Ir al contenido

Ir al índice

El problema mundial de las personas sin hogar

El problema mundial de las personas sin hogar

 El problema mundial de las personas sin hogar

DE NUESTRO CORRESPONSAL EN POLONIA

“BORRACHOS apestosos y sucios sin nada en esta vida, ni siquiera identidad.” Según un grupo de voluntarios que ayudan a las personas sin hogar de Częstochowa (Polonia), este es el sorprendente estereotipo que muchos tienen de quienes carecen de un techo que los cobije.

La revista The Economist publicó hace algunos años un reportaje donde se afirmaba que en Ulan Bator, capital de Mongolia, gran parte de los miles de niños de la calle vivían en fétidos pasajes subterráneos que conducían a los sistemas de alcantarillado o de calefacción de la ciudad. A muchos mongoles les horrorizó la situación, pero concluyeron que había surgido porque, según ellos, “hay gente muy holgazana que no quiere cuidar de sus hijos”, dijo la mencionada revista.

Al otro lado del mundo, grupos parapoliciales conocidos como escuadrones de la muerte masacran a los niños de la calle. ¿Por qué? Una publicación de las Naciones Unidas explica: “En Latinoamérica, muchos jueces, policías, periodistas y empresarios, así como el público en general, piensan que los niños de la calle representan una amenaza moral para la sociedad civilizada”. La misma fuente señala: “Hay informes de que en el estado de Río de Janeiro se asesina diariamente a tres niños de la calle, como promedio”.

Las personas que carecen de vivienda “nos causan temor e inquietud [...], pero son seres humanos a quienes les da hambre igual que a nosotros. Son muchos, y viven en la indigencia”. Así dice una página de Internet creada por los voluntarios polacos mencionados al principio del artículo. “Esperamos que [...] haya gente que responda a esta gran necesidad”, añaden. Pero ¿en qué consiste exactamente dicha necesidad? ¿De verdad es tan grande?

 [Ilustración de las páginas 2 y 3]

Grupo de niños sin hogar que vive en una alcantarilla

[Reconocimiento]

Jacob Ehrbahn/Morgenavisen Jyllands-Posten