Ir al contenido

Ir al índice

El escurridizo celacanto

El escurridizo celacanto

 El escurridizo celacanto

DE NUESTRO CORRESPONSAL EN KENIA

EN ABRIL de 2001 se atrapó cerca de las costas de Kenia una hembra de celacanto * que medía 1,7 metros de longitud y pesaba 77 kilos. Los peces de esta especie se distinguen por su cola de tres lóbulos y su color azul con motas blancas.

Por un tiempo se creyó que el celacanto se había extinguido en un pasado remoto. No obstante, en 1938 se capturó un espécimen vivo en costas sudafricanas, lo que constituyó uno de los hallazgos zoológicos más asombrosos del siglo XX. Hasta entonces solo se conocía este pez por el registro fósil, pero desde aquella primera captura se han avistado otros ejemplares cerca de Mozambique y Madagascar, además de haberse encontrado colonias de cierta magnitud en las islas Comores.

La hembra del celacanto no deposita sus huevos para que se desarrollen en el agua. Más bien, estos peces son ovovivíparos, por lo que la madre incuba los huevos dentro de sí, y estos eclosionan en el interior de su cuerpo o inmediatamente después de ser expulsados al agua. En el caso de la hembra que se capturó el año pasado, se le encontraron diecisiete huevos, cada uno del tamaño de una pelota de tenis.

Las criaturas marinas como el celacanto destacan la diversidad y la sabiduría que manifiestan las creaciones de Jehová Dios (Salmo 148:7).

[Nota]

^ párr. 3 El nombre celacanto, que se deriva de las palabras griegas kóilos (hueco) y ákantha (espina), alude a las espinas huecas de sus aletas.

[Reconocimiento de la página 23]

Foto y dibujos: Ichthyology Department/NATIONAL MUSEUMS OF KENYA