Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

Asados al sol

La mayoría de la gente que toma baños de sol no usa la cantidad suficiente de crema para alcanzar el factor de protección solar señalado en el envase, según la revista Medical Journal of Australia. “Por razones estéticas y económicas, casi todos se aplican una dosis que les brinda tan solo el equivalente a la tercera o la cuarta parte del factor indicado”, comenta el doctor Stephen Taylor. Entonces, ¿cuánta cantidad hay que ponerse? En la publicación Archives of Dermatology, el doctor Jeffrey Schneider recomienda la “regla de la cucharadita”: el adulto de complexión media debe aplicar más de media cucharadita sobre cada una de las siguientes partes: cara, cuello, brazo derecho y brazo izquierdo, y más de una cucharadita en el torso, la espalda, la pierna derecha y la pierna izquierda. “Cuando se usa la dosis adecuada de un producto con un grado de protección regular, se consigue un mejor efecto que cuando se emplea poca crema [...] de un factor mayor”, explica Schneider.

 Campeón de salto

“El mundo de los insectos tiene un nuevo campeón de salto”, anuncia el diario londinense The Times. La diminuta cigarrilla espumadora es capaz de alcanzar una altura de más de 70 centímetros. Es como si un ser humano saltara por encima de un rascacielos de más de 180 metros de alto. El profesor Malcolm Burrows, de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), observó en fotografías tomadas a alta velocidad que en las patas traseras del insecto, los músculos actúan a modo de catapulta y liberan en el despegue la energía acumulada como si se tratara de una explosión. Burrows calcula que la cigarrilla soporta al momento del salto más de cuatrocientas veces la fuerza gravitatoria de la Tierra, “ciento treinta veces mayor que la que siente la tripulación de un transbordador espacial al momento del despegue”, comenta el diario.

¿Cuánto hay que dormir?

“Los adultos que duermen siete horas diarias entre semana son menos propensos a morir en el plazo de diez años que los que duermen más”, informa USA Today. Un grupo de investigadores japoneses estudiaron los patrones de sueño, la salud general y mental y el estilo de vida de más de ciento cuatro mil adultos durante un decenio. Descubrieron que “dormir menos, aun tan poco como cuatro horas por noche, no elevaba de forma significativa la mortalidad entre los hombres, y solo disminuía la supervivencia de las mujeres si el promedio bajaba de cuatro horas”. Sus hallazgos tienen el respaldo de otros dos importantes trabajos publicados y numerosos estudios menores. No obstante, los especialistas en medicina del sueño también hallaron que “quien dormía de cuatro a cinco horas y media tenía bajo rendimiento en pruebas de memoria, claridad de pensamiento y facilidad de concentración”. Daniel Kripke, psiquiatra e investigador del sueño, dice: “Uno debe dormir cuantas horas se necesiten para sentirse descansado”.

Futuro sombrío para muchos jóvenes

“Casi la mitad de los habitantes del mundo tienen menos de 25 años de edad: se trata de la mayor generación de jóvenes jamás registrada en la historia”, declara el informe El Estado de la Población Mundial 2003, de las Naciones Unidas. ¿Qué desafíos afronta la juventud? Según el rotativo londinense The Independent, “la doctora Thoraya Obaid, directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas, expresó que la mayor generación de jóvenes de la historia encara peligros sin precedentes a consecuencia del sida y otras enfermedades de transmisión sexual, el matrimonio y el embarazo a temprana edad, la ruptura de la familia, las drogas, la violencia y la esclavitud sexual”. Por ejemplo, de todas las nuevas infecciones con el VIH, la mitad ocurre en personas de 15 a 24 años, y cada catorce segundos se infecta un adolescente. La posibilidad de morir por complicaciones en el embarazo o el parto en la adolescencia es el doble que en la edad adulta, y se cree que el comercio sexual atrapa hasta a cuatro millones de jóvenes todos los años.

Más mamás de 40

Las italianas tienen su primer hijo a una edad cada vez más tardía. Entre 1980 y 2000, el índice de partos entre las italianas de 20 años se desplomó de 74,3 a 20,7 por cada 1.000, mientras que entre las de 40 se disparó de 12,2 a 16,1. Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas italiano (ISTAT), publicadas por el periódico Corriere della Sera, destacan la tendencia actual de dejar para más tarde el primer bebé. El ISTAT opina que “la gente espera porque desea conseguir primero seguridad laboral y estabilidad en la vida, pero también porque quieren conservar la libertad. En todo caso, un hijo se considera una atadura, un estorbo”.

En desuso el confesionario

“Al día de hoy, la confesión privada regular ha disminuido a menos del veinticinco por ciento”, señala William D’Antonio, sociólogo de una universidad católica. “La razón principal, según los expertos, es el cambio de opinión en cuanto a lo que constituye pecado”, explica la edición internacional del diario The Miami Herald. Monseñor Thomas Kane, de 76 años, que tiene a su cargo la iglesia de San Patricio, en Rockville (Maryland), comenta: “Nos ha invadido cierto tipo de relativismo moral. [...] Nada es completamente malo. Si tengo una buena razón para hacerlo, no es pecado”. El diario añade que existe un “rechazo generalizado entre los católicos hacia los preceptos de la Iglesia referentes al control de la natalidad, la homosexualidad y el divorcio”, por lo que “tienden más bien a guiarse por su conciencia al decidir si han cometido algún pecado”.

Inminente crisis del agua

“En los próximos veinte años, el promedio mundial de abastecimiento de agua por habitante disminuirá en un tercio”, advierte el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura. No son solo el crecimiento sostenido de la población mundial, la contaminación y otros factores ambientales los causantes de la inminente disminución de los recursos hídricos del planeta, sino que “ha faltado el compromiso político necesario para invertir las tendencias”, señala UNESCOPRESS. El informe Agua para todos, agua para la vida, producido por veintitrés agencias y organismos de las Naciones Unidas, puntualiza: “La inercia de los líderes y la ausencia de una conciencia clara sobre la magnitud [del] problema por parte de la población mundial [...] resultan en un vacío de medidas oportunas y necesarias”. El señor Matsuura advierte: “Ninguna región del mundo podrá evitar las repercusiones de esta crisis”.

Cuidado con las ecografías

Cada vez son más las estadounidenses embarazadas que recurren al ultrasonido de alta resolución para conseguir “videograbaciones de recuerdo” del bebé en gestación, según la revista FDA Consumer. La técnica consiste en utilizar las ondas de ultrasonido que rebotan en las estructuras internas para formar imágenes por computadora (ecografías, o sonogramas), con las que se realizan luego grabaciones o fotografías de recuerdo. Las empresas que brindan este servicio prenatal están proliferando en centros comerciales grandes y pequeños de todo Estados Unidos. No obstante, a diferencia del personal que realiza ecografías en una clínica, es muy posible que los operarios de esos lugares carezcan de la preparación y los permisos necesarios, por lo que el tiempo de exposición o los niveles de energía pudieran ser mayores que en una revisión médica. De acuerdo con FDA Consumer, “es peligroso tomar imágenes del feto cuando no existen razones médicas para hacerlo”.