Ir al contenido

Ir al índice

Cómo formar una familia fuerte espiritualmente

Cómo formar una familia fuerte espiritualmente

 Cómo formar una familia fuerte espiritualmente

“Sigan criándolos en la disciplina y regulación mental de Jehová.” (EFESIOS 6:4.)

1. ¿Cuál era el propósito de Dios para la familia, pero qué sucedió?

“SEAN fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra.” (Génesis 1:28.) Con estas palabras dirigidas a Adán y Eva, Jehová Dios dio origen a la institución familiar (Efesios 3:14, 15). Aquella primera pareja podía prever para el futuro una Tierra llena de sus descendientes, una familia extendida de personas perfectas que vivirían felices en un paraíso terrestre adorando unidas a su Magnífico Creador. Pero Adán y Eva cayeron en el pecado, y la Tierra no se llenó de gente justa y temerosa de Dios (Romanos 5:12). Al contrario, la familia humana se deterioró enseguida, y han predominado, sobre todo en estos “últimos días”, el odio, la violencia y la falta de “cariño natural” (2 Timoteo 3:1-5; Génesis 4:8, 23; 6:5, 11, 12).

2. ¿Qué capacidades tenían los descendientes de Adán, pero qué haría falta para formar una familia fuerte espiritualmente?

2 Dios había creado a Adán y Eva a Su imagen. Aunque Adán ya era pecador, Jehová le permitió tener hijos (Génesis 1:27, 5:1-4). Los descendientes del primer hombre poseían, al igual que su padre, la facultad moral y la capacidad de aprender  a distinguir lo correcto de lo incorrecto. Era posible mostrarles cómo adorar a su Creador, y también la importancia de amarlo con todo el corazón, alma, mente y fuerzas (Marcos 12:30; Juan 4:24; Santiago 1:27). Además, se les podía enseñar a “ejercer justicia y amar la bondad y ser modesto[s] al andar con [...] Dios” (Miqueas 6:8). No obstante, al ser pecadores, habrían de prestar considerable atención para formar una familia fuerte en sentido espiritual.

Compremos el tiempo

3. ¿Cómo pueden los padres ‘comprar el tiempo’ a fin de criar hijos cristianos?

3 En estos tiempos críticos y complejos, hay que luchar mucho para que los hijos sean “amadores de Jehová” que de verdad “odien lo que es malo” (Salmo 97:10). Los padres prudentes ‘comprarán el tiempo’ a fin de acometer esta difícil tarea (Efesios 5:15-17). Si somos padres, ¿cómo podemos hacerlo? Primero, fijemos prioridades, prestando atención a “las cosas más importantes”, entre ellas la enseñanza y la preparación de nuestros hijos (Filipenses 1:10, 11). Segundo, simplifiquemos nuestro estilo de vida. Tal vez debamos dejar de lado actividades que no son realmente necesarias o deshacernos de posesiones superfluas cuyo mantenimiento consume tiempo. Los padres cristianos nunca se lamentarán de haber hecho lo preciso para criar hijos temerosos de Dios (Proverbios 29:15, 17).

4. ¿Cómo se mantendrá unida a la familia?

4 Pasar tiempo con los hijos, sobre todo cuando se dedica a cuestiones espirituales, bien merece la pena y es una de las mejores maneras de mantener unida a la familia. Pero no han de dejarlo a la casualidad. Deben programar los momentos que pasarán juntos. Con ello no queremos decir que se limiten a estar en la misma casa haciendo cada uno sus cosas. Los niños se crían mejor si se les da atención personal a diario. No deben escatimarse el amor y el interés. Los matrimonios han de reflexionar con seriedad sobre la importante responsabilidad de tener descendencia antes incluso de decidirse a ser padres (Lucas 14:28). Así no considerarán una carga la crianza de los hijos, sino un feliz privilegio (Génesis 33:5; Salmo 127:3).

Enseñemos de palabra y mediante el ejemplo

5. a) ¿Qué es lo primero que hay que hacer para enseñar a los hijos a amar a Jehová? b) ¿Qué consejo se da a los padres en Deuteronomio 6:5-7?

