Ir al contenido

Ir al índice

¿Cuándo podré salir con alguien?

¿Cuándo podré salir con alguien?

 Los jóvenes preguntan...

¿Cuándo podré salir con alguien?

“En la escuela no eres nadie si no sales con algún muchacho..., con quien sea.” Brittany.

“Hay muchas presiones para que salga con alguien, y también hay muchos chicos guapos.”—Whitney.

▪ Ves a un chico y una chica caminando agarrados de la mano por los pasillos de la escuela. ¿Qué sientes?

□ No te importa

□ Te da un poco de celos

□ Te mueres de envidia

▪ Vas al cine con tus amigos y te das cuenta de que todos andan en pareja menos tú. ¿Qué sientes?

□ No te importa

□ Te da un poco de celos

□ Te mueres de envidia

▪ Tu mejor amigo o amiga ha empezado a salir con alguien del sexo opuesto. ¿Qué sientes?

□ No te importa

□ Te da un poco de celos

□ Te mueres de envidia

SI TU respuesta a cualquiera de las preguntas de arriba fue que “te da un poco de celos” o que “te mueres de envidia”, no eres la excepción. En países donde la costumbre es salir en pareja, muchos jóvenes contestarían como tú. Una adolescente de 14 años llamada Yvette confiesa: “A veces te sientes como si fueras de otro planeta porque todas tus compañeras andan con alguien, y tú no”.

Los deseos de estar con una persona a quien consideras especial y que piensa lo mismo de ti pueden ser muy fuertes. “Cada vez tengo más ganas de salir con una chica: no puedo evitarlo”, admite un muchacho. De hecho, algunos inician una relación sentimental muy jóvenes. Una encuesta de la revista Time reveló que el 25% de los adolescentes de 13 años “salen con alguien”. ¿Crees que están preparados para ese tipo de relación sentimental? ¿Y tú? ¿Lo estás? Antes de contestar, sería bueno que primero te hicieras una pregunta fundamental.

¿Qué es una “relación sentimental”?

▪ Sales frecuentemente con alguien del sexo opuesto.

¿Tienes una relación sentimental? □ Sí □ No

 ▪ Todos los días hablas varias veces por teléfono con un amigo del sexo opuesto o le mandas mensajes de texto.

¿Tienes una relación sentimental? □ Sí □ No

▪ Tienes una amistad secreta con alguien del otro sexo y no se lo has dicho a tus padres porque sabes que no les va a gustar.

¿Tienes una relación sentimental? □ Sí □ No

▪ Siempre que sales con tus amigos terminas juntándote con la misma persona del sexo opuesto.

¿Tienes una relación sentimental? □ Sí □ No

De seguro fue fácil responder a la primera pregunta, pero quizás las otras te hicieron dudar. ¿Qué es exactamente una relación sentimental? En este artículo la definiremos como toda relación entre dos personas en la que cada una demuestra interés romántico por la otra. No importa que lo manifiesten en un lugar o en otro, en público o en privado, por teléfono o cara a cara, de forma abierta o secreta; desde el momento en que entre los dos exista cierta complicidad amorosa, se podrá hablar de relación sentimental.

Ahora bien, ¿estás tú preparado para una relación así? Analicemos tres preguntas que te ayudarán a saberlo.

¿Cuáles son tus intenciones?

En muchas culturas está bien visto que el hombre y la mujer salgan juntos para conocerse mejor. No obstante, deben hacerlo con un noble propósito: determinar si pueden formar un buen matrimonio. ¿Qué razones hay para actuar así?

Para empezar, analicemos lo que dice la Biblia sobre “la flor de la juventud”. Esta expresión se refiere a la época de la vida en la que son más intensos los deseos sexuales y los sentimientos románticos (1 Corintios 7:36). Si mantuvieras una relación estrecha con una persona del sexo opuesto durante ese período, podrían avivarse las llamas del deseo, lo que te llevaría a aprender por las malas la lección de Gálatas 6:7: “Cualquier cosa que el hombre esté sembrando,  esto también segará”.

