Ir al contenido

Ir al índice

Observando el mundo

Observando el mundo

 Observando el mundo

El sorprendente equilibrio de las aves

Las aves albergan en el oído interno un órgano que les permite mantener el equilibrio y coordinar los movimientos durante el vuelo. Pero esta parte del organismo no explica su capacidad de permanecer erguidas y caminar, “pues, a diferencia del ser humano, tienen el cuerpo orientado horizontalmente, y la cola no constituye un contrapeso adecuado”, señala el periódico alemán Leipziger Volkszeitung. Luego añade: “Tras cuatro años de investigaciones, Reinhold Necker, especialista en fisiología animal, ha logrado descubrir un segundo órgano del equilibrio en las palomas”. Ha localizado en la pelvis neuronas y cavidades llenas de líquido que por lo visto controlan el sentido del equilibrio de estas criaturas. “Al extraerles el fluido de dichas cavidades y cubrirles los ojos —señala la noticia—, no conseguían mantenerse erguidas ni caminar, sino que se caían de sus perchas o hacia los lados. No obstante, aún podían volar.”

 Donaciones con dinero plástico

“Cada vez son más las iglesias canadienses” que adoptan “métodos bancarios modernos, como el uso de tarjetas de crédito y débito, para que los feligreses hagan sus donativos más cómodamente”, señala el rotativo The Vancouver Sun. A la entrada de los templos se han colocado máquinas semejantes a cajeros junto con “sobres para las ofrendas que incluyen opciones como la autorización para el retiro automático de fondos y el pago con tarjeta de crédito”. El usuario solo tiene que pasar la tarjeta por el lector, teclear la cifra que desea aportar y depositar la copia del recibo en la bandeja de las colectas. Un pastor dijo: “Si el futuro es un mundo sin efectivo, ¿por qué ha de quedarse atrás la Iglesia?”. Y un tesorero eclesiástico dijo en son de broma: “Al hacer su dádiva, el titular de la tarjeta recibe millas de vuelo como premio, y además se gana el cielo. Hay que verlo como una bonificación doble”.

Cómo proteger la voz

“Los trastornos de la voz son comunes y no suelen recibir la debida atención”, señala el diario sudafricano The Natal Witness. De acuerdo con Julie Barkmeier, profesora adjunta de Ciencias del Habla y la Audición, tales problemas suelen deberse a nódulos, irritaciones y pólipos en las cuerdas vocales ocasionados por el abuso de la voz, el cual, según un popular manual médico, incluye gritar, hablar en un tono demasiado bajo e inhalar irritantes como el humo industrial o de tabaco. “Cuando [las cuerdas vocales] vibran en exceso, pueden golpearse entre sí, formándose puntos blandos e inflamados susceptibles de degenerar en nódulos callosos”, agrega el citado periódico. Como consecuencia, la voz se torna áspera y ronca. “En caso de sufrir un pronunciado cambio de la voz que dure más de dos semanas, es preciso acudir al médico”, dice el artículo, que además recomienda: “Para proteger la voz, [...] no conviene gritar, hablar muy alto, toser o aclararse la garganta con frecuencia, ni fumar, sino consumir mucha agua y poca cafeína y, antes de hablar, inspirar profundamente. [...] Por último, debe dársele un descanso a la voz”.

Ya no es un “niño desconocido”

Noventa años después, se ha logrado identificar a un bebé fallecido en el hundimiento del Titanic, ocurrido en abril de 1912, señala el diario londinense The Times. Su cuerpo apareció, junto con el de otras víctimas (43 de ellas anónimas), flotando en el mar y fue sepultado en la provincia canadiense de Nueva Escocia. La lápida reza: “Niño desconocido”. Un equipo de 50 científicos, historiadores, genealogistas y odontólogos determinaron mediante la comparación de perfiles genéticos que se trataba de Eino Panula, varón de trece meses que murió con su madre y cuatro hermanos. La familia planeaba establecerse en Estados Unidos, donde el padre, que ya estaba en aquel país, los esperó en vano. Al no reclamar nadie al pequeño difunto, la tripulación del barco de rescate de Canadá lo “adoptó” y corrió con los gastos del sepelio y la tumba. Se cree que tales exámenes del ADN revelarán la identidad de otros náufragos. A fin de colaborar en las investigaciones, una “pariente materna [de un siniestrado] permitió que le extrajeran una muestra de sangre poco después de haberse cumplido el centenario del nacimiento de la víctima”, indicó The Times.