5 Lo primero que hay que hacer para enseñar a los hijos a amar a Jehová es amarlo uno mismo. El amor intenso a Dios nos motivará a obedecer fielmente todas sus instrucciones, entre ellas la de criar a los hijos “en la disciplina y regulación mental de Jehová” (Efesios 6:4). Dios aconseja a los padres que den el ejemplo a sus hijos, se comuniquen con ellos y les enseñen. Deuteronomio 6:5-7 dice: “Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza vital. Y estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes”. Mediante la exhortación y repetición frecuentes, conseguiremos inculcar en nuestros hijos los mandamientos de Dios. De ese modo, ellos percibirán el amor que sentimos por Jehová, lo cual los inducirá a cultivar también una relación íntima con él (Proverbios 20:7).

6. ¿Cómo aprovecharán los padres el hecho de que los niños aprenden por el ejemplo?

6 Los niños ansían aprender. Escuchan y observan todo con suma atención, y enseguida imitan el ejemplo de los padres. Cuando estos no son materialistas, ayudan a sus hijos a seguir el consejo de Jesús. De ese modo les enseñan a no inquietarse por las posesiones materiales, sino a ‘buscar primero el Reino de Dios’ (Mateo 6:25-33). Al entablar conversaciones sanas y edificantes sobre la verdad bíblica, la congregación de Dios y los ancianos nombrados, enseñamos a nuestra prole a respetar a Jehová y valorar sus provisiones espirituales. Como los  niños perciben enseguida las contradicciones, la instrucción oral debe estar respaldada por una conducta y una actitud que demuestren la profunda estima que sentimos por los asuntos espirituales. Es una extraordinaria bendición para los padres ver que su buen ejemplo tiene como efecto que sus hijos aman sin reservas a Jehová (Proverbios 23:24, 25).

7, 8. ¿Qué experiencia demuestra el valor de enseñar a los hijos desde temprana edad, y a quién se debe atribuir el mérito por los buenos resultados?

7 Una experiencia de Venezuela demuestra el valor de educar a los hijos desde temprana edad (2 Timoteo 3:15). Se trata del caso de un matrimonio joven, Félix y Mayerlín, ambos ministros precursores. Cuando nació su hijo, Felito, los dos deseaban hacer todo lo posible por criarlo como verdadero adorador de Jehová. Mayerlín le leía en voz alta a su pequeño de la obra Mi libro de historias bíblicas, editada por los testigos de Jehová. A temprana edad, el niño parecía reconocer a Moisés y otros personajes dibujados en el libro.

8 Siendo todavía bastante pequeño, Felito empezó a dar testimonio por sí solo. Cumplió su deseo de ser publicador del Reino y más adelante se bautizó. Con el tiempo emprendió el precursorado regular. Sus padres dicen que ‘al ver progresar a su hijo, se dan cuenta de que se lo deben a Jehová y las instrucciones que él da’.

Ayudemos a los niños a crecer espiritualmente

9. ¿Por qué deberíamos estar agradecidos por la instrucción espiritual que recibimos mediante la clase del esclavo fiel y discreto?

9 Existen decenas de revistas, cientos de libros y miles de sitios de Internet que ofrecen consejo sobre la crianza de los hijos. Muchas veces, “la información es contradictoria —dice un número especial de Newsweek dedicado a la infancia—. Más desconcertante aún es que aquello en lo que te parece que puedes confiar resulta totalmente erróneo”. ¡Qué agradecidos estamos de que Jehová haya suministrado medios en abundancia para la instrucción y el desarrollo espiritual de las familias! ¿Aprovechamos a plenitud todo lo que se pone a nuestra disposición mediante la clase del esclavo fiel y discreto? (Mateo 24:45-47.)

10. ¿Cómo beneficia a padres e hijos un estudio bíblico de familia eficaz?

10 Una necesidad muy importante es el estudio bíblico de familia constante, sistemático, en un ambiente informal. Para que sea instructivo, agradable y animador, hace falta buena preparación. Los padres que consiguen que sus hijos se sinceren con ellos se enteran de lo que tienen en el corazón y la mente. Una manera de determinar la eficacia del estudio de familia es observar si todos en la casa están deseando que llegue.