Claro, algunos de tus compañeros quizás no estén pensando para nada en casarse cuando tienen una relación sentimental. Puede que consideren a su pareja como un simple trofeo o como un accesorio que exhiben para subir su autoestima. Pero jugar de esa forma con los sentimientos ajenos es cruel. Por eso no es extraño que esas relaciones duren poco. Una joven llamada Heather dijo: “Muchas parejas rompen al cabo de un par de semanas. Ven las relaciones como algo temporal, lo que, en cierto sentido, las prepara más para el divorcio que para el matrimonio”.

Salir con alguien por diversión, sin sentido del compromiso, o solo por presumir de tener pareja puede causar mucho dolor. Piensa en Eric, quien a los 18 años disfrutaba de lo que a sus ojos no era más que una buena amistad con una chica. Cuando se enteró de que para ella era algo más, dijo: “Me quedé de piedra al ver que se había enamorado tan rápido. Yo hubiera jurado que éramos solo amigos”.

Obviamente, no hay nada malo en relacionarse con personas del sexo opuesto, siempre que sea en grupos bien supervisados. No obstante, en el caso de que se quiera iniciar una relación sentimental, es mejor esperar a que haya pasado la flor de la juventud y se pueda pensar seriamente en el matrimonio. Una joven llamada Chelsea llegó a esa conclusión: “Aunque a veces quiera creer que salir con alguien es solo una forma de divertirse, me doy cuenta de que no es nada divertido cuando uno de los dos se lo toma en serio y el otro no”.

¿Cuántos años tienes?

▪ ¿A qué edad crees tú que un joven puede iniciar una relación sentimental? ․․․․․

▪ Ahora pregúntaselo a tus padres y escribe su respuesta. ․․․․․

Probablemente hayas pensado en una cifra menor que la que ellos te dijeron. Pero puede que no. Tal vez seas uno de los muchos jóvenes prudentes que dejan ese tipo de relación para más adelante, para cuando tengan la madurez necesaria para conocerse bien a sí mismos. Eso es justo lo que ha decidido hacer una cristiana llamada Sondra, a pesar de ser mayor de edad. “Cuando sales con alguien —explica—, lo que quieres es que esa persona llegue a conocerte mejor, pero si ni tú misma te conoces, ¿cómo puedes esperar que otro lo haga?”

Danielle, de 17 años, opina igual: “Lo que buscaba en un posible cónyuge hace dos años era muy diferente de lo que buscaría en esa persona hoy. De hecho, ni siquiera ahora me atrevería a decidirme por alguien en particular.  Cuando vea que no ha habido grandes cambios en mi personalidad durante un par de años, empezaré a plantearme la idea de tener novio”.

¿Estás preparado para casarte?

Puesto que salir con alguien es un paso previo al matrimonio, debes preguntarte si estás en condiciones de asumir los deberes de esposo o esposa, e incluso de padre o madre. ¿Cómo puedes saber si lo estás? Piensa en los siguientes puntos:

Relaciones interpersonales ¿Cómo tratas a tus padres y tus hermanos? ¿Tiendes a perder el control, tal vez contestándoles de forma dura o sarcástica? ¿Qué dirían ellos si les hicieras esas preguntas acerca de ti? Tal como tratas a tu familia, así tratarás a tu futuro cónyuge (Efesios 4:31, 32).

Economía ¿Cómo administras el dinero? ¿Siempre andas con deudas? ¿Eres capaz de conservar un empleo? Si no es así, ¿por qué? ¿Será culpa del trabajo o del jefe? ¿O de algún defecto de tu personalidad? Si no sabes llevar tus cuentas, ¿cómo vas a llevar las de una familia? (1 Timoteo 5:8.)

Espiritualidad Si eres testigo de Jehová, ¿qué cualidades espirituales te caracterizan? ¿Eres tú quien toma la iniciativa de leer la Palabra de Dios, salir a predicar o comentar en las reuniones? Si no cuidas de tu espiritualidad, ¿cómo vas a animar a tu cónyuge a que lo haga? (2 Corintios 13:5.)

