Ir al contenido

Ir al índice

Sembradores alados de la selva tropical

Sembradores alados de la selva tropical

CUALQUIER sembrador sabe que para obtener buenos resultados hay que elegir el sitio y el momento adecuados. Uno de los métodos de siembra más curiosos y eficaces en la selva se realiza de noche y desde el aire. Los encargados de llevarlo a cabo son los murciélagos frugívoros del Viejo Mundo. * A algunos de estos murciélagos se les conoce como zorros voladores.

Cómo esparcen las semillas

La mayoría de los murciélagos frugívoros sobrevuelan la selva en busca de frutos sabrosos y flores llenas de néctar. Durante el vuelo digieren el alimento y expulsan la pulpa y las semillas. Además, llevan el polen de flor en flor al tiempo que beben su delicioso néctar.

Estos animales dispersan las semillas por un área muy extensa, pues recorren largas distancias en sus viajes nocturnos. Y como las semillas pasan por el aparato digestivo, salen con su propio “fertilizante”, lo que las ayuda a germinar. No extraña que tantas plantas tropicales dependan de ellos para reproducirse.

Los murciélagos frugívoros necesitan ser buenos navegantes y tener una vista extraordinaria. En la oscuridad ven mejor que  nosotros. Incluso distinguen algunos colores. Aunque acostumbran a volar de noche, no tienen problema en volar de día.

La vida de familia

¿LO SABÍA? A diferencia de otros murciélagos, los frugívoros no usan el eco para buscar alimento, sino la vista y el olfato. Sus grandes ojos son perfectos para ver de noche

Los murciélagos frugívoros son muy familiares. Por ejemplo, el zorro volador de Samoa (Pteropus samoensis) tiene una sola pareja en su vida. Las hembras de algunas especies de zorros voladores cuidan muy bien de sus crías: las cargan durante varias semanas y las amamantan casi hasta que son adultas. En el caso de dos especies de murciélagos frugívoros, la hembra recibe ayuda de una “asistente” durante el parto.

Lamentablemente, muchas especies de murciélagos frugívoros están en peligro de extinción, en parte debido a que su hábitat está siendo destruido. En las islas del Pacífico sur, su desaparición sería un desastre, pues al parecer algunas especies de plantas no pueden reproducirse sin ellos. Nunca demos por sentado el valioso servicio de estos sembradores alados.

^ párr. 2 Estos murciélagos habitan en África, Asia, Australia y en algunas islas del Pacífico.