Ir al contenido

Ir al índice

¿Conducían todos los caminos a Roma?

¿Conducían todos los caminos a Roma?

 ¿Conducían todos los caminos a Roma?

DE NUESTRO CORRESPONSAL EN AUSTRIA

LAS calzadas del Imperio romano mantuvieron las provincias lejanas estrechamente ligadas a la capital. Conectaron los densos bosques de la Galia con las ciudades griegas, y el río Éufrates con el canal de la Mancha. Sobre todo, lograron que las legiones, que imponían la autoridad de Roma, llegaran a casi todo rincón del imperio. De las vías principales partían muchas otras secundarias en dirección a las provincias. De ahí que se acuñara el dicho: Todos los caminos conducen a Roma.

Más de 80.000 kilómetros de carreteras atravesaban el Imperio romano. ¿Cómo puede uno estudiarlas en la actualidad y entender el impacto que tuvieron en el mundo antiguo? Una manera es mediante un mapa del siglo XIII llamado la Tabla de Peutinger.

Los historiadores creen que este mapa es copia de uno trazado originalmente cuando las tropas romanas aún marchaban por aquellas famosas calzadas. En 1508, dicho ejemplar dibujado a mano llegó a poder de Konrad Peutinger —secretario del Senado de la ciudad de Augsburgo, al sur de Alemania—, y el nombre de este quedó vinculado al mapa. En la actualidad, el mapa puede verse con la designación latina Tabula Peutingeriana en la Biblioteca Nacional de Austria, situada en Viena.

El mundo romano en un rollo

Los mapas que se estudian hoy día en las aulas de clase normalmente cuelgan de una pared y tienen forma casi cuadrada. La Tabla de Peutinger, en cambio, es un rollo de 34 centímetros de ancho por 6,75 metros de longitud. Se confeccionó pegando por los extremos doce planchas de pergamino, de las cuales se conservan once. El mapa muestra el mundo conocido en el apogeo del Imperio romano, desde Britania hasta la India. Aunque el lector reconozca esa zona en  los mapas actuales, puede que no se ubique al examinar por primera vez la Tabla de Peutinger. ¿Por qué razón?

Porque no se elaboró para los geógrafos modernos, sino para los antiguos viajeros. Cuando se estaba en la carretera, un mapa en forma de rollo resultaba muy manejable. Ahora bien, para que cupieran todos los detalles necesarios, el dibujante tuvo que comprimir la dimensión norte-sur del imperio y alargar muchísimo la dimensión este-oeste. Acabó siendo un mapa que, aunque desproporcionado, resultaba fácil de abrir, consultar, enrollar y portar. Los viajeros veían rápidamente el mejor itinerario para ir de un lugar a otro, lo cual era más importante para ellos que la forma de Italia, el tamaño del mar Negro o la dirección real en la que se desplazaban. *

En la Tabla de Peutinger, los accidentes geográficos están marcados con diferentes colores: los caminos se representan con líneas rojas; las montañas, con el color marrón, y los ríos con el verde. El mapa menciona por nombre cientos de poblaciones y marca su ubicación con casas, patios amurallados y torres, símbolos que parecen indicar el tipo de construcciones que había en cada lugar. También muestra las distancias entre poblaciones, estaciones y posadas.

En el mapa constan varios lugares y sucesos bíblicos. En la región del monte Sinaí aparecen dos inscripciones en latín, una de las cuales dice: “El desierto por el cual vagaron los hijos de Israel con Moisés durante cuarenta años” (Josué 5:6). En la otra se lee: “Aquí, en el monte Sinaí, recibieron la Ley” (Levítico 27:34).

Jerusalén aparece señalada con un nombre diferente, Aelia Capitolina, que se deriva del nombre de Publio Elio Adriano, más conocido como Adriano. En el siglo II de nuestra era, este emperador romano le puso su nombre a la ciudad. En la Tabla de Peutinger también figura el término latino para el monte de los Olivos (Lucas 21:37).

¿Conducían todos los caminos a Roma?

Algunas calzadas conducían a Aquilea, ciudad ubicada al nordeste de Italia. En el mapa está representada con sólidas murallas y torres de vigilancia. Puesto que dominaba importantes encrucijadas y tenía un puerto magnífico, Aquilea era una de las urbes de mayor relevancia del Imperio romano.

La Vía Egnacia cruzaba la península de los Balcanes desde la costa adriática hasta Constantinopla, ciudad que en la actualidad se conoce como Estambul. En la Tabla de Peutinger se señala la ubicación de esta última con el símbolo de una diosa sentada en un trono que está lista para la guerra. Había varias carreteras que llevaban a Antioquía de Siria, hoy la ciudad turca de Antakya. Antioquía ocupaba el tercer lugar entre las metrópolis más grandes del Imperio romano, después de Roma y Alejandría. En el mapa aparece como una diosa sentada con una aureola.

La Tabla de Peutinger muestra doce calzadas que conducían a Roma, una de las cuales era la Vía Apia. El libro de Hechos indica que el apóstol Pablo viajó por ella la primera vez que fue a Roma y que, mientras aún iba de camino, un grupo de cristianos bajó por dicha vía desde la capital romana y se encontró con él en Tres Tabernas, lugar que también figura en el mapa (Hechos 28:15).

 ¿Con qué símbolo se representa a Roma en la Tabla de Peutinger? Con el de una poderosa emperatriz ataviada con ropajes púrpuras y sentada en un trono. El globo y el cetro que porta en la mano representan la dominación mundial centrada en la capital del imperio.

¿Es exacto decir que todos aquellos caminos conducían a Roma? Lo es, si tomamos en cuenta la extensa red de carreteras que desembocaban en las calzadas principales. La Tabla de Peutinger muestra que estas extendían el alcance del poder imperial, lo que permitió a Roma dominar las provincias durante casi quinientos años. En la actualidad, aún se puede visitar el Imperio romano recorriendo aquellos antiguos caminos a lomos de la imaginación y con la Tabla de Peutinger como guía.

[Nota]

^ párr. 8 Lo mismo sucede en la actualidad. Los planos de los trenes subterráneos a menudo están desproporcionados, pero aun así son fáciles de usar.

[Mapa de las páginas 13 a 15]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

La Tabla de Peutinger, un mapa de carreteras singular

ESPAÑA

MARRUECOS

GRAN BRETAÑA

FRANCIA

ALEMANIA

AUSTRIA

Aquilea

Roma

El recuadro aparece ampliado en la página 15

ITALIA

ÁFRICA

GRECIA

Estambul

EGIPTO

TURQUÍA

Monte Sinaí

Jerusalén

SIRIA

Antakya

Mar Caspio

IRÁN

INDIA

[Mapa de la página 15]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

Detalle de la Tabla de Peutinger en el que se ve Roma y sus alrededores

Roma

Aquilea

Estambul

Jerusalén

Antakya