11. a) ¿Cuáles son algunas metas que los padres pueden animar a sus hijos a ponerse? b) ¿En qué resultó que una niña japonesa procurara alcanzar su objetivo?

11 Las metas bíblicas contribuyen de igual modo a la fortaleza espiritual de la familia, y los padres deben ayudar a sus hijos a fijárselas. Algunos objetivos adecuados son la lectura diaria de la Biblia, ser un publicador regular de las buenas nuevas y progresar hasta la dedicación y el bautismo. Otros podrían ser el servicio de tiempo completo como precursor, betelita o misionero. Mientras estudiaba en la escuela primaria, una niña japonesa de nombre Ayumi se hizo el propósito de dar testimonio a todos los de su clase. Con el objeto de despertar el interés de su maestra y compañeros, consiguió permiso para poner varias publicaciones bíblicas en la biblioteca. Como consecuencia, dirigió trece estudios bíblicos durante los seis años de enseñanza primaria. Una de sus estudiantes y varios miembros de la familia de esta se hicieron cristianos bautizados.

12. ¿Cómo pueden los niños beneficiarse al máximo de las reuniones cristianas?

12 La asistencia asidua a las reuniones es también necesaria para gozar de una salud espiritual fuerte. El apóstol Pablo aconsejó a sus hermanos en la fe que ‘no abandonaran el reunirse, como algunos tenían por costumbre’.  No adoptemos esa costumbre, pues tanto los jóvenes como los adultos nos beneficiamos muchísimo de estar siempre presentes en las reuniones cristianas (Hebreos 10:24, 25; Deuteronomio 31:12). Ha de enseñarse a los niños a escuchar con atención. Es asimismo fundamental la preparación para las reuniones, pues el mayor beneficio de ellas se obtiene cuando se participa activamente dando comentarios. Aunque un niño pequeño tal vez empiece diciendo un par de palabras o leyendo un poco del párrafo, será más beneficioso que se le enseñe a buscar las respuestas y expresarlas en sus propios términos. ¿Sirven de ejemplo ustedes, los padres, al participar con frecuencia, dando comentarios bien pensados? También es conveniente que cada miembro de la familia tenga una Biblia, un cancionero y un ejemplar de la publicación que se esté analizando.

13, 14. a) ¿Por qué deben salir los padres al ministerio con sus hijos? b) ¿Qué contribuirá a que el servicio del campo sea beneficioso y gozoso para los niños?

13 Los padres prudentes encauzarán las energías juveniles de sus hijos en el servicio de Jehová y los ayudarán a colocar la predicación en un lugar importante en su vida (Hebreos 13:15). Salir al ministerio con ellos es la única manera que tienen los padres de asegurarse de que reciben la preparación necesaria para ser ministros “que no tiene[n] de qué avergonzarse, que maneja[n] la palabra de la verdad correctamente” (2 Timoteo 2:15). ¿Y usted? Si tiene hijos, ¿los ayuda a prepararse para el servicio del campo? De este modo contribuirá a que el ministerio sea para ellos gozoso, significativo y productivo.

14 ¿Por qué beneficia tanto a padres como a hijos salir juntos al servicio del campo? De este  modo, los pequeños se fijan en el buen ejemplo de sus padres y lo imitan. Al mismo tiempo, los padres observan la actitud, el comportamiento y la aptitud de los niños. Participemos con nuestros hijos en las distintas facetas del ministerio. De ser posible, que cada uno de ellos cuente con su maletín o bolso para la predicación, y enseñémosles a mantenerlo ordenado y presentable. La preparación y el estímulo constantes infundirán verdadera estima por el ministerio, y los niños verán la predicación como un medio de demostrar amor a Dios y al prójimo (Mateo 22:37-39; 28:19, 20).

