Ir al contenido

Ir al índice

De nuestros lectores

De nuestros lectores

 De nuestros lectores

Los profesores Soy maestra de escuela elemental desde hace cuatro años, y disfruté de la serie “¿Qué haríamos sin los profesores?” (8 de marzo de 2002). Entre los niños percibo una tendencia preocupante: no saben diferenciar el bien del mal. Otro desafío es que aprenden sus derechos a la perfección antes de enterarse de que tienen obligaciones. Con todo, la docencia es una carrera con grandes recompensas, en especial cuando los estudiantes tienen motivación y progresan.

J. K., Estados Unidos

Gracias por los artículos. Me permitieron comprender cuántos sacrificios hacen por nosotros los profesores, aunque muchas veces no les correspondamos.

S. M., Italia

Tengo ocho años. Sus artículos de los maestros me enseñaron que ellos quieren a los estudiantes. Y también que les gusta enseñar a los niños aunque sea difícil. Le di las gracias a mi maestra con una tarjeta. Mi hermanita de cuatro años y yo estamos aprendiendo a enseñarle a la gente lo que dice Jehová. A veces es difícil, pero lo hacemos porque la amamos.

T. M., Estados Unidos

Cuatro años después de haber dejado mi plaza en la docencia, una estudiante me escribió para darme las gracias por los momentos en que la ayudé. Adjuntó a su carta un marcador de libros que hizo con sus propias manos. ¡Imagínense lo feliz que me hizo recibir esa carta!

A. R., Eslovenia

Les entregué la revista al director y a dos maestras de la escuela a la que asisten mis hijos. Esperé dos días y entonces volví para saber su opinión. Me pidieron veinte ejemplares más en español y en inglés para distribuirlos entre los padres de los alumnos.

M. M., Estados Unidos

El año pasado trabajé de maestro cuatro meses en una escuela primaria. Algunos colegas me dijeron que la falta de aprecio por parte de los padres les hacía difícil su actividad docente. Por ello, me dio mucho gusto ver que esta serie de artículos valora tanto a los maestros entregados a su labor. Cuando terminó mi contrato, recibí muchas cartas de agradecimiento de los estudiantes. Cada una de ellas representa un tesoro.

S. I., Japón

El vuelo en globo Muchísimas gracias por el extraordinario reportaje “En alas del viento” (8 de marzo de 2002). Viajar en globo es desde hace mucho un sueño que no he podido materializar. Su artículo fue algo así como una compensación, pues logró que me sintiera parte del viaje. “Sentí” cuando la cesta se elevó y cómo se movía de un lado a otro. El mundo tal vez parezca pequeño desde lo alto, pero para Jehová, tanto el planeta como la humanidad son importantes.

S. A., Alemania

El sentimiento de culpa Me hacía mucha falta el artículo “El punto de vista bíblico: ¿Es siempre indeseable el sentimiento de culpa?” (8 de marzo de 2002). Tenía expectativas demasiado elevadas, por lo que me era difícil controlarme al tratar con mi compañera en la evangelización de tiempo completo. Pero el artículo señaló que tratar siempre de provocar en los demás sentimientos de culpabilidad por no actuar del modo que consideramos apropiado no es amoroso y resulta contraproducente. Me alegra haber sido capaz de cambiar mi modo de pensar. Por favor, sigan enseñándonos el criterio de Jehová sobre los asuntos.

K. K., Japón

[Reconocimiento de la página 30]

Mapa utilizado con permiso de © RMC, www.randmcnally.com