Ir al contenido

Ir al índice

“Acuérdate de tu Creador”

“Acuérdate de tu Creador”

 “Acuérdate de tu Creador”

“Acuérdate de tu Creador ahora que eres joven y que aún no han llegado los tiempos difíciles; ya vendrán años en que digas: ‘No me trae ningún placer vivirlos’.” (Eclesiastés 12:1, Versión Popular.)

ESTE pasaje bíblico da mucho que pensar. Solo se es joven una vez. Cuando en el futuro recuerdes los años de tu adolescencia, lo harás o con gran satisfacción o con mucho pesar. ¿Cuál será tu caso? ¿Cómo puedes determinarlo?

“Acuérdate de tu Creador”, exhortan las Santas Escrituras en el versículo citado arriba. ¿Cómo hacerlo? Siguiendo las leyes y los principios de Dios, expuestos en su Palabra, la Biblia. No, eso no significa que tengas que vivir la vida severa y rígida de un fanático religioso, negándote a ti mismo todos los placeres. Al contrario, acordarte de tu Creador te producirá la mayor felicidad posible. ¿Sabes por qué?

Para ilustrarlo, imagínate que consigues un auto y la licencia de conducir. Tienes ante ti una nueva libertad, la cual puede producirte gran satisfacción. ¡A cuántos lugares puedes ir ahora! Sin embargo, la libertad que acabas de obtener conlleva una seria responsabilidad. Al conducir, tienes que obedecer las leyes de tránsito y prestar atención a las diversas señales y a los límites de velocidad. ¿Te roba eso el placer de conducir? ¡Claro que no! En realidad, te protege, pues a nadie le gusta tener accidentes.

Algo parecido sucede con la libertad que te ha concedido Jehová Dios, tu Creador. En tu transición hacia la vida adulta, él te permite decidir cómo vas a vivir tu vida (Deuteronomio 30:19; Proverbios 27:11). ¡Qué extraordinario privilegio! Pero conlleva mucha responsabilidad. En su Palabra, Jehová ha establecido una serie de “leyes de tránsito”, normas por las que quiere que te rijas. ¿Te restan felicidad? ¡Por supuesto que no! Al contrario, te protegen de la angustia y el dolor que atormentan a tantos jóvenes hoy día.

 Federico, que ahora tiene poco más de 30 años, sabe que eso es muy cierto. Cuando era adolescente, sus compañeros de escuela participaban en todo tipo de actividades que él sabía que debía evitar. “Parecía que se divertían, pero yo no los veía realmente felices”, recuerda. Al pensar en aquellos años, Federico se alegra de haber contado con normas bíblicas por las que regirse, y comenta: “Claro que tuve que afrontar problemas, como todo joven, pero la Biblia fue una gran protección para mí. Y siempre pude contar con la ayuda de algún hermano cristiano. Seguir los principios bíblicos me ha producido más felicidad de la que jamás me hubiera imaginado”.

Jehová Dios quiere que seas feliz, realmente feliz. Eso es más que la mera fachada de estarlo pasando bien con la que algunos tratan de disimular lo amargados que están. La Biblia dice: “Alégrate, joven, en tu juventud; deja que tu corazón disfrute de la adolescencia”. Sin embargo, el mismo versículo añade la siguiente advertencia: “Pero toma en cuenta que Dios te juzgará por todo esto” (Eclesiastés 11:9, Nueva Versión Internacional).

Acuérdate de tu Creador utilizando bien la libertad que te ha concedido. Si lo haces, puedes tener la certeza de que él se acordará de ti y te concederá la mayor felicidad posible. La Biblia afirma: “La bendición de Jehová... eso es lo que enriquece, y él no añade dolor con ella” (Proverbios 10:22).

Para ayudar a los jóvenes a afrontar las tribulaciones de la adolescencia, los testigos de Jehová han publicado un libro de 320 páginas titulado Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas. Hasta la fecha se han impreso casi treinta y cuatro millones de ejemplares en 77 idiomas. Puedes pedir uno a los testigos de Jehová de tu vecindario.

[Ilustraciones de las páginas 8 y 9]

Para tener una adolescencia feliz

Dedica tiempo a leer la Palabra de Dios

Participa activamente en el ministerio

Evita las malas compañías

Mantén una buena comunicación con tus padres

[Reconocimiento]

Portada del folleto: Pictorial Archive (Near Eastern History) Est.