de los padres piadosos? Sí. “El esclavo fiel y discreto” ha suministrado instrucción bíblica (Mateo 24:45). A continuación se mencionan algunas de las publicaciones que les han sido útiles a centenares de miles de jóvenes para estar “de pie completos y con firme convicción”. Examinemos unas cuantas.

“¡Miren! [...¡] quince mil nuevos testigos!”

En agosto de 1941 se reunieron en San Luis (Misuri, E.U.A.) 115.000 personas para celebrar la mayor asamblea de los testigos de Jehová hasta entonces. El último día —el “día de los hijos”—, unos quince mil niños se sentaron cerca de la plataforma para escuchar atentamente a Joseph F. Rutherford, quien habló sobre el tema “Hijos del Rey”. Hacia el final de su discurso, el hermano Rutherford, de 71 años, dijo en tono paternal:

“Niños, ustedes [...] que han concordado en obedecer a Dios y a su Rey, pónganse de pie, por favor.” Todos ellos se levantaron a la vez. “¡Miren! —exclamó el hermano Rutherford—, ¡más de quince mil nuevos testigos del Reino!” El auditorio estalló entonces en aplausos. El orador añadió: “Todos ustedes los que están dispuestos a hacer lo que puedan para hablar a otros acerca del Reino [...], digan sí por favor”. Los niños respondieron con un sonoro “¡Sí!”. Luego, el orador presentó el nuevo libro Hijos, que fue recibido con aplausos prolongados.

Tras aquel discurso conmovedor, una larga fila de niños subió a la plataforma, donde recibieron de manos del hermano Rutherford un ejemplar de la nueva publicación. La escena hizo llorar al auditorio. Uno de los concurrentes dijo: “Solo una persona con el corazón de piedra no se hubiera conmovido al ver a aquellos pequeños [manifestar] confianza y fe absolutas en su Dios, Jehová”.

En aquella memorable asamblea, 1.300 jóvenes se bautizaron en símbolo de su dedicación a Jehová. Muchos de ellos se han mantenido firmes en la fe hasta la fecha. Algunos sirven en congregaciones, otros trabajan como voluntarios en Betel o son misioneros en el extranjero. No cabe duda de que el “día de los hijos” y el libro Hijos dejaron una huella perdurable en el corazón de muchos jóvenes.

“Parecen llegar justo al debido tiempo”

Durante la década de 1970, los testigos de Jehová publicaron tres libros más que llegaron al corazón de centenares de miles de niños y adolescentes: Escuchando al Gran Maestro, Tu juventud... aprovechándola de la mejor manera y Mi libro de historias bíblicas. En 1982 empezó a aparecer en la revista ¡Despertad! la serie “Los jóvenes preguntan...”. Dichos artículos provocaron una reacción positiva en el corazón de personas  de todas las edades. “Todas las noches doy gracias a Dios porque se publican”, dijo un muchacho de 14 años. “Me encantan los artículos —indicó una chica de 13 años—, y parecen llegar justo al debido tiempo.” Tanto los padres como los ancianos cristianos nombrados concuerdan en que estos artículos han sido oportunos y provechosos.

Para 1989 ya se habían publicado en ¡Despertad! unos doscientos artículos de la serie “Los jóvenes preguntan...”. Ese año, en la Asamblea de Distrito “Devoción Piadosa” se presentó el libro Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas. ¿Ha ayudado esta publicación a los adolescentes a mantenerse firmes en la fe? Tres chicos escribieron: “Este libro ha sido un maravilloso recurso para entender nuestros problemas y saber cómo hacerles frente. Gracias por interesarse en nuestro bienestar”. Muchos jóvenes lectores de todo el mundo concuerdan con este comentario.

“Sació nuestra hambre”

En 1999, los testigos de Jehová produjeron otro instrumento oportuno para educar a la juventud: la videocinta Los jóvenes preguntan... ¿Cómo puedo conseguir amigos verdaderos? Esta cinta fue acogida con entusiasmo. “Me llegó directamente al corazón”, señaló una joven de 14 años. “Será una parte regular de nuestra dieta espiritual”, comentó una madre sola. “Es conmovedor saber que nuestro mejor Amigo, Jehová, ama de verdad a los jóvenes de su organización mundial y se interesa por ellos”, expresó una joven esposa.

¿Qué ha logrado el vídeo? Algunos chicos dicen: “Me ha ayudado a vigilar mis compañías, a ensancharme en la congregación y a ser amigo de Jehová”. “Me ha dado valor para no ceder a la influencia de otros jóvenes.” “Ha fortalecido mi resolución de servir a Jehová de la mejor manera posible.” Un matrimonio escribió: “Muchas gracias por suministrarnos este ‘alimento’. Sació nuestra hambre”.

Fiel a la comisión que Dios le ha dado, “el esclavo fiel y discreto” ungido ha suministrado alimento espiritual oportuno para todos los que lo aceptan. Y cuánta alegría sentimos al ver que la instrucción bíblica está ayudando a los jóvenes a estar “de pie completos y con firme convicción en toda la voluntad de Dios”.