Ir al contenido

Ir al índice

 EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO

Los animales

Los animales

Tanto si nos gustan como si no, los animales son parte de nuestra vida. ¿Rendiremos cuentas por la forma en que los tratamos?

¿Cómo debemos tratar a los animales?

LO QUE DICE LA GENTE

Algunos piensan que los animales están a nuestra disposición, mientras que otros creen que se les debería tratar casi como a personas.

  • Un conocido defensor de los animales opina que estos deberían disfrutar del “derecho fundamental a no ser tratados exclusivamente como recursos o bienes económicos” y que deberíamos dejar de tratarlos “como simples objetos”.

  • Un caso que llamó mucho la atención fue el de la multimillonaria Leona Helmsley, quien legó 12 millones de dólares a su perro y dejó escrito en su testamento que cuando el animal muriera, lo enterraran junto a ella.

Ahora bien, ¿cómo cree usted que debe tratarse a los animales?

LO QUE DICE LA BIBLIA

El Creador de la vida, Jehová, ordenó a los seres humanos: “Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Génesis 1:28, La Biblia Latinoamérica, 2011). Es razonable concluir que para Dios los humanos son superiores a los animales.

Justo antes del versículo citado encontramos una declaración que apoya esta idea. La Biblia dice que “Dios procedió a crear al hombre a su imagen, [...] macho y hembra los creó” (Génesis 1:27).

Como dice este versículo, Dios nos hizo para que manifestemos cualidades como las suyas. Por eso desplegamos sabiduría, justicia y amor de un modo especial. Además, tenemos un sentido del bien y el mal, así como una necesidad espiritual, algo que los animales no tienen porque no fueron hechos a la imagen de Dios. Los animales son inferiores a nosotros, y Dios no espera que los tratemos como a un ser humano.

¿Significa esto que los podemos maltratar? Por supuesto que no.

  • En la Ley que dio a los israelitas, Dios les ordenó que cuidaran y protegieran a sus animales, que les dieran suficiente alimento y que los dejaran descansar (Éxodo 23:4, 5; Deuteronomio 22:10; 25:4).

“Seis días has de hacer tu trabajo; pero el séptimo día has de desistir, para que descansen tu toro y tu asno.” (Éxodo 23:12)

 ¿Es pecado matar animales?

LO QUE DICE LA GENTE

Quienes practican la caza o la pesca deportiva lo hacen por la emoción que les produce capturar una presa. Pero otras personas piensan igual que el escritor ruso León Tolstói, para quien matar y comer animales era “sencillamente inmoral”.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Dios nos permite matar animales si suponen una amenaza (Éxodo 21:28). Además, Jehová dijo: “Todo animal moviente que está vivo puede servirles de alimento” (Génesis 9:3). El propio Jesús ayudó a sus discípulos a pescar para comer (Juan 21:4-13). Y la Biblia muestra que también podemos matar animales para obtener abrigo (Marcos 1:6).

Sin embargo, la Biblia dice claramente que Dios “odia a cualquiera que ama la violencia” (Salmo 11:5). Así que es obvio que Dios no quiere que matemos animales tan solo por placer o deporte.

La Biblia nos enseña que la vida de los animales tiene un gran valor para Dios.

  • En el relato de la creación leemos: “Dios procedió a hacer la bestia salvaje de la tierra según su género y el animal doméstico según su género y todo animal moviente del suelo según su género. Y Dios llegó a ver que era bueno” (Génesis 1:25).

  • De Jehová se dice: “Él está dando a las bestias su alimento” (Salmo 147:9). En el ecosistema que Dios creó, los animales hallan refugio y alimento en abundancia.

  • David, el rey de Israel, dijo en una oración: “A hombre y bestia salvas, oh Jehová” (Salmo 36:6). En el Diluvio, por ejemplo, Jehová mantuvo con vida a ocho personas y a multitud de animales de todas clases (Génesis 6:19).

Como hemos visto, Jehová valora a los animales y espera que nosotros también los tratemos con la debida consideración.

“El justo está cuidando del alma de su animal doméstico.” (Proverbios 12:10)