Ir al contenido

Ir al índice

Los cenotes: maravillas naturales de la península de Yucatán

Los cenotes: maravillas naturales de la península de Yucatán

 Los cenotes: maravillas naturales de la península de Yucatán

DE NUESTRO CORRESPONSAL EN MÉXICO

LA PENÍNSULA de Yucatán ofrece una de las maravillas naturales más hermosas de México y del mundo entero: los cenotes. Pero ¿qué es un cenote?

Con este término (derivado del maya tz’onot, “caverna inundada”), los geólogos se refieren a un pozo natural, o sumidero, en la roca caliza. La península está formada por piedra calcárea porosa, perforada a lo largo de los siglos por el agua de lluvia que se filtra hacia el subsuelo. Así surgen cavidades cuyas bóvedas acaban por derrumbarse y dan origen a hondos agujeros, que suelen estar rodeados de exuberante vegetación. El agua queda expuesta —al nivel del suelo o a gran profundidad— y adquiere un tono azul verdoso. Aunque los espeleólogos (exploradores de cuevas) y buzos se han internado en los cenotes para estudiarlos, muchos son tan profundos que resulta imposible llegar al fondo.

Las ciudades y los centros ceremoniales mayas proliferaron alrededor de los cenotes, importantes fuentes de agua potable que, además, se consideraban el hogar de Chac, dios de la lluvia. Cerca de las famosas ruinas de Chichén Itzá hay varios. De uno de ellos, el Cenote Sagrado, o de los Sacrificios, los arqueólogos han extraído con dragas esqueletos (particularmente de niños) y objetos preciosos de jade, oro y cobre, lo que confirma la leyenda de que en tales lugares se arrojaban seres humanos y otras ofrendas para invocar al dios de la lluvia.

Cerca de Chetumal (Quintana Roo), y rodeado de maleza, se halla uno de los más visitados: el Cenote Azul, llamado así por el intenso color de sus cristalinas aguas. Es una experiencia inolvidable nadar en este pozo de paredes verticales —de entre 200 y 300 metros de diámetro y unos 90 de profundidad—, que se comunica por vías subterráneas con la multicolor laguna Bacalar.

Aparte de los de México, hay sumideros similares en Australia, Cuba, Turquía y algunas partes de Europa. Mientras que en la península de Yucatán se han descubierto centenares, fuera de allí son un fenómeno extraño. Le invitamos a visitar en persona una de estas maravillas de la creación.

[Mapa de la página 22]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

PENÍNSULA DE YUCATÁN

 [Ilustración de la página 23]

Cenote de X-Keken (Yucatán)

[Ilustración de la página 23]

Cenote Cristal (Quintana Roo)

[Ilustración de la página 23]

Laguna Bacalar y Cenote Azul (abajo)

[Reconocimiento]

© Michael Friedel-Woodfin Camp and Associates