Ir al contenido

Ir al índice

¿Podemos acercarnos a un Dios invisible?

¿Podemos acercarnos a un Dios invisible?

 ¿Podemos acercarnos a un Dios invisible?

“¿Cómo puedo tener una relación estrecha con alguien a quien no puedo ver?”, quizá nos preguntemos. Es una pregunta lógica. Pero pensemos en lo siguiente:

¿CUÁNTO importa la visión para cultivar relaciones afectuosas y perdurables? ¿No son igualmente importantes, si no más, otros factores no visibles? Claro que sí. Por esa razón algunas personas han cultivado buenas amistades por correspondencia. En sus cartas han comunicado con sinceridad sus gustos, aversiones, metas, principios, sentido del humor y otros intereses o rasgos de la personalidad.

La gente ciega también demuestra que la visión no es imprescindible para cultivar una relación estrecha. Pensemos en el ejemplo de Edward y Gwen, un matrimonio de dos personas invidentes. * Edward conoció a Gwen en una escuela para ciegos, donde ella también estudiaba. Edward admiró las cualidades de Gwen, especialmente su honradez en el habla y la conducta, y su excelente actitud con respecto al trabajo. Por otro lado, Gwen se sintió atraída por Edward debido a que, como ella dijo, “tenía todas las cualidades que, según me enseñaron, eran importantes”. Se hicieron novios y a los tres años se casaron.

“Cuando estamos con otra persona —dice Edward— la ceguera no es obstáculo para que cultivemos una relación con ella. No nos vemos, pero los sentimientos no son ciegos.” Cincuenta y siete años más tarde, él y su esposa aún están profundamente enamorados. Explican que el secreto de su maravillosa relación depende de, al menos, cuatro factores: 1) valorar las cualidades de la otra persona, 2) reflexionar sobre ellas y sentirse atraído por ellas, 3) mantener una buena comunicación y 4) hacer cosas juntos.

Estos cuatro factores son esenciales para conseguir una buena relación, ya sea entre amigos, cónyuges o, lo que es más importante, entre los seres humanos y Dios. En el artículo siguiente veremos cómo pueden ayudarnos estos factores a cultivar una estrecha relación con Dios, aunque no podamos verle. *

[Notas]

^ párr. 4 Los nombres se han cambiado.

^ párr. 6 A diferencia de las relaciones humanas, la relación con Dios se fundamenta en la fe en su existencia (Hebreos 11:6). El libro ¿Existe un Creador que se interese por nosotros?, editado por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc., analiza a fondo la base para tener una fe fuerte en Dios.