Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Topografía Me gustó mucho el artículo “¿En qué consiste la topografía?” (8 de junio de 2002). Mi esposo y yo somos inspectores estatales de construcción de carreteras, y la topografía forma parte de nuestro trabajo diario. Me encantó conocer su historia, y la cita que ustedes hicieron de Proverbios 22:28 convirtió el artículo en algo muy especial. Aunque sé que las fotografías son simplemente ilustrativas, me gustaría señalar que nosotros insistimos vez tras vez en que todos los topógrafos utilicen chalecos y equipo de seguridad. Eso facilita que los conductores les vean bien, pues a menudo se trabaja al borde de las carreteras, de espaldas al tráfico. Gracias por un artículo tan instructivo.

C. S., Estados Unidos

Guerras Después de leer “El punto de vista bíblico: ¿Aprueba Dios las guerras?” (8 de mayo de 2002) sentí una profunda satisfacción. Este tema en particular me preocupaba mucho porque, en la labor de predicación que realizo como testigo de Jehová, me he encontrado con algunas personas que me han preguntado por qué participó la nación de Israel en tantas guerras. He intentado explicarles el motivo, pero no tenía suficiente información. El artículo era tan sencillo y convincente, que he anotado todos los puntos principales para poder utilizarlos en cualquier momento. Necesitamos este tipo de artículos.

V. S., Rusia

Durante la II Guerra Mundial fui conductor de tanques en primera línea de batalla. En una ocasión, a la mañana siguiente de haber tomado una colina estratégica, se erigió un altar en el campo. Recuerdo que los soldados de tres de los tanques se arrodillaron ante el altar y recibieron la bendición del capellán militar. Poco después fuimos contraatacados, y aquellos soldados murieron. En 1957, mi esposa y yo nos hicimos testigos de Jehová, y aprendimos que Dios no apoyó a ninguno de los dos bandos de aquel conflicto. Desde entonces libramos una guerra espiritual, y no tenemos dudas respecto a qué bando apoya Dios.

F. S., Nueva Zelanda

Ser madre Gracias por la serie de artículos titulada “Ser madre: ¿solo para supermujeres?” (8 de abril de 2002). Tengo apenas 13 años, pero estos artículos me mostraron lo que mi madre está pasando y lo que le espera dentro de poco tiempo, pues está embarazada de cinco meses y medio. Después de leer la revista, me estoy esforzando mucho por honrarla y mostrarle más respeto.

N. B., Estados Unidos

Hipertensión arterial Les agradezco el excelente artículo titulado “Prevención y control de la hipertensión arterial” (8 de abril de 2002). Tuve que ser hospitalizado por un problema repentino de insuficiencia cardíaca. Posteriormente leí este artículo, que explicaba con mucho detalle cómo enfrentarse a la hipertensión arterial. Por supuesto, recibí muchas instrucciones de mi médico y de un nutricionista. Sin embargo, el artículo está escrito de forma que resulta fácil de entender. De ahora en adelante quiero cuidar adecuadamente de la vida que Jehová me ha dado.

N. I., Japón

Padezco hipertensión arterial, y los médicos me han aconsejado que limite la ingesta de sal a unos dos gramos diarios. La cifra de seis gramos al día que se menciona en la página 22, atribuida al tercer Congreso Brasileño sobre Hipertensión Arterial, me parece elevada. ¿Se trata quizás de una errata?

F. S., Estados Unidos

¡Despertad! responde: La fuente de donde se tomó dicha afirmación recomienda no exceder los 100 mEq (miliequivalentes) de sal al día, o sea 5,85 gramos. Una cucharadita, que quizás es más fácil de visualizar, equivale a 5,18 gramos. No obstante, como se reconoce en la nota al pie de página en el artículo, la persona que padezca hipertensión o alguna enfermedad similar debería consultar a un médico, pues tal vez se beneficiaría de reducir más aún su ingesta de sal.