Ir al contenido

Ir al índice

El problema de la agresividad

El problema de la agresividad

 El problema de la agresividad

Un hombre que pidió un sándwich en un restaurante de comida rápida se enfurece porque, según él, tardan demasiado en entregarle la orden. Entonces se mete por la ventanilla, amenaza al empleado, lo empuja contra un mostrador y lo abofetea, tras lo cual toma su sándwich y se va del lugar.

LA AGRESIVIDAD es un componente de la estructura emocional del ser humano, como son el amor, la esperanza, la ansiedad, la tristeza o el miedo. Por eso, es normal que todos nos enojemos de vez en cuando. Si se mantiene bajo control, es posible expresar la agresividad de forma equilibrada y productiva; por ejemplo, puede ser provechosa cuando nos impulsa a superar un obstáculo o un problema.

Pero, como lo demuestra el relato del inicio, también tiene su lado oscuro. Hay quienes se enojan con más facilidad, más frecuencia y más intensidad que los demás. Si se los provoca, lanzan ataques verbales o físicos, y la ira termina controlándolos, cuando debería ser al revés. Esa reacción irrefrenable es peligrosa, por lo que se la ha llamado “agresividad problemática”. *

Las personas que tienen problemas de agresividad no solo se causan dolor a sí mismas, sino también a quienes las rodean. Incluso la más trivial de las cuestiones puede provocar un arranque violento con terribles consecuencias. Veamos algunos casos:

Un señor que caminaba con sus amigos por una calle abarrotada de gente recibió un balazo en el cuello porque la bolsa de deporte de uno de ellos rozó a un hombre que pasaba junto a él.

Un muchacho de 19 años que estaba jugando un videojuego violento perdió los estribos y mató a golpes al bebé de once meses de su pareja porque lo hizo perder la partida al tocar la consola.

Otros casos similares en todo el mundo demuestran que cada vez hay más y más personas con problemas de agresividad. ¿Por qué aumenta esta tendencia?

[Nota]

^ párr. 4 El folleto Boiling Point—Problem Anger and What We Can Do About it (Punto de ebullición: La agresividad problemática y maneras de paliarla) define la agresividad problemática como la que “se manifiesta de manera disfuncional y produce graves y frecuentes dificultades en la vida de la persona, afectando su forma de pensar y sentir, su conducta y sus relaciones personales”.

[Recuadro de la página 3]

La agresividad es un componente de la estructura emocional del ser humano, por lo que en ocasiones quizás convenga expresarla, pero con moderación. Sin embargo, estos artículos tratan sobre la agresividad problemática, que perjudica nuestra salud emocional, física y espiritual, así como la de quienes nos rodean.