Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Religión Antes de hacerme testigo de Jehová, se me hacía imposible explicar lo que pensaba de Dios. El tema de portada “¿Puedo adorar a Dios a mi manera?” (22 de abril de 2002) define a la perfección el motivo por el que me sentí impulsado a estudiar la Biblia. Tengo pensado enviarle un ejemplar de este número a cada miembro de mi familia.

B. R., Estados Unidos

Biografía Lloré con una mezcla de alegría y tristeza al leer la biografía “Mi esperanza sigue brillante a pesar de las pruebas” (22 de abril de 2002). El valor que el hermano Hanák mostró a los 20 años de edad me recordó que podemos confiar en que Jehová dará incluso a los jóvenes la determinación necesaria para sostener Sus justas normas. Gracias por seguir imprimiendo tan excelentes artículos, que nos dan el empuje necesario en estos tiempos críticos.

K. G., Estados Unidos

Los jóvenes preguntan Soy un muchacho de 11 años y quiero agradecerles el artículo “Los jóvenes preguntan... ¿Y si me encuentro con alguien de la escuela?” (22 de febrero de 2002). Yo estaba en la misma situación de la que hablan los jóvenes del artículo. Al leerlo, me di cuenta de que no tenía razón para avergonzarme del valioso y urgente mensaje que llevamos a las personas. Muchísimas gracias por la información.

D. D. S., Italia

Tengo 10 años y les doy las gracias por este artículo. Al día siguiente de leerlo salí al ministerio del campo y me sentí más relajado porque apliqué los consejos de la revista.

D. D. C., Italia

El artículo “Los jóvenes preguntan... ¿Por qué me llevo tan mal con mi compañero de vivienda?” (22 de abril de 2002) estaba hecho a mi medida. Soy evangelizadora de tiempo completo, y llevo ya seis meses compartiendo la casa con una compañera. Tal como dice la revista, es interesante vivir con alguien de distinta crianza, pero también puede provocar tensión. Con la ayuda que me brindaron mis padres, los ancianos y Jehová, fui cambiando mi modo de pensar. Ahora quisiera mudarme con mi compañera a una congregación donde hay más necesidad. Creo que esa información fue un regalo de Jehová.

I. S., Japón

El artículo “Los jóvenes preguntan... ¿Cómo puedo predicar a mis compañeros de escuela?” (22 de marzo de 2002) tuvo para mí un significado especial. Recuerdo que, si bien me mostraba un tanto reacio a hablar de mi fe, lo hacía con unos pocos estudiantes, pero sobre todo con un amigo que respetaba mis creencias. Perdimos el contacto hasta hace unos años, cuando descubrí que estaba estudiando la Biblia con los testigos de Jehová. En la actualidad, ambos somos ancianos de congregación y muy buenos amigos. Como señaló el artículo, hablar de Jehová al prójimo siempre produce buenos resultados.

J. R. M., Brasil

Instrucción para todas las edades Me encantan sus revistas porque son interesantes, no solo para mí, sino también para mis hijos. Muchos periódicos y revistas corrompen a nuestros jóvenes, pero ustedes, por el contrario, los hacen cambiar. Gracias por la instrucción que nos brindan.

G. M., Rusia