Ir al contenido

Ir al índice

¿Debería tener relaciones con mi pareja?

¿Debería tener relaciones con mi pareja?

 Los jóvenes preguntan

¿Debería tener relaciones con mi pareja?

Emily y Mike llevan solo dos meses saliendo juntos, sin embargo, a ella le da la sensación de que lo conoce de toda la vida. Se mandan mensajes de texto a cada rato, hablan por teléfono durante horas y hasta saben lo que el otro está pensando. Pero ahora, estando en el auto bajo la luz de la luna, Mike quiere hacer algo más que conversar.

Hasta el momento no han pasado de tomarse de la mano y darse pequeños besos. Emily no quiere llegar más lejos, pero tampoco desea perder a Mike, pues él la hace sentir tan bella, tan especial... Así que piensa: “Bueno, al fin y al cabo estamos enamorados, ¿no?”.

QUIZÁ te imagines el rumbo que está tomando esta situación. Sin embargo, lo que tal vez no sepas es que, si llegaran más lejos, la relación entre ellos cambiaría drásticamente, y no para bien. Fíjate en el siguiente razonamiento.

Si te atrevieras a desafiar una de las leyes físicas, como la de la gravedad, ¿verdad que sufrirías las consecuencias? Pues lo mismo se puede decir de las leyes morales, como la de “absten[erse] de la fornicación” (1 Tesalonicenses 4:3). * ¿Cuáles son las consecuencias de violar dicha ley? La Biblia responde: “El que practica la fornicación peca contra su propio cuerpo” (1 Corintios 6:18). ¿En qué sentido?  Piensa en tres efectos negativos de tener relaciones sexuales antes de casarse y escríbelos a continuación.

1. ․․․․․

2. ․․․․․

3. ․․․․․

¿Incluiste en tu lista la transmisión de enfermedades venéreas, los embarazos no deseados y la pérdida del favor de Dios? En efecto, estas son algunas de las trágicas consecuencias de pasar por alto la ley moral que expone la Biblia respecto a la fornicación.

Ante la tentación, sin embargo, pudieras pensar que a ti no te va a pasar nada. A fin de cuentas, parece que todo el mundo tiene relaciones. Tus compañeros de escuela, por ejemplo, alardean de sus aventuras y andan de lo más campantes. Por otro lado, a lo mejor crees que el sexo puede unirte más a tu pareja, como tal vez haya pensado Emily, la chica mencionada al principio. Y además, quizá concluyas que es mejor ceder a la presión para que no se burlen de ti porque aún eres virgen.

Pero, un momento: en primer lugar, no es cierto que todo el mundo tenga relaciones sexuales antes de casarse. Claro, las estadísticas indican que una alarmante cantidad de adolescentes las practican. Por citar un caso, cierta investigación reveló que, al terminar la educación media superior, 2 de cada 3 estudiantes estadounidenses ya llevan una vida sexual activa. Ahora bien, esto significa que 1 de cada 3 —un número considerable— no tiene relaciones. ¿Y qué les sucede a los que sí las tienen? Los estudios demuestran que muchos de ellos sufren una o más de las amargas consecuencias que aparecen a continuación.

CULPA. La mayoría de los adolescentes que han tenido relaciones admiten que después lo lamentaron.

DESCONFIANZA. Tras el acto sexual, cada cual comienza a preguntarse con quién más se habrá acostado su pareja.

INFIDELIDAD. Es más probable que, después de tener relaciones, el joven termine con su novia y se busque otra.

DESILUSIÓN. En el fondo, las chicas prefieren a alguien que las proteja, no que las utilice.

Además de lo anterior, piensa en esto: un buen número de jóvenes dicen que jamás se casarían con una chica con la que ya se han  acostado. ¿Por qué? Porque prefieren una que sea decente.