Estas son solo algunas de las cosas en las que tienes que meditar antes de entablar una relación sentimental con intención de casarte. Entretanto, puedes relacionarte sanamente con chicos y chicas en grupo. Así, cuando decidas entrar en dicha relación, sabrás mejor cómo eres y qué debes buscar en la persona con quien deseas compartir tu vida.

El secreto de la felicidad familiar

Encontrarás más información en las páginas 13 a 26 de este libro, editado por los testigos de Jehová.

Encontrarás más artículos de la sección “Los jóvenes preguntan...” en www.watchtower.org/yps

PARA PENSAR

▪ ¿Cuál sería el entorno apropiado para que te relacionaras con personas del sexo opuesto?

▪ ¿Cuál es la faceta de tu personalidad en la que más necesitas mejorar para ser en el futuro un buen cónyuge?

[Ilustraciones y recuadro de la página 28]

Lo que algunos jóvenes opinan

“A veces me entra envidia al ver a las parejas, sean de solteros o de casados. Pero sé que la razón para salir con una persona es para saber si uno desea casarse con ella, y no para divertirse, pues eso sería jugar con sus sentimientos.”—Blaine, de 17 años.

“Creo que nadie debería salir en pareja solo para ‘practicar’ lo que hará cuando llegue la persona adecuada. Eso hace mucho daño.”—Chelsea, de 17 años.

“Estoy convencida de que antes de salir con alguien debes tener edad para casarte. Si no, sería como ir a una entrevista laboral mientras todavía estás estudiando y sin tener la menor intención de aceptar el empleo.”—Sondra, de 21 años.

[Recuadro de la página 30]

NOTA PARA LOS PADRES

Tarde o temprano, sus hijos van a enfrentarse con este asunto. “No tengo que hacer nada —dice Phillip—. Las chicas me piden que salga con ellas, y yo me pongo a pensar: ‘¿Y ahora qué hago?’. Cuesta mucho decirles que no, porque algunas son muy bonitas.”

Lo mejor que pueden hacer ustedes es hablar con sus hijos sobre las relaciones sentimentales. ¿Por qué no emplean este artículo para charlar con ellos? Traten de ver qué opinan sobre las dificultades que afrontan en este particular, sea en la escuela o incluso en la congregación cristiana. Pueden aprovechar para hacerlo en un marco informal, como cuando se encuentren sentados “en [...] casa” o andando “por el camino” (Deuteronomio 6:6, 7). Pero siempre recuerden que hay que ser “presto en cuanto a oír” y “lento en cuanto a hablar” (Santiago 1:19).

Si se enteran de que uno de sus hijos está interesado en alguien del sexo opuesto, mantengan la calma. “Cuando mi padre descubrió que tenía un ‘amigo’, se puso furioso —explica una adolescente—. Trató de asustarme con todas esas preguntas de si estaba lista para casarme, y eso, cuando eres joven, quizás te lleve a seguir con la relación para demostrar que tus padres están equivocados.”

El adolescente quizás piense que en casa ni siquiera es posible tratar el tema de salir con alguien del sexo opuesto. Eso pudiera resultar contraproducente, ya que tal vez lo anime a actuar a escondidas. “Cuando los padres reaccionan de forma exagerada —señala una chica—, los jóvenes deciden ocultar la relación con más cuidado. No la dejan. Tan solo aprenden a fingir mejor.”

Por lo tanto, los resultados serán mucho mejores si se tienen conversaciones francas con los hijos. Una joven de 20 años comenta: “Mis padres siempre han sido muy abiertos a la hora de tocar el tema de las citas románticas. Se preocupan por saber quién me gusta, y eso me parece muy bien. Cuando un chico se interesa en mí, mi padre habla con él. Y si a mis padres les inquieta algo, me lo dicen. Por lo general soy yo la que decide que no está interesada, de forma que ni llego a salir con él”.

[Ilustración de la página 29]

Relacionarte sanamente con chicos y chicas en grupo puede ser beneficioso