Ir al contenido

Ir al índice

Una profesora cambia de punto de vista

Una profesora cambia de punto de vista

 Una profesora cambia de punto de vista

▪ Hace algunos años, una profesora de la ciudad georgiana de Batumi les pidió a sus alumnos que enumeraran los Diez Mandamientos. Para su sorpresa, una de las estudiantes, Anna, los recitó correctamente y además contestó otras preguntas bíblicas de forma admirable. La profesora, intrigada, le preguntó cómo era posible que supiera tanto. Cuando Anna le explicó que recibía clases bíblicas de los testigos de Jehová, la profesora no la dejó seguir hablando, pues, según ella, los Testigos eran unos fanáticos.

Tiempo después, esta profesora pidió a los alumnos que redactaran un ensayo sobre la vida en Georgia y los diferentes problemas que afrontaba el país. En la conclusión de su ensayo, Anna escribió: “Cualquier intento que haga la gente de corregir la sociedad de forma radical fracasará, porque como dice Jeremías 10:23: ‘Al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso’. El Reino de Dios es lo único que resolverá todos los problemas”.

Al día siguiente, la profesora elogió el ensayo de Anna delante de la clase y dijo: “Me gustó mucho el extraordinario ensayo de Anna, escrito en sus propias palabras. En él explicaba cómo es posible cambiar las condiciones mundiales”. También estaba impresionada por la conducta de la joven, y la alabó ante toda la clase por sus buenos modales y su forma modesta de vestir.

Cuando los testigos de Jehová visitaron el hogar de la profesora, ella les dijo que antes los consideraba unos fanáticos, pero que había cambiado de opinión debido a su alumna Anna. En 2007, la profesora asistió a la Conmemoración de la muerte de Cristo que observan anualmente los testigos de Jehová y escuchó con atención el programa.

Después de la Conmemoración, la profesora de Anna admitió que estaba profundamente impresionada por lo bien que conocían la Biblia los testigos de Jehová. En la actualidad recibe clases bíblicas. Sin duda, usted también tiene una mente abierta que lo impulsa a investigar qué hay detrás de las creencias y el comportamiento de los demás. ¿Por qué no pregunta a un testigo de Jehová cómo recibir un curso bíblico gratuito?

[Ilustración de la página 21]

Anna mientras escribía su ensayo