¿Te sorprende esto, o hasta te incomoda? Seas hombre o mujer, recuerda que la realidad de las relaciones fuera del matrimonio dista mucho de lo que aparece en el cine y la televisión. La industria del entretenimiento idealiza el sexo entre adolescentes y lo pinta como si fuera amor de verdad. ¡Pero no te dejes engañar! La persona que quiera convencerte de tener relaciones sexuales solo busca su propia satisfacción (1 Corintios 13:4, 5). Después de todo, si alguien te ama de verdad, ¿pondría en peligro tu bienestar físico y emocional? (Proverbios 5:3, 4.) Y si de veras le importas a ese alguien, ¿te pediría hacer algo que echara a perder tu relación con Dios? (Hebreos 13:4.)

Lo cierto es que si tuvieras relaciones antes de casarte te rebajarías, pues estarías despreciando algo que vale muchísimo (Romanos 1:24). Sería como permitir sin más ni más que te arrebataran algo de incalculable valor. Con razón muchos pierden la autoestima y se sienten vacíos. No dejes que eso te suceda. En caso de que te digan: “Si de veras me amaras, lo harías”, podrías responder con firmeza: “Y si de veras me amaras, no me lo pedirías”.

Tu cuerpo vale demasiado como para darlo regalado. Demuestra que tienes la fuerza de voluntad necesaria para obedecer el mandato divino de abstenerse de la fornicación. Entonces, si el día de mañana te casas, podrás disfrutar de las relaciones sexuales sin temores, desconfianza ni culpa, sentimientos tan comunes en los que inician su vida sexual antes del matrimonio (Proverbios 7:22, 23; 1 Corintios 7:3).

Encontrarás más artículos de la sección “Los jóvenes preguntan” en www.watchtower.org/yps

[Nota]

^ párr. 6 El significado de la palabra bíblica para “fornicación” no se limita al coito, sino también abarca otras prácticas fuera del matrimonio, como acariciarle a alguien los genitales y tener sexo oral o anal. Para más información, consulta Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas (volumen 2), páginas 42 a 47.

PARA PENSAR

● Aunque las relaciones sexuales pudieran ser una tentación, ¿por qué deberías resistirte?

● ¿Cómo reaccionarías si alguien te hiciera una propuesta inmoral?

[Ilustraciones y recuadro de la página 27]

LO QUE OPINAN OTROS JÓVENES

“Para que alguien deje de insistirte, no basta con decir no. Fíjate en cómo lo dices. Tienes que expresarte con firmeza, pues si suenas indecisa, se notará de inmediato.” Diana

“Negarte rotundamente no siempre ayuda. Puede que ni siquiera surta efecto explicar tus principios, pues he conocido a personas que presumen de haber hecho caer a un cristiano. A veces tendrás que marcharte. No es fácil, pero funciona.” James

“Un cristiano tiene cualidades que lo hacen atractivo. Por eso debes estar alerta y rechazar cualquier propuesta inmoral. Valora tu personalidad cristiana, no la eches a perder.” Joshua

[Ilustraciones]

Diana

James

Joshua

[Recuadro de la página 28]

HAZ QUE SE SIENTA ORGULLOSA DE TI

Si tienes novia, ¿la quieres de verdad? Entonces, demuéstrale que tienes las siguientes cualidades.

Fuerza moral para obedecer las normas divinas.

Prudencia para evitar situaciones comprometedoras.

Amor que te impulsa a hacer lo que es mejor para ella.

Al manifestar estas cualidades, tu novia de seguro se sentirá como la sulamita, quien dijo: “Mi amado es mío y yo soy suya” (El Cantar de los Cantares 2:16). En pocas palabras, estará orgullosa de ti.

(Lee Proverbios 22:3; 1 Corintios 6:18; 13:4-8.)

[Recuadro de la página 28]

SUGERENCIA

Cuando estés con alguien del sexo opuesto, evita cualquier cosa que no te atreverías a hacer enfrente de tus padres.

[Ilustración de la página 28]

Tener relaciones antes de casarte es despreciar un regalo de Dios. Es como si usaras de alfombrilla un hermoso cuadro que te hubieran regalado