Conservemos la espiritualidad

15. Dado que es tan importante conservar la espiritualidad de la familia, ¿cuáles son algunas maneras de hacerlo?

15 Es muy importante conservar la espiritualidad de la familia (Salmo 119:93). Una manera de hacerlo es hablando de asuntos espirituales con ella en toda oportunidad. ¿Analizamos todos juntos el texto bíblico diario? ¿Tenemos la costumbre de comentar las experiencias del servicio del campo o los puntos de las últimas  revistas La Atalaya y ¡Despertad! ‘cuando andamos por el camino’? ¿Nos acordamos de dar gracias a Jehová en oración por cada día de vida y por sus abundantes provisiones ‘cuando nos acostamos y cuando nos levantamos’? (Deuteronomio 6:6-9.) Ver el amor a Dios reflejado en todo lo que hacemos ayuda a los niños a vivir la verdad.

16. ¿De cuánto valor es animar a los niños a hacer sus propias investigaciones?

16 Habrá ocasiones en que los niños necesiten dirección para salir airosos de los problemas y las dificultades que se les presentan. En lugar de siempre decirles cómo proceder, ¿por qué no enseñarles a averiguar lo que piensa Dios animándoles a hacer sus propias investigaciones? Enseñar a los niños a aprovechar bien todas las herramientas y las publicaciones que Jehová suministra mediante el “esclavo fiel”, les ayudará a cultivar una relación estrecha con Él (1 Samuel 2:21b). Y cuando ellos comparten con el resto de la familia los beneficios de su investigación bíblica, aumenta más la espiritualidad de todos.

Confiemos de lleno en Jehová

17. ¿Por qué no deben pensar los padres solos que no van a ser capaces de criar a sus hijos como cristianos?

17 ¿Qué decir de las familias con uno solo de los progenitores? Se encaran a más dificultades a la hora de criar a los niños. Pese a ello, padres solos, no se desanimen. Pueden lograrlo, como lo indican los muchos casos de otros padres en la misma situación que han confiado en Dios, han aplicado obedientemente su consejo y han tenido buenos hijos, fuertes en sentido espiritual (Proverbios 22:6). Por supuesto, los cristianos que son padres solos deben depositar su absoluta confianza en Jehová y tener fe en que él los ayudará (Salmo 121:1-3).

18. ¿A qué necesidades mentales y físicas de sus hijos deben prestar atención los padres, pero en qué ha de hacerse hincapié?

18 Los padres prudentes comprenden que ‘hay tiempo de reír y tiempo de dar saltos’ (Eclesiastés 3:1, 4). De capital importancia para la formación mental y física de los niños son los momentos de esparcimiento y las actividades recreativas sanas y equilibradas. Escuchar música edificante y, sobre todo, entonar cánticos de alabanza a Dios ayudará a los niños a tener una actitud sana, algo que puede desempeñar un importante papel en que fortalezcan su relación con Jehová (Colosenses 3:16). La juventud también es la etapa en la que prepararse para ser un adulto que tema a Dios, de modo que se continúe disfrutando de la vida para siempre en un paraíso terrestre (Gálatas 6:8).

19. ¿Por qué pueden confiar los padres en que Jehová bendecirá lo que hagan por educar a sus hijos?

19 Jehová desea que todas las familias sean fuertes espiritualmente y estén unidas. Si amamos de verdad a Dios y hacemos lo posible por obedecer su Palabra, él bendecirá nuestro empeño y nos dará la fuerza necesaria para seguir su consejo inspirado (Isaías 48:17; Filipenses 4:13). Recordemos que la oportunidad que tenemos ahora de enseñar y educar a nuestros hijos es limitada y no se repetirá. Hagamos lo sumo posible por poner en práctica el consejo de la Palabra de Dios, y Jehová bendecirá nuestro empeño por formar una familia fuerte en sentido espiritual.

¿Qué aprendimos?

• ¿Por qué es de tanta importancia en la crianza de los hijos el comprar el tiempo?

• ¿Por qué es fundamental el buen ejemplo de los padres?

• ¿Cuáles son algunas maneras importantes de ayudar a los hijos a crecer en sentido espiritual?

• ¿Cómo puede conservarse la espiritualidad de la familia?

[Preguntas del estudio]

[Ilustraciones de las páginas 24 y 25]

Las familias fuertes espiritualmente estudian con regularidad la Palabra de Dios, van a las reuniones cristianas y salen juntas al ministerio