Ir al contenido

Ir al índice

 TIERRAS Y GENTES

Una visita a Azerbaiyán

Una visita a Azerbaiyán

DE LOS tres países que hay en el Cáucaso Sur, Azerbaiyán es el que tiene mayor extensión. Hace mil años, los turcos comenzaron a llegar en masa a la región. Estos inmigrantes adoptaron las tradiciones locales, y los lugareños adoptaron algunas de las que llevaron consigo sus nuevos vecinos. Esa es la razón por la que el azerí, idioma que se habla en Azerbaiyán, está muy relacionado con el turco y el turcomano.

Los azerbaiyanos son alegres y afectuosos. Las familias son muy unidas y se apoyan en tiempos de dificultad.

Son amantes de la música y la poesía. El mugam es un tipo de música en el que un cantante recita poemas clásicos acompañado por instrumentos tradicionales. El intérprete debe tener un amplio repertorio de poemas y saber improvisar.

El té constituye uno de los elementos más importantes de la cultura de Azerbaiyán

 El té constituye uno de los elementos más importantes de la cultura del país. Esta bebida se sirve en vasitos en forma de pera y se le echa un terrón de azúcar; en ocasiones se acompaña con pistachos, almendras y pasas. Hasta los pueblos más pequeños tienen su casa de té.

En el mar Caspio, ubicado al este del país, habita el esturión beluga, el cual puede vivir más de cien años. Uno de los más grandes que se han atrapado medía 8,5 metros (28 pies) y pesaba 1.297 kilos (2.860 libras). Es un pez muy valorado por sus huevas: el famoso y costoso caviar negro.

Los azerbaiyanos son personas religiosas y les gusta hablar acerca de Dios. La mayoría son musulmanes, pero también existen otras religiones, entre estas los testigos de Jehová, que cuentan con más de mil miembros en el país.

Músicos tradicionales

¿LO SABÍA?

Millones de personas por todo el mundo estudian la Biblia con los testigos de Jehová usando el libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, el cual está disponible en más de 250 idiomas, incluido el azerí.