Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

En Canadá, el consumo de los aparatos en modalidad de espera (o standby) representa hasta un 5% de la factura eléctrica de la familia media (NATIONAL POST, CANADÁ).

Un sondeo de opinión reveló que, para los rusos, “la corrupción” y “la inflación” figuran entre las cuestiones más importantes que el gobierno debe solucionar (PRAVDA, RUSIA).

Según una encuesta, el 26,4% de los alumnos de quinto y sexto grado de Taiwán “han pensado en suicidarse” (THE CHINA POST, TAIWÁN).

“En los últimos cien años, la semana laboral se ha reducido en un 38% en Estados Unidos gracias a la tecnología. Sin embargo, los trabajadores no disponen de más tiempo para dedicarlo al ocio debido a los largos desplazamientos hasta el lugar de empleo, los cursos de educación para adultos y el incremento de las tareas domésticas.” (FORBES, ESTADOS UNIDOS.)

La emisión de gases de efecto invernadero en los países industrializados se incrementó un 1,6% entre 2003 y 2004, alcanzando “el nivel más elevado en más de una década” (REUTERS, OSLO [NORUEGA]).

El problema del agua en China

China tiene un serio problema con la “contaminación del agua y la escasez de agua limpia”. Casi todas las ciudades disponen de depuradoras de aguas residuales, pero muchas no cuentan con el dinero para hacerlas funcionar. “La mayor parte de los ríos, lagos y canales del país están contaminados debido tanto a los vertidos sin depurar de industrias y viviendas, como a las aguas de escorrentía de terrenos de cultivo que están cargados de pesticidas”, informa The Wall Street Journal. Y aún hay más: “unos 300 millones de personas no tienen agua potable limpia a su alcance”. Como afirma este periódico, el panorama es “desolador”, y la situación sigue empeorando.

“¿Son ustedes testigos de Jehová?”

El año pasado, un grupo de jóvenes católicos empezaron a abordar a los turistas en las playas de la isla italiana de Elba. ¿Por qué? Porque el obispo de la diócesis de Massa Marittima y Piombino les había dicho que, si deseaban ser cristianos y mantenerse fieles, debían proclamar su fe. Los turistas reaccionaron con sorpresa. Según el periódico Il Tempo, la mayoría preguntaba: “¿Son ustedes testigos de Jehová?”.

Relación entre las canciones y la actividad sexual

Según la agencia de noticias Associated Press, cierto estudio revela que los adolescentes que escuchan música con “letras obscenas se inician en el sexo antes que los que escuchan otro tipo de música”. También indica que “las canciones que son sexualmente explícitas y presentan a los hombres como ‘sementales insaciables’ y a las mujeres como objetos sexuales tienden a provocar un inicio sexual más temprano que aquellas canciones en las que las referencias sexuales son más sutiles y las relaciones personales se ven como algo más permanente”. El estudio concluye: “Tanto padres y educadores como los mismos adolescentes deberían ser más críticos con los mensajes que transmiten las canciones”.

Consumidores derrochadores

El Instituto de Australia, un organismo dedicado a la investigación, indica que durante el año 2004 los australianos tiraron comida por valor de 5.300 millones de dólares australianos (4.100 millones de dólares estadounidenses). Esta cifra es trece veces mayor que lo que el país donó a otras naciones en concepto de ayuda humanitaria en 2003. En total, los australianos despilfarran cada año más de 10.500 millones de dólares australianos (8.100 millones de dólares estadounidenses) en bienes y servicios que nunca o casi nunca utilizan. Esta cantidad supera lo que el país invierte en universidades y carreteras.