Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

¿“Ciberacoso”?

Para muchos jóvenes, el teléfono celular e Internet son una vía de contacto con la sociedad. No obstante, “también pueden provocar su ruina social”, informa la revista canadiense Maclean’s. Y es que el correo electrónico, la mensajería instantánea y los mensajes de texto telefónicos están igualmente a disposición del “ciberacosador” que quiera atormentar a su víctima. “El 25% de los jóvenes internautas canadienses afirman haber recibido mensajes maliciosos”, señala Maclean’s. La policía ha visto necesario emitir recordatorios públicos de que escribir una amenaza de muerte constituye un delito. La citada revista anima a los padres a hablar con sus hijos sobre la gente y los sitios que frecuentan en la Red, y a poner la computadora en un espacio común de la casa, donde sea fácil controlar lo que leen y envían los chicos. También exhorta a los jóvenes a no responder jamás a mensajes de acosadores ni “darle a nadie, ni a sus mejores amigos, sus códigos de entrada o contraseñas” si no quieren que terminen en otras manos.

 Más autos, más problemas

“China está dejando de ser un reino ciclista y se está volviendo una sociedad automovilística”, comenta el rotativo China Daily. Mundialmente, la proporción actual es de 120 vehículos por cada 1.000 habitantes; en China es de 20 por cada 1.000, pero se pronostica que habrá un aumento radical. Chen Qingtai, vicedirector del Centro de Investigación y Desarrollo del Consejo Estatal, está convencido de que más autos significarán un mejor nivel de vida para muchos. Pero también prevé algunos problemas: “La principal fuente de contaminación en las ciudades será el automóvil, no el carbón, a menos que controlemos eficazmente las emisiones de gases de los coches”. De hecho, ya en algunas ciudades chinas los principales emisores de monóxido de carbono y óxido de nitrógeno son los autos, por lo que se están tomando medidas para reducir la contaminación antes de los Juegos Olímpicos de 2008, que se celebrarán en Pekín.

Casadas sin saberlo

En Sudáfrica, más de tres mil mujeres se han “casado” sin saberlo, según el periódico Sowetan, de Johannesburgo. Entre los trucos a los que se recurre está el de hacer creer a la víctima que firma un contrato laboral, pero lo que en realidad firma es un certificado de matrimonio que le da al “novio” extranjero derecho a solicitar residencia permanente en el país. La “novia” quizás solo descubra el engaño cuando intente conseguir duplicados de documentos de identificación extraviados y se entere de que tiene otro apellido, o cuando vaya a registrar su enlace el verdadero día de su boda y le digan que ya está casada. Aunque es complicado anular esos “matrimonios”, unas dos mil mujeres lo han logrado. Además, ya existe una ley que pretende prevenir ese tipo de tretas, y exige que el cónyuge extranjero espere cinco años antes de presentar una solicitud de residencia permanente.

Excepcional hallazgo arqueológico

Unos arqueólogos hallaron en ciertas cuevas cerca del mar Muerto varias joyas y otros artículos que, según se cree, pertenecen al período en que los judíos volvieron a su tierra del exilio en Babilonia, hace dos mil quinientos años. Los arqueólogos, de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Bar Ilan de Ramat Gan, localizaron el tesoro con unos detectores de metales. Entre los objetos, señala la agencia de noticias Associated Press, había un pequeño espejo de bronce, un colgante de plata, un collar de oro con cuentas de piedras semipreciosas, un medallón babilonio de ágata y un sello con la figura de un sacerdote babilonio postrándose ante la Luna. “Es un hallazgo excepcional, casi sin precedentes, tanto por su riqueza como por el período al que pertenece”, dijo Tsvika Tsuk, arqueólogo jefe de la Autoridad para la Protección de la Naturaleza y Parques Nacionales de Israel.

Niños con riesgo de embolia

“Todos los días ocurre en Canadá un caso de embolia infantil, como mínimo”, apunta el periódico The Vancouver Sun. La neuróloga Gabrielle deVeber, encargada de una institución canadiense que sigue los casos pediátricos de esta anomalía, recomienda la atención inmediata del paciente infantil a fin de evitar “ataques más fuertes y mayor daño neurológico”. El diario advierte que “es imperioso aplicar disolventes de coágulos dentro de las tres horas que siguen al ataque”, pero “a menudo, [la embolia infantil] se confunde con convulsiones o con migrañas”. Dice que los síntomas de una embolia “incluyen adormecimiento o debilidad, sobre todo de un lado del cuerpo; desorientación; dificultad para hablar; pérdida visual; mareos, y dolor de cabeza fuerte y repentino”. Entre los desencadenantes de esta dolencia en los niños se hallan ciertos tratamientos para el corazón o para el cáncer, si bien hay también especialistas que sospechan de “la obesidad y el alto contenido de grasa en la dieta”.

Consumo de alimentos contaminados

En el sudeste asiático, los alimentos de consumo diario contienen peligrosos contaminantes, de acuerdo con un estudio reseñado por el periódico The Hindu, de la India. La investigación, realizada por la organización ambiental Toxics Link, reveló la existencia de sustancias prohibidas o controladas en alimentos tan básicos como la carne, las especias y el aceite. Algunos contaminantes orgánicos persistentes, como los policlorobifenilos (PCB), se han filtrado en el ambiente quizá “debido a la forma irresponsable de deshacerse de los viejos transformadores y condensadores importados antes de que se prohibieran” los PCB, o tal vez debido a que dichos elementos se liberan al desmantelarse embarcaciones, según el rotativo. En otros casos se ha detectado DDT en verduras y pescado seco. Según la noticia, a pesar de acuerdos internacionales con ánimos preventivos, “tanto en la leche materna como en muestras de grasa y de sangre humana se detecta un alto grado de contaminación por DDT, HCB, aldrin, dieldrin, [dioxina], furanos y PCB”.

Comunidades transformadas por las armas

“Tan extendida está la proliferación de armas, sobre todo la de armas pequeñas, que es la culpable de una muerte humana por minuto [en el mundo], y de más de quinientas mil al año”, informa el rotativo londinense The Independent. Y añade: “En 2001 se fabricaron 16.000 millones de balas destinadas al uso militar, suficientes para disparar dos veces a cada persona del planeta”. Anualmente se producen casi ocho millones de armas de fuego, la mayoría para uso civil. Como señala el estudio conjunto que hicieron Amnistía Internacional, la Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras y Oxfam, “comunidades mayormente pacíficas, donde las disputas se zanjaban con puños o con navajas, han sido transformadas por las armas”. En cierto país, los fusiles de asalto son moneda de cambio; en otro, un maestro recibió granadas de mano en pago por enseñarle inglés a una anciana. Y en un tercero, comenta el diario, “a los niños se les pone nombres tales como ‘Uzi’ o ‘AK’, igual que el fusil favorito del papá”.