Simulador de la Tierra

El 11 de marzo de 2002, un equipo de ingenieros japoneses puso en funcionamiento la supercomputadora más potente de la historia con objeto de “crear una réplica virtual de nuestro planeta”, indica la revista Time. Este cerebro electrónico, denominado Simulador de la Tierra, tiene las dimensiones de cuatro canchas de tenis y cuesta unos 350.000.000 de dólares. Realiza más de treinta y cinco billones de cálculos por segundo, de modo que es cinco veces más rápido que su rival —perteneciente al ejército estadounidense—, con 7,2 billones. “Al proporcionar al Simulador de la Tierra datos climáticos reales procedentes de satélites y boyas marinas —agrega la citada revista—, los investigadores pueden crear un modelo informático del planeta que les permite prever los cambios medioambientales. Los científicos ya han completado sus pronósticos sobre la temperatura global oceánica para los próximos cincuenta años.”

El valor de la lectura

“La afición por la lectura influye más en el éxito académico del niño que el nivel socioeconómico de la familia”, menciona el rotativo londinense The Independent. Según una investigación sobre los hábitos de lectura de los jóvenes de 15 años, “amar los libros” y “leer con asiduidad” constituyen una mayor ventaja que tener padres con un buen nivel cultural y profesional. El citado diario afirma que, de acuerdo con el estudio, “en las pruebas de lectura, los quinceañeros de sectores deprimidos que eran lectores ávidos superaron a aquellos estudiantes que, siendo hijos de profesionales de alta categoría, carecían de interés por los libros, pues obtuvieron un promedio de 540 puntos sobre 491”. Un sondeo realizado con más de mil adolescentes indicó que “las chicas suelen leer por placer con más frecuencia que los chicos”. El 75% de ellas dijo haber leído un libro el mes anterior, frente al 55% de los muchachos.

Un parásito que “se hace el muerto”

El periódico de Brasil Folha de S. Paulo informa que un equipo de investigadores del país ha descubierto la ingeniosa treta que emplea cierto parásito que puede infectar el sistema inmunológico humano y provocar leishmaniasis. Se vale de la apoptosis, proceso normal del cuerpo por el que las células que se han vuelto innecesarias o peligrosas se autodestruyen, para luego ser engullidas por unas células denominadas macrófagos. El parásito imita las señales moleculares producidas por las células cuando se encuentran en las primeras fases de la apoptosis, engañando así a los macrófagos para que lo absorban. Una vez en su interior, se multiplica con rapidez e infecta a otras células. Los síntomas de la enfermedad, que puede ser mortal, incluyen úlceras cutáneas e inflamación del bazo y el hígado. Según la Folha de S. Paulo, los investigadores esperan que el descubrimiento de la estrategia del parásito permita elaborar nuevos tratamientos para la leishmaniasis.

Protección contra los mosquitos

“Con más de [dos mil quinientas] especies, los mosquitos están presentes en todo el planeta”, afirma la revista México Desconocido. Se alimentan de néctar tanto los machos como las hembras, pero son solo estas últimas las que pican a seres vivos. En el caso del ser humano, le transmiten males como el paludismo, el dengue y la fiebre del Nilo occidental. ¿Qué protecciones deben adoptarse? El reportaje señala las siguientes: 1) No salir de casa después del atardecer, cuando están más activos los mosquitos. 2) Usar un mosquitero, a ser posible impregnado de repelente. 3) Llevar ropa holgada, con mangas y perneras largas, y, de ser preciso, sombrero con velo que cubra toda la cabeza. 4) Aplicar repelente a toda la piel que quede expuesta. 5) Consumir 300 miligramos diarios de vitamina B1, pues logra que el sudor de algunas personas les resulte desagradable a los mosquitos. 6) Al recorrer zonas pantanosas, untarse barro como protector de emergencia. No rascarse las picaduras, pues pueden producirse infecciones al sangrar; es mejor usar loción de calamina.