Ir al contenido

Ir al índice

 Razones para confiar en la Biblia

5. Cumplimiento de profecías

5. Cumplimiento de profecías

Pensemos en un meteorólogo que lleva años pronosticando el tiempo con acierto. Si anunciara lluvia, ¿no sería prudente salir de casa con un paraguas?

EN LA Biblia abundan las predicciones, o profecías. * Y como bien documenta la historia, siempre han resultado certeras.

Señas distintivas.

Las profecías bíblicas suelen ser concretas y se cumplen hasta el más mínimo detalle. Normalmente tratan asuntos de gran relevancia y predicen justo lo contrario de lo que los contemporáneos del escritor esperarían.

Un caso destacado.

A la antigua Babilonia, construida estratégicamente a orillas del río Éufrates, se la ha llamado “el centro cultural, político y religioso del antiguo Oriente”. Pues bien, cerca del año 732 antes de la era común (a.e.c.), Isaías puso por escrito una profecía nefasta: que Babilonia caería. El profeta dio datos precisos, a saber, que el nombre del conquistador sería Ciro, que las aguas protectoras del Éufrates se secarían y que las puertas de la ciudad no estarían cerradas (Isaías 44:27–45:3). Unos doscientos años después, el 5 de octubre del 539, la profecía se cumplió con exactitud. El historiador griego Herodoto (siglo V a.e.c.) confirmó que la caída de Babilonia aconteció tal como se había pronosticado. *

Una predicción audaz.

Isaías lanzó otra predicción aún más sorprendente sobre Babilonia: “Nunca será habitada” (Isaías 13:19, 20). Anunciar la desolación permanente de una ciudad próspera y estratégica como esta sin duda era una predicción audaz, pues lo lógico sería que se la reconstruyera si algún día llegaba a ser destruida. Aunque Babilonia no fue devastada inmediatamente después de su conquista, las palabras de Isaías acabaron realizándose. El lugar donde se alzaba Babilonia “es una zona desolada, calurosa, desértica y polvorienta”, informa la revista Smithsonian.

Resulta impresionante observar el alcance de la profecía de Isaías. Su predicción equivaldría a profetizar con exactitud y con doscientos años de antelación de qué manera una ciudad moderna —como Nueva York o Londres— sería arrasada, y luego declarar enfáticamente que nunca volvería a ser habitada. Por supuesto, lo que más impresiona es que las palabras de Isaías se cumplieron. *

La Biblia predijo con exactitud que un rey llamado Ciro conquistaría la poderosa Babilonia

En esta serie de artículos hemos repasado algunas de las pruebas que han convencido a millones de personas de que la Biblia es digna de crédito y una guía segura para orientar su vida. ¿Por qué no aprende más de ella y así decide usted mismo si merece su confianza?

^ párr. 4 Los pronósticos del tiempo se basan en probabilidades, mientras que las profecías bíblicas son inspiradas por Dios, quien puede maniobrar los asuntos, si lo desea, para que se cumplan.

^ párr. 6 Hay más datos sobre el cumplimiento de la profecía de Isaías en las págs. 27-29 del folleto Un libro para todo el mundo, editado por los testigos de Jehová.

^ párr. 8 Encontrará más ejemplos de profecías bíblicas y datos históricos que documentan su cumplimiento en las págs. 117-133 del libro La Biblia... ¿la Palabra de Dios, o palabra del hombre?, editado por los testigos de Jehová.