Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA

¿Existe Dios? ¿Acaso importa?

¿Existe Dios? ¿Acaso importa?

Ante la pregunta de si Dios existe, muchos piensan que no hay respuesta o que no importa. Hervé, que se crió en Francia, dice: “Aunque yo no diría que soy ateo o agnóstico, no soy creyente. Pienso que el mejor modo de vivir es dejarse llevar por el sentido común, y para eso no hace falta creer en un dios”.

Por otro lado, hay quienes se sienten como se sentía John, que vive en Estados Unidos. Él comenta: “Mis padres no creían en Dios, y yo no sabía qué pensar. En ocasiones me preguntaba si Dios existía o no”.

Y usted, ¿se ha preguntado si Dios existe? Y si existe, ¿le daría eso más sentido a la vida? Tal vez se haya topado con realidades que son difíciles de explicar si la vida no tuviera un creador. Por ejemplo, los científicos dicen que la vida en la Tierra solo es posible gracias al delicado equilibrio que hay en la naturaleza. Además, las pruebas demuestran que la vida no puede surgir de materia inanimada (vea el recuadro “ Examine las pruebas”).

Piense en los dos hechos irrefutables que acabamos de mencionar. Son como pistas que nos conducen a un tesoro. Y es que quien encuentra pruebas de que Dios existe y llega a conocerlo bien tiene una vida mucho mejor. Veamos por qué.

 1. LA VIDA COBRA PROPÓSITO

Si la vida tiene un propósito mayor que nacer, crecer, reproducirse y morir, es lógico que queramos saber cuál es y cómo podemos cumplirlo. Pues para eso primero tenemos que entender una verdad fundamental: si Dios existe o no. Si existe y no lo sabemos, nos estaríamos perdiendo la verdad más importante del universo.

Las Escrituras dicen que Dios es la fuente de la vida (Revelación [Apocalipsis] 4:11). ¿Por qué da sentido a nuestra vida conocer esa verdad? Veámoslo en la Biblia.

Las Escrituras dicen que Dios nos hizo “a su imagen”, es decir, para que reflejáramos su personalidad (Génesis 1:27). En este sentido, el hombre es único en comparación con el resto de las criaturas del planeta. Pero la Biblia va más allá, pues nos muestra que Dios quiere que seamos sus amigos (Santiago 2:23). ¿Qué pudiera dar más sentido a nuestra vida que ser amigos del Creador?

¿Qué significa ser amigo de Dios? Los amigos del Creador pueden hablar directamente con él con la seguridad de que los escuchará y ayudará (Salmo 91:15). Si somos sus amigos, sabremos lo que piensa sobre muchos asuntos y esto nos ayudará a comprender mejor las grandes cuestiones de la vida.

Si Dios existe y no lo sabemos, nos estaríamos perdiendo la verdad más importante del universo

2. NOS LIBRA DE LA INQUIETUD

A algunas personas les cuesta creer en Dios por el sufrimiento que hay en el mundo. Se preguntan: “¿Por qué un Dios todopoderoso permite la maldad y deja que la gente sufra?”.

La Biblia da una respuesta tranquilizadora: Dios nunca quiso que los humanos sufriéramos. Cuando creó al hombre no existían ni el dolor ni la muerte (Génesis 2:7-9, 15-17). ¿Le cuesta creerlo? ¿Cree que es un cuento? Pues bien, si el Creador es todopoderoso y si, como la Biblia dice, su principal cualidad es el amor, entonces se esperaría que quisiera darnos una vida de esa clase.

¿Y qué pasó? ¿Por qué estamos como estamos? La Biblia explica que Dios creó al ser humano con la capacidad de escoger su camino. No somos robots programados para obedecerle. La primera pareja humana fue egoísta y decidió desobedecer a Dios (Génesis 3:1-6, 22-24). Y ahora nosotros, sus descendientes, sufrimos las amargas consecuencias de aquella elección.

Nos consuela saber que Dios nunca quiso que sufriéramos. Pero, también queremos que se acabe esta situación. Necesitamos una solución para el futuro.

 3. NOS DA ESPERANZA

En cuanto Adán y Eva se rebelaron, Dios prometió que con el tiempo su proyecto original para la Tierra se cumpliría. Puesto que es todopoderoso, nadie puede impedirle que haga su voluntad (Isaías 55:11). Dentro de poco, Dios eliminará las secuelas de aquella rebelión. La humanidad le servirá para siempre, y la Tierra será lo que siempre quiso que fuera: un paraíso.

¿Cómo le afectará eso a usted? Veamos tan solo dos promesas bíblicas de lo que Dios se propone hacer en el futuro.

  • UN MUNDO EN PAZ Y SIN MALDAD. “Dentro de poco no habrá malvados; podrás buscar y rebuscar, pero no encontrarás uno solo. En cambio, la gente humilde recibirá la tierra prometida y disfrutará de mucha paz.” (Salmo 37:10, 11, Traducción en lenguaje actual.)

  • UN MUNDO SIN ENFERMEDAD NI MUERTE. “Y ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’.” (Isaías 33:24.) “Él realmente se tragará a la muerte para siempre, y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro.” (Isaías 25:8.)

¿Por qué podemos confiar en las promesas de la Biblia? Porque muchas de sus profecías ya se han cumplido. Con todo, saber que habrá un alivio en el futuro no nos libra de los problemas que tenemos hoy. ¿Puede Dios hacer algo más por nosotros ahora?

4. NOS AYUDA A SUPERAR PROBLEMAS Y A TOMAR DECISIONES

Dios nos da guía para superar los problemas y tomar buenas decisiones. No todas las decisiones son importantes, pero algunas afectarán toda nuestra vida. Nadie puede darnos mejores consejos que los que Dios nos ofrece. Él ve las cosas desde una perspectiva más elevada y además es nuestro Creador. Por eso, sabe mejor que nadie lo que más nos conviene.

En la Biblia están los pensamientos de Dios, aunque para escribirla inspiró a varios hombres. En ella encontramos la siguiente declaración: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar” (Isaías 48:17, 18).

El poder de Dios no tiene fin, y él quiere usarlo para ayudarnos. La Biblia lo describe como un padre cariñoso que desea cuidarnos. Por eso en ella leemos: “El Padre en el cielo [dará] espíritu santo a los que le piden” (Lucas 11:13). Su poder, su espíritu, nos guía y nos fortalece.

¿Qué puede hacer usted para que Dios lo ayude? La propia Biblia responde: “Para ser amigos de Dios, hay que creer que él existe y que sabe premiar a los que buscan su amistad” (Hebreos 11:6, Traducción en lenguaje actual, 2005). Si quiere convencerse de que Dios existe, examine las pruebas por sí mismo.

 ¿POR QUÉ NO SE DA UNA OPORTUNIDAD?

Para conocer a Dios se necesita tiempo. Pero si se esfuerza por hacerlo, obtendrá buenos resultados. Piense en el ejemplo de Xiujin Xiao, nacido en China y que ahora vive en Estados Unidos. Él comenta: “Aunque creía en la evolución, sentía curiosidad por la Biblia. Así que empecé a estudiarla con los testigos de Jehová. En mi último año de carrera estaba tan ocupado que dedicaba poco tiempo a la Biblia. Y me sentí peor. Pero volví a ser feliz cuando de nuevo le di a mi estudio bíblico la importancia que debía”.

¿Le gustaría conocer mejor a Jehová, nuestro Creador? ¿Por qué no se da una oportunidad y hace su propia investigación?