Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

“La cifra de matrimonios en Inglaterra y Gales es la más baja desde que empezaron los registros”, en el año 1862 (OFICINA DE ESTADÍSTICA DEL REINO UNIDO, GRAN BRETAÑA).

Más de la mitad de los ejecutivos de las pequeñas empresas privadas de Estados Unidos “prevén que los empleados robarán algo de valor [a la empresa] durante el próximo año” (AGENCIA DE NOTICIAS REUTERS, ESTADOS UNIDOS).

A menos de un año de haber lanzado una ofensiva contra la pornografía en Internet, las autoridades chinas ya han “cerrado más de sesenta mil páginas pornográficas”, señaló la Oficina Nacional contra la Pornografía y Publicaciones Ilegales (CHINA DAILY, CHINA).

“Más de 215 millones de personas —el 3% de la población mundial⁠— hoy día [viven] fuera de sus países de origen.” (FONDO INTERNACIONAL DE DESARROLLO AGRÍCOLA, DE LA ONU [ITALIA].)

“En la India, 6 de cada 19 estudiantes que se suicidan diariamente [lo hacen] porque temen no pasar los exámenes.” (INDIA TODAY INTERNATIONAL, INDIA.)

Estrategias de la industria del juego

En Alemania, el jugador adicto pierde como promedio diez veces más dinero que el que no lo es. Por tanto, según el diario Süddeutsche Zeitung, los jugadores adictos constituyen “la base de este tipo de negocio”. A fin de maximizar sus ganancias, la industria diseña los juegos y las máquinas para fomentar la adicción y sacarle partido. Cuanto más veloces son las máquinas, más rápido pierde el jugador el control de sí mismo y se vuelve adicto. Tales estrategias funcionan, pues se calcula que el 56% de los ingresos de las tragamonedas proceden de jugadores adictos. En los casinos, el porcentaje es del 38%, y en los juegos en línea, del 60%.

¿Es un buen momento para presentarse ante el juez?

¿Es posible que factores irrelevantes influyan en un fallo judicial? Un estudio así lo sugiere. Un equipo de analistas revisó más de mil concesiones de libertad condicional otorgadas en Israel por jueces con experiencia. El estudio reveló que cuando el juez volvía de comer o merendar, los fallos favorables eran de un 65%, pero iban disminuyendo hasta llegar casi al 0% conforme se acercaba el momento del siguiente receso. Después, volvían a subir abruptamente hasta el 65%. Los analistas llegaron a la conclusión de que los fallos no siempre se basaban tan solo en los hechos y la ley, sino que “podían verse alterados por variables externas que no deberían influir en ellos”.