Ir al contenido

Ir al índice

 TEMA DE PORTADA | LA BIBLIA: ¿UN LIBRO PARA LA GENTE DE HOY?

Valores para ayer, para hoy y para siempre. El amor

Valores para ayer, para hoy y para siempre. El amor

CONSEJO BÍBLICO. “Vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión.” (Colosenses 3:14.)

LOS BENEFICIOS. La clase de amor de la que más se habla en la Biblia no es el amor romántico, el de pareja, sino el que se basa en principios, es decir, el amor que viene acompañado de cualidades como la compasión, el perdón, la humildad, la lealtad, la amabilidad, la apacibilidad y la paciencia (Miqueas 6:8; Colosenses 3:12, 13). A diferencia del enamoramiento, que se va enfriando con el tiempo, ese amor crece cada vez más y más.

Brenda, que lleva casi treinta años de matrimonio, asegura: “El amor que sienten los recién casados no es nada en comparación con el que pueden llegar a sentir con el paso de los años”.

Sam, casado por más de doce años, dijo: “A mi mujer y a mí siempre nos ha sorprendido lo sencillos y efectivos que son los consejos de la Biblia. Si los pones en práctica, las cosas marchan mejor, aunque reconozco que no siempre lo logro, sobre todo cuando estoy cansado o muy sensible, o cuando me siento un poco egoísta. En esos momentos le pido a Jehová que me ayude a vencer los sentimientos negativos. Luego abrazo a mi mujer, y al poco rato estamos como si nada”.

“La sabiduría, cuando es auténtica, se hace evidente por los resultados que produce.”

Jesús dijo que “la sabiduría, cuando es auténtica, se hace evidente por los resultados que produce” (Mateo 11:19, El Código Real). Si juzgamos la Biblia por sus resultados, podemos decir que está llena de sabiduría auténtica. Las enseñanzas y los valores que contiene funcionan en toda época, cultura y país. Pero además reflejan una comprensión tan profunda de la naturaleza humana que su autor no puede ser otro que el Creador, Jehová. Claro, la única forma de comprobar que funcionan es poniéndolos en práctica. La Biblia invita a todos a que prueben y “vean que Jehová es bueno” (Salmo 34:8). ¿Aceptará la invitación?