Ir al contenido

Ir al índice

¿“La calle más empinada”?

¿“La calle más empinada”?

 ¿“La calle más empinada”?

▪ ¿Qué tiene de particular la calle Baldwin, de la localidad neozelandesa de Dunedin? Pues bien, esta población sostiene desde hace mucho que dicha calle es la más empinada del mundo. Es verdad que tal aseveración se ha puesto en tela de juicio, pero una cosa es cierta: la inclinación de la calle Baldwin es impresionante.

Este lugar se ha convertido en un popular destino turístico al que acuden visitantes del mundo entero. Pero no se preocupe, no tiene que ser escalador para subirla; puede recorrer sus 359 metros a pie, si bien no es recomendable hacerlo en automóvil.

Súbala con nosotros

Es un día soleado. Dos amigas mías y yo recorremos con la vista la calle que estamos a punto de ascender. Al poco de empezar, comenzamos a jadear y a inclinarnos hacia delante para mantener el equilibrio. “Es como subir por un muro de cemento”, alcanza a decir una de ellas. Justo a tiempo vemos un banco que nos invita a sentarnos.

Seguimos subiendo y no tardamos en llegar al final, desde donde contemplamos la vista casi sin aliento. Abajo vemos hileras de casas y jardines bien cuidados, y a lo lejos, contrastando con el azul del cielo, exuberantes pastos rodeados de monte, todo de un color verde intenso.

Claro está, no hemos batido ningún récord de velocidad, pero al llegar abajo, tomamos una fotografía de nuestra conquista y nos dirigimos a recoger el diploma que expide la ciudad según el cual hemos subido “la calle más empinada del mundo”.—Colaboración.