Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

▪ Un análisis exhaustivo de la salud de las especies de coral que forman arrecifes revela que un 32,8% de las clasificadas corren un “elevado riesgo de extinción” a consecuencia del cambio climático o de la intervención humana (SCIENCE, ESTADOS UNIDOS).

▪ De los más de dos mil niños con problemas respiratorios examinados en el departamento de pediatría de un hospital de Atenas (Grecia), “se descubrió que cerca del 65% habían estado expuestos al humo [de tabaco] porque uno de sus progenitores, o ambos, fumaban” (KATHIMERINI, EDICIÓN EN INGLÉS, GRECIA).

▪ “Es obvio que no tenemos soluciones adecuadas ni a corto ni a largo plazo para ninguna de estas graves cuestiones: el aumento del precio del combustible y del costo de la vida, [...] el fantasma de la recesión económica [...] y los repetidos desastres naturales que ponen de manifiesto lo vulnerables que somos.” (LLUÍS MARÍA DE PUIG, PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA PARLAMENTARIA DEL CONSEJO DE EUROPA.)

▪ El 17% de los muchachos y el 18% de las chicas de Polonia ya han probado algún tipo de droga para cuando cumplen los 15 años (ŻYCIE WARSZAWY, POLONIA).

Problemas entre leones y seres humanos

A medida que aumenta la población humana en África se reduce el hábitat de la fauna, lo que provoca “encuentros frecuentes y a menudo violentos” entre personas y animales, informa Africa Geographic, una publicación de Ciudad del Cabo. Los leones en particular, “parece que están viendo a los seres humanos como una buena presa”. Por ejemplo, desde 1990 han muerto cada año en Tanzania al menos setenta personas por ataques de leones. Según informa la publicación, algunas manadas han llegado “a especializarse en humanos, atacando a sus víctimas a la entrada de las chozas o atravesando techos de paja y paredes de adobe poco resistentes”.

Descubren antiguos graneros egipcios

Arqueólogos de la Universidad de Chicago que trabajan en el sur de Egipto han desenterrado siete antiguos graneros, los de mayor tamaño jamás vistos en el país. Algunas piezas encontradas cerca de allí permitieron a los arqueólogos datar los graneros entre los años 1630 y 1520 antes de nuestra era. Si la datación es exacta, tales depósitos existían en tiempos de Moisés. Su forma era circular y estaban construidos con ladrillos de adobe, tenían de 5,5 a 6,5 metros (18 a 21 pies) de diámetro y es probable que unos 7,5 metros (25 pies), o más, de altura. El informe de la universidad señala que formaban parte de un centro estatal de distribución y que dichos centros “eran lugares donde la riqueza agrícola del valle del Nilo se almacenaba a disposición del estado”. Además, añade que “el empleo del grano como moneda de cambio otorgó gran poder a los faraones” y que “como el grano era un tipo de moneda, los depósitos funcionaban a la vez como bancos y como almacenes de alimento”.

Un papel tan fuerte como el hierro

Investigadores del Real Instituto Tecnológico de Estocolmo han creado un método para elaborar papel a partir de celulosa procedente de la madera conservando la fuerza natural de sus fibras. El mecanismo habitual de procesado de la pulpa de madera para la fabricación de papel daña sus diminutas fibras de celulosa y reduce enormemente su fuerza. Pero el equipo sueco ha logrado descomponer la pulpa con enzimas para después separar sus fibras de celulosa en agua —sin dañarlas— utilizando un batidor mecánico. Cuando se elimina el agua, estas fibras se unen formando mallas o redes y se producen hojas de papel cuya resistencia a la tensión es superior a la del hierro colado y casi tan grande como la del acero empleado en la construcción.