Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA | ¿DÓNDE PODEMOS HALLAR CONSUELO?

Cómo nos consuela Dios

Cómo nos consuela Dios

El apóstol Pablo dijo que Jehová * es “el Dios de todo consuelo, que nos consuela en toda nuestra tribulación” (2 Corintios 1:3, 4). Con estas palabras, la Biblia asegura que Dios puede ayudarnos a todos y que, por terrible que sea una situación, nuestro Padre celestial puede consolarnos.

Claro, hay algo que debemos hacer si queremos que Dios nos consuele. Piense en esto: ¿cómo puede ayudarnos un médico si no le pedimos una cita? El profeta Amós hizo una pregunta parecida: “¿Andarán dos juntos a menos que se hayan encontrado por cita?” (Amós 3:3). Por eso, las Escrituras nos recomiendan: “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes” (Santiago 4:8).

¿Cómo podemos estar seguros de que Dios se acercará a nosotros? En primer lugar, él mismo nos asegura una y otra vez que quiere ayudarnos (vea  el recuadro de la página siguiente). Y en segundo lugar, tenemos el testimonio confiable de personas a quienes Dios ha consolado en el pasado y en la actualidad.

El rey David, como tantas personas hoy, vivió muchas tragedias y buscó la ayuda de Dios. Le imploró: “Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti por ayuda”. ¿Le respondió Jehová? Sí, pues David añadió: “Me ha ayudado, de modo que mi corazón se alboroza” (Salmo 28:2, 7).

¿QUÉ PAPEL DESEMPEÑA JESÚS EN EL CONSUELO?

Dios quiso que Jesús tuviera un papel clave a la hora de dar consuelo. Entre otras cosas, Jehová le asignó “vendar a los quebrantados de corazón” y “consolar a todos los que están de duelo” (Isaías 61:1, 2). Tal como se había predicho, Jesús mostró especial interés por “todos los que se afanan y están cargados” (Mateo 11:28-30).

Jesús consolaba a la gente con buenos consejos, tratándola con amabilidad y, en algunos casos, hasta curando sus enfermedades. En cierta ocasión, un leproso le rogó: “Si tan solo quieres, puedes limpiarme”. Jesús se conmovió y le dijo: “Quiero. Sé limpio” (Marcos 1:40, 41). Y el leproso se curó.

 Aunque el Hijo de Dios ya no está en la Tierra, su Padre, “el Dios de todo consuelo”, sigue consolando a los que sufren (2 Corintios 1:3). ¿Cómo lo hace? Veamos cuatro formas principales.

  • La Biblia. “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza” (Romanos 15:4).

  • El espíritu santo. ¿Qué permitió a los cristianos disfrutar de un período de paz poco después de la muerte de Jesús? La Biblia dice que la congregación cristiana “andaba en el temor de Jehová y en el consuelo del espíritu santo” (Hechos 9:31). El espíritu santo o fuerza activa de Dios tiene muchísimo poder, y Dios puede emplearlo para consolar a cualquier persona en cualquier situación.

  • La oración. La Biblia dice: “No se inquieten por cosa alguna”. Y aconseja: “Dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales” (Filipenses 4:6, 7).

  • La hermandad cristiana. Otros cristianos pueden ser verdaderos amigos a los que acudir en busca de consuelo. El apóstol Pablo describió a sus compañeros como “un socorro fortalecedor” en momentos de “necesidad y tribulación” (Colosenses 4:11; 1 Tesalonicenses 3:7).

Tal vez se pregunte si estas ayudas realmente funcionan. Examinemos más de cerca las historias de las personas mencionadas en el artículo anterior. Al igual que ellas, usted verá que Dios sigue cumpliendo esta hermosa promesa: “Como un hombre a quien su propia madre sigue consolando, así yo mismo seguiré consolándolos a ustedes” (Isaías 66:13).

^ párr. 3 La Biblia dice que el nombre de Dios es Jehová.